Mirador de la Cabrera y Sendero Dehesa de Vargas, cerca de Cabra, en Córdoba

Cruce de caminos

Cruce de caminos

La vida nos animó a adentrarnos en el  Parque Natural de las Sierras Subbéticas y realizar una ruta de senderismo que combinaba un tramo de ascensión hasta el Mirador de la Cabrera  y un paseo circular por el sendero botánico Dehesa de Vargas , disfrutando de la vegetación del bosque mediterráneo.

Salimos de Priego de Córdoba y tomamos la carretera comarcal A-340 en dirección a Cabra. Antes de llegar a esta población aparecía indicado el  desvío hacia el Centro de visitantes de Santa Rita, situado junto a la carretera.

 

Ascensión al Mirador de la Cabrera

Aparcamos el coche y tomamos el camino que subía hacia el Pico de la Cabrera.

Inicio de la ascensión al Mirador de la Cabrera

Inicio de la ascensión al Mirador de la Cabrera

El sendero estaba en buenas condiciones y se ascendía bien, siempre  rodeados de árboles y arbustos que  delimitaban el camino. Tras un empinado repecho llegamos a una era donde antiguamente se realizaban labores de labranza.

Desde aquí ya se podía observar a la izquierda el Pico Sierra, coronado por la Ermita de la Virgen de la Sierra, patrona de Cabra. Más cerca, se contemplaba un paisaje calizo con las huellas dejadas  por las canteras junto al ” Lapiaz de los Lanchares“, un capricho de la naturaleza. Un poco más abajo, cerca de la carretera, se divisaba un cortijo andaluz.

Pico Sierra y el Lapiaz de los Lanchares

Pico Sierra y el Lapiaz de los Lanchares

Seguimos ascendiendo viendo al lado del camino el rastro del paso de los jabalíes y engullidos por un paisaje húmedo, con el verdor del musgo que junto a las formaciones rocosas y las encinas y los quejigos, dibujaban un cuadro natural perfecto.

La nota discordante la ponía el  ruido producido por los vehículos que transitaban por la cercana carretera visible al fondo del paisaje.

Ascensión al Mirador de la Cabrera

Ascensión al Mirador de la Cabrera

Continuamos la ascensión y llegamos hasta el Mirador de la Cabrera situado sobre una formación rocosa que se asemejaba a las torres de los castillos árabes, muy comunes en esta zona de Córdoba, incluida en la Ruta del Califato.

Desde el Mirador de la Cabrera se divisaba el Pico Sierra y a la derecha tras el “Tajillo del águila”, se apreciaba el corte de la montaña producido por una falla por donde discurría el Arroyo  Valdecañas, que diferenciaba la parte derecha sembrada de olivos, de la izquierda donde perduraba la vegetación natural del bosque mediterráneo. Cerca se apreciaban dos cortijos.

Vista del Tajillo del Águila y del Arroyo Valdecañas

Vista del Tajillo del Águila y del Arroyo Valdecañas

Más a la derecha aparecían varios macizos montañosos e incluso se podía divisar levemente las montañas de Sierra Nevada.

Vista de los macizos montañosos

Vista de los macizos montañosos

La ascensión nos había llevado una media hora y después de disfrutar de las hermosas vistas, descendimos por el mismo camino.

Sendero botánico Dehesa de Vargas

Bajando del Mirador de la Cabrera, antes de llegar al Centro de Visitantes de Santa Rita aparecía un desvío que nos dirigía hacia la ruta circular del sendero botánico Dehesa Vargas, que transcurría por la falda norte de la Sierra de la Cabrera.

Inicio de la Dehesa de Vargas

Inicio de la Dehesa de Vargas

La primera parte del sendero era más amplio y estaba en buenas condiciones. El recorrido era ascendente pero con un desnivel muy suave  y se transitaba entre encinas y quejigos dispersos.

Camino por el bosque

Camino por el bosque

Se llegaba hasta un bosque donde el camino se estrechaba y lo cruzaba en sentido descendente hacia el punto de partida.

Camino por el bosque

Camino por el bosque

 

Andando por dentro del bosque se apreciaba la humedad que teñía de verde el suelo y las rocas y los troncos de los abundantes árboles que te escoltaban durante el trayecto.

Árbol caprichoso

Árbol caprichoso

La zona boscosa  desembocaba en un llano donde aparecían varias eras marcadas con círculos de piedras.

Una era cercada con piedras

Una era cercada con piedras

En esta zona, comenzaba la parte de la ruta más abierta donde aparecían todo tipo de arbustos, majuelos, lentiscos, cornicabras, durillos, jazmines silvestres, espinos negros y plantas aromáticas como el romero o el tomillo.

En varias partes de este recorrido se veían zonas que se estaban repoblando con arboles y plantas nuevas. También vimos endrinos, rosales silvestres y zarzaparrillas.

Después de volver a subir levemente se llegaba al cruce de caminos, donde habíamos comenzado esta parte del recorrido y nos dirigimos hacia el Centro de Visitantes de Santa Rita,

Camino de vuelta con el Tajillo del Águila de fondo

Camino de vuelta con el Tajillo del Águila de fondo

En dos horas habíamos recorrido el Sendero Dehesa de Vargas disfrutando de este paisaje propio del bosque mediterráneo.

Una ruta de senderismo muy interesante, ya que se combinaba un tramo de ascensión hasta el Mirador de la Cabrera y un paseo más liviano por el sendero botánico Dehesa de Vargas.

Texto y fotografía: Txema Aguado

Deja un comentario