Jornada de les Fabes en Villaviciosa y un menú de 10 en la Sidreria La Ballera,

El segundo fin de semana de marzo, que comenzaba la primavera, nos acercamos a Villaviciosa, la capital de la manzana  y la villa donde se asientan las instalaciones de la conocida Sidra El Gaitero.

Entrada del Mercado de Abastos

Entrada del Mercado de Abastos

El sábado se celebraban las XXII Jornadas Gastronómicas y Culturales de les Fabes y nos dirigimos hacia el Mercado de Abastos de la localidad, donde se ubicaba la Feria de las Fabes y el Mercado de Primavera. Había varios puestos de artesanos y productores, donde se podían comprar diferentes tipos de fabes, quesos y sidra entre otros productos asturianos.

En Villaviciosa se notaba el día festivo y por sus calles y las sidrerias pululaban cofrades con sus capas, gaiteros vestidos con el traje típico y bastantes hinchas del Real Oviedo con sus bufandas.

Llego la hora de comer y después de preguntar en varios restaurantes y sidrerías, donde nos decían que no había sitio libre para comer, recalamos en la Sidreria La Ballera en la calle General Campomanes nº 18.

Sidreria La Ballera

Sidreria La Ballera

Era un local de toda la vida decorado con motivos tradicionales relacionados con la sidra, barricas, carteles viejos y un enorme cuadro de una romería del prau colgado detrás de la barra. Las paredes y el suelo mostraban unos azulejos y unas baldosas característicos de otras épocas, dándole, sin pretenderlo, un toque hipster.

Nos acomodamos en una mesa cubierta con un mantel de cuadros verdes y pronto se acercó Alberto, el camarero. Nos informó que a parte de la carta, aunque era sábado, servían el menú del día (10€/persona) que se componía de tres platos, el postre, bebida y café. Esa fue nuestra elección, ya que incluía fabada, la estrella de ese fin de semana en Villaviciosa.

En el menú se incluía vino y agua,  pero decidimos tomar sidra, una bebida que se cuida mucho en Asturias. Nos sirvieron una botella de sidra “Vallina” (2,50€) elaborada en Villaviciosa. Alberto comenzó a escanciar con maestría los “culines” de sidra. La sidra entraba muy bien y estaba a la temperatura ideal.

Sidra Vallina

Sidra Vallina

Pronto comenzó el desfile de perolas.

Llegó a la mesa el primer plato, una sopera humeante repleta de sopa de fideos gordos con carne y chorizo, para que nos sirviéramos los dos comensales. Se notaba que era casera y tenía muy buen sabor, sin demasiada grasa.

Sopa de fideos

Sopa de fideos

El segundo plato era la fabada asturiana,  con chorizo, morcilla y carne, que también venía en un perol. Les fabes se deshacían en la boca y la fabada estaba exquisita.

El tercer plato lo tuvimos que elegir entre los que aparecían en el menú del día.  Mi acompañante pidió chuletas de cerdo,  que tenían buen sabor y venían acompañadas de patatas fritas caseras.

Chuletas de cerdo

Chuletas de cerdo

Yo me animé con las albóndigas sobre una salsa de tomate frito muy fina. Se notaba que todo era casero.

Albóndigas

Albóndigas

Después de degustar los tres platos pedimos un cornete de helado Kalise para intentar relajar el estómago.

Cornete de helado Kalise

Cornete de helado Kalise

El ambiente en la sidrería era muy familiar y en la barra se escanciaban sin parar un sinfín de botellas de sidra que los lugareños y visitantes bebían sin parar.

Gaitero y aficionado del Real Oviedo

Gaitero y aficionado del Real Oviedo

Para rematar esta comida de “10” pedimos a Ana, la otra camarera, dos cafés cortados y un chupito de orujo blanco. Todo muy bueno.

La grata sorpresa llegó al abonar el importe de los menús y comprobar que estábamos invitados al café y al chupito de orujo.

Buen servicio y comida casera en un ambiente agradable en la Sidrería La Ballera

Una jornada gastronómica y cultural de les fabes ” de 10″ en Villaviciosa, Asturias.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz 

Deja un comentario