Restaurante Ana en Cigüenza, comida casera sin complejos

Con motivo de una reunión familiar, un sábado de septiembre, tuvimos la suerte de recalar en el Restaurante Ana, situado en Cigüenza, un pequeño pueblo burgalés a dos kilómetros de Villarcayo, en dirección a Puentedey.

Era un negocio familiar, donde todos los miembros bregaban y se esforzaban por atender con profesionalidad a los clientes, pero siempre con un trato familiar.

Bar Restaurante Ana
Bar Restaurante Ana

Además del  restaurante regentaban un bar-tienda de toda la vida, donde se podían comprar morcillas caseras hechas por ellos mismos  y productos de su huerta. Recientemente, habían abierto una casa rural junto al local de comidas.

Entramos en el local y pasamos al comedor, dividido en dos estancias, que disponía de amplios ventanales que lo hacían muy luminoso. La decoración era clásica sin grandes pretensiones.

Terraza del Restaurante Ana
Terraza del Restaurante Ana

Ana y los camareros circulaban por el abarrotado comedor, tomando nota y sirviendo los platos de raciones generosas entre la clientela.

Repasamos la breve carta y decidimos darnos un atracón cárnico, incluyendo el cordero asado, la especialidad de la casa, como suele ser habitual en cualquier establecimiento castellano que se precie.

Vino Ramón Bilbao
Vino Ramón Bilbao

De la escueta carta de vinos elegimos una botella de Ramón Bilbao (12€), vino tinto crianza 2012 de DOC Rioja. Un buen vino, con cuerpo e idóneo para acompañar los platos de carne que pensábamos degustar.

Comenzamos con una Ensalada mixta para 3 personas (8€), donde destacaba el sabor del tomate y la lechuga de su huerta.

Ensalada mixta
Ensalada mixta

Seguimos con una ración de Rabas de calamar (7€), que estaban muy buenas.

Rabas de calamar
Rabas de calamar

Llegó la hora del desfile apto para carnívoros:

Chuletillas de cordero (10€), muy tiernas, bien hechas y con un sabor excelente.

Chuletillas de cordero
Chuletillas de cordero

Cordero Asado (15€), la especialidad de la casa, que probamos en forma de pierna y de costilla. Elaboración perfecta, carne suelta  y buen sabor.

Chuletón de vaca mayor (17€), hecho al punto, tostado por fuera y rojo por dentro. Muy tierno y sabroso.

Chuletón
Chuletón

Rematamos con un postre clásico, Tarta helada de whisky (5€) con un chorrito del mismo licor.

Tarta de whisky
Tarta de whisky

El servicio era correcto y destacaba la amabilidad de los camareros, donde Ana se hacía omnipresente, tomando notas, sirviendo platos, recogiendo mesas y llevando la cuenta a los clientes, siempre con una sonrisa en la boca.

Comida tradicional sin pretensiones, bien hecha, con productos de calidad y raciones generosas a precios moderados.

El Restaurante Ana ha conseguido poner a Cigüenza en el mapa de la cocina castellana.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.