Cena deliciosa en el Restaurante La Ribera junto a la ria de Bilbao

Un sábado de mayo, nos acercamos hasta el Mercado de La Ribera de Bilbao para hacer la compra de los productos frescos.

Mercado de la Ribera

Mercado de la Ribera

Restaurante La Ribera

Recorrimos varios puestos para adquirir carne, pescado, fruta, verduras, unas setas y una hogaza de pan de leña y después nos dirigimos hacia el Bar Restaurante La Ribera, ubicado en la planta baja del mercado, junto a la ría de Bilbao.

Terraza del Restaurante La Ribera

Terraza del Restaurante La Ribera                       Txema Aguado

La terraza exterior estaba llena de gente que tomaba el aperitivo, mientras disfrutaba de las vistas de la ría, del Puente de la Ribera y del Casco Viejo de Bilbao.

Entramos en el interior del local y tomamos un marianito rojo o medio vermut (2,20€) mientras escuchábamos al dúo  Iago Marta & Yenza Lara, que interpretaban en directo varias piezas de jazz.

Actuación en directo

Actuación en directo  de Iago Marta & Yenza Lara                       Esther Saiz

Nos gustó el sitio y reservamos una mesa para picar algo por la noche con unos amigos y disfrutar de este coqueto espacio multiusos del nuevo Bilbao, donde se podía tomar algo escuchando música en directo, picar algo o degustar platos elaborados en su original comedor orientado hacia la ría.

Llegamos sobre las 21 horas, cuando estaba finalizando la actuación de Erra Biurrun, que interpretó en directo y en solitario el primer disco de The Beatles.

Nos acomodamos en un sitio acogedor, en unos asientos acolchados tipo sofá, que bordeaban la mesa en semicírculo. Estábamos entre la barra del bar y el piso ligeramente superior ocupado por unas mesas pegadas a la cristalera, con vistas a la ría y al barrio emergente de Bilbao la Vieja.

Comedor

Comedor                                          Txema Aguado

El Bar Restaurante La Ribera ocupaba una parte de los bajos del Mercado de la Ribera y disponía de un espacio muy amplio distribuido en una zona del bar, varios comedores abiertos y un escenario donde habitualmente se realizaban eventos musicales y culturales en directo.

Una vez acomodados y después de repasar la carta, donde además había un  menú vegetariano y existía la posibilidad de pedir que te cocinaran los productos adquiridos en los puestos del Mercado de La Ribera, optamos por varios platos para compartir.

Mesa del comedor

Mesa del comedor                                            Txema Aguado

Junto con la bebida, una botella de agua de un litro (2€) y una copa de vino tinto crianza de la DOC Rioja (1,90€), nos trajeron un aperitivo cortesía de la casa que consistía en una croqueta de jamón y una crema de calabacín que estaban muy buenos.

Después de este entremés, llego la Tarrina de foie mi cuit con confituras caseras y pan de pasas (17€). El foie y el pan, venían presentados en cuatro porciones dispuestas una encima de la otra, emulando dos edificios rodeados por las confituras caseras que decoraban el plato.

El foie estaba compacto y frío y su sabor era exquisito al igual que las confituras, que aportaban el punto dulce, completando el cuadro el pan tostado con pasas.

Tarrina de foie

Tarrina de foie                                        Esther Saiz

Continuamos con el Salmón marinado a la naranja con mantequilla de cebollino (14€) que venía acompañado por unos brotes frescos de berros y unas bolitas de aceite de oliva virgen extra.

Salmón marinado

Salmón marinado                                        Esther Saiz

El salmón estaba dispuesto en láminas gruesas con un toque cítrico, que contrastaba perfectamente con el de los taquitos de mantequilla de cebollino, donde se hacía notar la presencia herbácea . Los brotes  y las bolitas de AOVE le daban un punto al plato.

La camarera nos explicó con amabilidad la forma de hacer las bolitas de aceite,  poniendo el aceite de oliva virgen extra en hielo para que se solidificase en esferas.

El servicio de los camareros era muy profesional y destacaba su actitud amable ante cualquier sugerencia de los comensales.

El siguiente plato fue la Ensalada templada (12€) que consistía en varios tipos de lechuga, tomates cherry, jamón, frutos secos y rulo de queso de cabra caliente, resultando muy equilibrada.

Ensalada templada

Ensalada templada                                   Esther Saiz

Para finalizar los platos salados elegimos una especialidad que no aparecía en la carta, Alcachofas rellenas de foie y huevos a baja temperatura con lascas de jamón sobre una salsa de hongos (14€).

Tres medias alcachofas dispuestas en una superficie de pizarra, que la camarera le dio un último toque de calor con un soplete. Nos aconsejó partir de forma transversal las tres piezas, para que se mezclasen los ingredientes sobre el plato y captásemos la esencia de esta creación culinaria. Así lo hicimos y disfrutamos de un buen producto de temporada.

Pasamos a los postres y nos inclinamos primero por la Torrija caramelizada con helado de leche merengada (6€), que estaba deliciosa.

Torrija y tarta de queso

Torrija y tarta de queso                      Alain Lejarraga

Seguimos con la Tarta de queso a la inversa (6€) que se servía dentro de un tarro de cristal con tapa. La tarta, como su nombre indicaba, estaba confeccionada a la inversa, en el fondo estaba la confitura de fresa natural casera, que soportaba el queso  rociado por galleta rallada. Muy original y sabrosa.

Una velada a gusto en el Restaurante La Ribera, con buenos platos, un servicio eficaz, música en directo y todo ello dentro de un local acogedor y muy bien decorado.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz, Alain Lejarraga y Txema Aguado

Deja un comentario