De cañas, tapas y dulces por Ocaña, Toledo

La vida nos acercó al pueblo toledano de Ocaña, muy cerca de Madrid.

Recorrimos sus calles y visitamos  el Teatro Lope de Vega, donde se estaba desarrollando la Semana Local contra el Cáncer con multitud de actividades y eventos culturales para dinamizar la ciudad y recaudar fondos para la lucha contra el cáncer. Allí pudimos visitar una exposición sobre profesiones antiguas.

Teatro Lope de Vega

Teatro Lope de Vega

Después de este breve paseo, nos acercamos hasta la Plaza Mayor de Ocaña, de estilo barroco y muy bien conservada. Los soportales de la plaza cobijaban varios bares y restaurantes y aprovechamos para tomar unas cañas y unas tapas.

Plaza Mayor de Ocaña

Plaza Mayor de Ocaña

Comenzamos la ronda en el Bar Comendador donde nos sirvieron una caña de cerveza Mahou (1,10€) con una tapa de tortilla de patatas que entraba bien. La cerveza bien tirada y muy rica.

Caña y tapa en el Comendador

Caña y tapa en el Comendador

Muy cerca se encontraba el Bar El Botijo de Plata donde nos sirvieron una caña de cerveza Amstel  (1,20€) en perfectas condiciones con una tapa de puntas de calamar fritas muy sabrosas.

Caña y tapa en El Botijo

Caña y tapa en El Botijo

Continuamos y salimos de la plaza por la calle Roberto García Ochoa, donde se encontraba la Cervecería La Abadia, un local moderno lleno de gente en la barra y en las mesas degustando las especialidades de la casa.

Nos sirvieron una caña de cerveza Mahou (1,20) bien tirada, fresca y muy cremosa acompañada de una tapa de bonito en aceite con pepinillo y tomate cherry que estaba muy buena.

La estancia en La Abadia se alargó y pedimos varias cañas que vinieron acompañadas de  una tapa de anchoa con pimiento rojo, una tapa de queso y chorizo con tomate cherry y otra  tapa de sardinilla con tomate cherry.

Volvimos a la Plaza Mayor y para finalizar la ronda entramos en el Bar El Patio de Barroso donde un grupo de gente cantaba muy animado.

Caña y tapa en El Patio de Barroso

Caña y tapa en El Patio de Barroso

Nos sirvieron una caña de cerveza (1, 20€) junto a un plato de champiñones a la plancha, que degustamos mientras la dueña se arrancaba por fandangos cantando una canción que relataba lo bien que sabía el vino español tomado con unos amigos en New York.

Antes de abandonar Ocaña nos acercamos a la calle Mayor en busca de algo dulce que encontramos en  la Pastelería Cepao , donde compramos dos “Negritos” (1,20€ cada uno), pasteles de merengue recubiertos de una cobertura de chocolate. Muy cerca se encontraba la Pastelería Francis, donde nos hicimos con unas “Isabelinas” (6 unidades por 2,50€), unas rosquillas blandas muy azucaradas.

Una tarde de cañas con tapas y unos dulces en Ocaña.

Texto. Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz

Deja un comentario