Restaurante Europa, una estrellita en el corazón de Pamplona

Este verano, pasadas las famosas Fiestas de San Fermín, nos acercamos a la capital del Reino de Navarra con la intención de pasarnos por el Restaurante Europa de Pamplona.

El restaurante, junto con el Hotel Sercotel Europa, ocupaban un edificio entero enclavado en la calle Ezpoz y Mina nº 11, pegado a la calle Estafeta y muy cerca de la Plaza del Castillo de Pamplona o Iruña (euskeraz).

Calle del Restaurante Europa

Calle del Restaurante Europa

Ya teníamos ganas de conocer de primera mano la cocina de este restaurante laureado con una estrella Michelin desde hace más de veinte años. Aprovechamos una propuesta a través de Colectivia, donde se ofertaba un Menú Degustación con maridaje por 55€/persona, muy parecido al Menú Eugenia, que el restaurante ofrecía habitualmente por 58€.

Accedimos al local por unas escaleras y llegamos al primer piso, donde nos llevaron a nuestra mesa, atravesando un laberinto de pequeños comedores y reservados repletos de comensales.

Comedor

Comedor

La elegante decoración del comedor, con paredes en tonos blancos, con unos cuadros coloristas y unos centros florales muy llamativos, contribuía a crear una atmósfera muy acogedora.

Comedor

Comedor

El restaurante estaba gestionado por varios miembros de la familia Idoate, Pilar al frente de los fogones, Mª Carmen dirigiendo el comedor y Juan Mari en labores de dirección, el cual se acercó durante la comida para hablarnos sobre el emporio hostelero familiar.

Aperitivo

Aperitivo

Una vez acomodados en la mesa apareció el sumiller para servirnos una copa de Cava Oriol Rossell Brut Nature, muy fresco y suave al paladar. Ideal para dar el pistoletazo de salida y maridar las cuatro pequeñas delicias que componían el aperitivo:

Rulo de mango caramelizado relleno de mousse de foie y queso. Exquisito.

Rulo de mango relleno de foie y queso

Rulo de mango relleno de foie y queso

Croqueta de ibérico con pan japonés. Buen sabor con el toque especial  del rebozado de pan japonés.

Croqueta de jamón

Croqueta de jamón

Rulada de salmón con su caviar. Muy fresco y apetitoso.

Rulada de salmón con su caviar

Rulada de salmón con su caviar

Vasito de guacamole con gambas. Buena combinación de sabores.

Vasito de guacamole con gambas

Vasito de guacamole con gambas

El siguiente plato fue la Ensalada templada de pulpo asado, quenelle de tomate, puré de patata con pimentón y pequeña ensalada de brotes y flores. El pulpo estaba delicioso y conjugaba muy bien con el tomate y el puré, original forma de unir la patata y el pimentón. La presentación de la ensalada era simple y denotaba urgencias en su preparación y no había ni rastro de las flores.

El sumiller llego para servirnos la copa de Inurrieta Orchidea, vino blanco de 2104 DO Navarra,. Un vino blanco fresco y afrutado

A partir de este momento el ritmo en el comedor se hizo frenético. Los camareros y el sumiller hacían bien su trabajo, pero de una forma acelerada.

Continuamos con los Raviolis de pasta fresca elaborada en casa rellenos de cigala con crema de espinacas y ajetes tiernos, maridados por el mismo vino blanco, Inurrieta Orchidea. La pasta estaba fina y el relleno y la salsa, muy conseguidos.

 

Raviolis de pasta fresca

Raviolis de pasta fresca

Llego el momento del  pescado, que llego en forma de Lomo de merluza al horno con salsa de pimiento verde, cebolla caramelizada y teja de sésamo, también maridado con el vino blanco  Inurrieta Orchidea. La merluza se presentaba bien marcada por fuera y jugosa por dentro, con una compañía bien pensada, la salsa de pimiento, el punto dulce de la cebolla y el toque crujiente de la teja de sésamo. Buena creación.

Lomo de merluza al horno

Lomo de merluza al horno

El vino tinto Chivite Finca Villatuerta Selección Especial 2010 de D.O. Navarra, elegido  para el maridar la Presa confitada en dos cocciones con salsa de carne y mostaza, fue todo un acierto.. Un buen con personalidad, que maridaba perfectamente con la carne bien cocinada.

Presa confitada

Presa confitada

Como postre nos sirvieron la Sopa de melón aromatizada con vainilla, albaricoque osmotizado con taittinger  y helado de yozu. Una apuesta por los nuevos sabores y aromas en el mundo del postre, con un buen resultado. Se acompaño con una copita de vino Blanco dulce de  Moscatel Gran Feudo 2012, con un toque dulzón muy apropiado para este plato.

Sopa de melón aromatizad

Sopa de melón aromatizad

El ágape finalizó con un buen café cortado escoltado  por unos Petit Fours , pastas, tejas de almendra y trufas que estaban deliciosas. Un buen final.

Quizás elegimos un mal día para visitar el Restaurante Europa de Pamplona o Iruña, un restaurante con un local muy cuidado y buenos platos, donde se mezclaban los sabores tradicionales con propuestas  más vanguardistas. Hubiera sido deseable un servicio más sosegado y un mayor cuidado en la presentación de algunos platos.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s