Viaje en el tiempo por dos sidrerías de Oviedo, La Gran Via y La Finca

El fin de semana anterior a la llegada del otoño nos acercamos a Oviedo o Uviéu, donde se celebraban por todo lo alto las Fiestas de San Mateo.

Recorrimos la ciudad ovetense y viajamos a través de la historia de la sidra. Desde la tradición, en la Sidreria La Gran Vía de la Avenida de Galicia 3, a la modernidad, en la  Sidreria Agrobar La Finca, situada en la calle Gascona 4 de Oviedo.

Aparcamos el coche cerca de la Plaza de América. Desde allí nos dirigimos paseando hacia el centro de la capital asturiana. Tomamos por la Avenida de Galicia, en cuya acera de la izquierda se concentraban varios bares y restaurantes con una estética moderna  y mucho ambiente.

En la otra acera nos topamos con el Restaurante Sidrería La Gran Vía, un local  fundado en 1892, que mantenía la esencia de las antiguas sidrerías de ciudad. Nada más entrar, en la pared de la derecha aparecía un enorme mural con imágenes y texto del Cantar del Mío Cid y se veían las balaustradas de madera del comedor de la planta de arriba.

Sidrería La Gran Vía

Sidrería La Gran Vía

Nos acomodamos en unas mesas altas situadas frente a la barra, donde estaban expuestas varias bandejas de marisco y pedimos una botella de sidra Juanin (2,50€) que un amable camarero nos escancio en varios “culines”.

El ambiente era muy familiar y los camareros conocían a la mayoría de los clientes que llenaban el local. En unos cartelitos se ofertaban varias opciones para picar y nos inclinamos por pedir un Centollo y una botella de sidra (9€). La pieza de marisco venía abierta y con todos los utensilios para degustar cómodamente el centollo, que estaba lleno y con muy buen sabor.

Centollo

Centollo

Para acompañar otra botella de sidra pedimos media ración de Parrochas fritas (7€) que venían con unos trozos de jamón, también fritos.

Parrochas

Parrochas

Salimos del local y continuamos el paseo hasta el Campo San Francisco, donde ya se notaba el ambiente festivo alrededor de las atracciones infantiles, instaladas en dicho parque.

Llegamos hasta la céntrica calle Uria y cruzamos la Plaza de la Escandalera, tomada por varios quioscos festivos regentados por asociaciones culturales y deportivas, donde se servía bebida y comida a ritmo de una música que animaba al baile.

Continuamos por el casco viejo en dirección hacia la Catedral, atravesando la zona festiva ocupada por mas quioscos con música donde el triunfador de la noche era el “mojito”, elaborado con diferentes ingredientes, incluida la sidra.

En la Plaza de la Catedral estaba actuando la Orquesta Céltica Asturiana, desgranado melodías populares asturianas que un grupo de baile tradicional ejecutaba sobre el escenario.

Orquesta Céltica Asturiana

Orquesta Céltica Asturiana

Después de contemplar varias piezas musicales, nos dirigimos hacia la animada calle Gascona, donde se concentraban multitud de sidrerías con sus terrazas abarrotadas de gente.

Calle Gascona

Calle Gascona

Cruzamos por este bulevar de la sidra y nos llamó la atención la Sidreria Agrobar La Finca, por su decoración granjera moderna, su ambiente informal y por su oferta de platos elaborados con productos ecológicos y de procedencia asturiana.

Terraza de La Finca de Oviedo

Terraza de La Finca

Su carta era divertida con platos ganaderos, agrícolas y de corral, además de una buena selección de quesos asturianos artesanos.

Nos acomodamos en la terraza (suplemento del 10% en los precios) y pedimos una botella de sidra Viuda de Angelón (2,50€) que un simpático camarero nos escanció con maestría.

Después de repasar la carta nos decidimos por varios platos:

Ensalada de quesos de Pría con tomates deshidratados (9,50€), con varios tipos de queso, azul, cremoso y curado, de esta localidad asturiana, sobre un surtido de lechugas y unos tomates deshidratados y aliñada con un buen aceite de oliva virgen extra. Un buen plato “agrícola”.

Ensalada de quesos de Pria

Ensalada de quesos de Pría

Continuamos con unas Croquetas cremosas de jamón (7,90€), caseras y muy cremosas.

Croquetas cremosas de jamón

Croquetas cremosas de jamón

De entre los platos de corral, elaborados con huevos ecológicos de la Granja “Ecojusto” de Villaviciosa, elegimos el Pitu de corral frito con ajos y espuma de alioli (9,90€). Los trozos sabrosos de pollo, con un rebozado muy suave y el toque alegre del al alioli, venían acompañados de patatas asadas con piel dentro de un envase que emulaba una freidora.

Pitu de corral frito

Pitu de corral frito

Disfrutamos de la velada gastrónomo-granjera sentados en la terraza exterior del AgroBar La Finca.

Un paseo por las calles de Oviedo disfrutando de sus fiestas, en un viaje a través del tiempo por sus sidrerías, yendo desde la tradicional Sidrería La Gran Vía hasta la Sidrería Agrobar La Finca, cada una con su estilo, pero ofreciendo productos de calidad y buen servicio.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s