Restaurante Casona del Judío, una grata sorpresa en Santander

En una de nuestras visitas a la ciudad de Santander, pasamos la mañana disfrutando de los encantos de la Playa del Sardinero. Posteriormente aprovechamos la ocasión para acercarnos hasta el Restaurante Casona del Judío, para conocer de primera mano lo que se estaba cociendo en sus fogones.

Llegamos a la Playa del Sardinero y despues de darnos un baño, paseamos por su extenso y concurrido arenal, escoltados por los edificios del Gran Casino y del Hotel Sardinero.

Playa del Sardinero
Playa del Sardinero

Desde la playa se podía contemplar el Faro de Cabo Mayor, situado en la parte oeste de la costa.

Faro de Cabo Mayor
Faro de Cabo Mayor

Continuamos el paseo y mirando hacia el este, aparecía entre árboles la torre del Palacio de la Magdalena, situado en la península del mismo nombre.

Península de la Magdalena
Península de la Magdalena

Desde la playa también se apreciaba la figura del Faro de la Isla de Mouro, situada en la entrada de la Bahía de Santander.

Faro de la Isla de Mouro
Faro de la Isla de Mouro

 

Restaurante Casona del Judío

Después del paseo nos dirigimos en coche hacia el Restaurante Casona del Judio, situado en la calle Repuente nº 20 del Barrio de Monte, cerca de la Avenida de las Universidades.

Casona del Judío
Casona del Judío

El restaurante estaba ubicado en una finca presidida por una casona indiana del siglo XIX, cuyas dependencias se habían reconvertido en comedores, manteniendo el estilo de la época.

Dejamos el coche en el aparcamiento y nos dirigimos hacia un edificio adosado a la casona y nos acomodamos en una mesa del comedor, que disponía de grandes ventanales.

Casona del Judio
Casona del Judio

La decoración del local alternaba motivos tradicionales, como las paredes de piedra, con mobiliario vintage y una iluminación vanguardista que creaban un ambiente muy elegante y acogedor.

Comedor de la Casona del Judío
Comedor de la Casona del Judío

Disponía de un espacio con mesas altas, una moderna estufa y un rincón con libros y revistas a disposición de los clientes y sonaba música de los estilos estilo new age y chill out.

Echamos un vistazo a la carta y decidimos probar el “Menú sorpresa” (28€/persona) que consistía en cuatro platos sorpresa para compartir y un plato de la carta a elegir, mas el postre del día.

Para acompañar la comida hicimos caso a Erika Vazquez, la sumiller y nos decantarnos por una botella de Honoro Vera (14€), vino tinto del 2013 de la D.O. Calatayud, elaborado con uva garnacha. Un vino fresco y suave que dejaba su huella personal en la boca.

Vino tinto Honoro Vera 2013
Vino tinto Honoro Vera 2013

Pronto llegó a la mesa el primer plato sorpresa, Buñuelos cremosos de Bacalao, con alioli. Muy ligeros y con un sabor delicado.

Buñuelos cremosos de bacalao
Buñuelos cremosos de bacalao

Continuamos con los Pimientos asados a la leña, confitados con aceite de oliva virgen extra, que estaban muy tiernos y carnosos.

Pimientos Asados
Pimientos Asados

Pasamos al tercer plato sorpresa, Tartar de salmón rojo con aceituna negra, donde destacaba la calidad del pescado y el refrescante helado de tomate.

Tartar de Salmón
Tartar de Salmón rojo con aceituna negra

El último entrante sorpresa fue el Pulpo a la brasa de otra forma, con berros y una base de patata, pimentón, aceite y un toque de curry.

Pulpo a la brasa de otra forma
Pulpo a la brasa de otra forma

Como plato principal elegimos:

Bacalao a la brasa con tomate. El pescado bien cocinado se abría en perfectas láminas y combinaba bien con el dulzor del tomate deshidratado y el punto cítrico de la hierba del rocío, que acompañaban el plato. Con esta especialidad consiguió en 2013 el Premio al Mejor Plato de Bacalao de España, como aparecía en la carta.

Bacalao a la brasa con tomate
Bacalao a la brasa con tomate

Paletilla de Cordero Lechal, avellanas, láminas de cebolleta y su jugo. La paletilla venía deshuesada y la carne estaba suelta y jugosa, bañada por el jugo caramelizado del cordero. Un gran plato.

Paletilla de cordero lechal
Paletilla de cordero lechal

Para finalizar llegó el postre del día, Nuevo 100% Chocolate, brownie, helado y tarta de chocolate salpicados por pequeñas virutas de tierra de chocolate crujientes. Sin palabras.

Nuevo 100% Chocolate
Nuevo 100% Chocolate

El responsable de la cocina, el chef Sergio Bastard, salió a la sala a saludar y preguntar a los comensales. Cuando llegó a nuestra mesa, nos habló de la nueva etapa del restaurante, enfocado a ofrecer la comida de siempre con un tratamiento y una presentación innovadora, accesible a todos los públicos.

Después de la comida salimos al jardín y entramos en un espacio exterior decorado con grandes cuadros de actores, donde nos acomodamos en unos cómodos sofás que le daban un toque informal.

El Restaurante Casona del Judío de Santander fue un gran descubrimiento, tanto por su edificio histórico, por la elegante decoración y el mobiliario de los comedores y por las atrevidas creaciones gastronómicas que nos dejaron un buen sabor de boca.

Casona del Judio
Casona del Judio

Restaurante Casona del Judio

DirecciónCalle Repuente, 20, Santander

Teléfono942 34 27 26

 

 

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.