Cascadas de Ordesa, una explosión de agua en plena naturaleza

Cascadas de Ordesa

A finales de otoño nos acercamos al  Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, enclavado en el Pirineo de Huesca, para disfrutar del paisaje y de las cascadas de Ordesa. Realizamos una ruta hasta la Cascada de la Cola de Caballo, pasando junto a la Cascada de Arripas, la Cascada de la Cueva, la Cascada del Estrecho y las Gradas de Soaso.

Era un recorrido de 6 horas (ida y vuelta) que realizamos por un trazado muy bien señalizado y en buen estado. La mayoría del trayecto lo hicimos disfrutando del espectáculo que ofrecían la infinidad de cascadas, que morían en el río Arazas, acrecentando la belleza del paisaje otoñal.

Torrente de agua
Torrente de agua

 

Ruta de la Cascada dela Cola de Caballo

Llegamos en coche hasta el pueblo de Torla-Ordesa, en la entrada del Parque, donde se encontraba el centro de visitantes. Allí solicitamos información sobre las posibles rutas a realizar dentro del Parque de Ordesa. Como íbamos bien de tiempo y a pesar de que no dejaba de llover, optamos por realizar la ruta que iba desde la La Pradera hasta la Cascada de la Cola de Caballo. Un paseo por la montañas contemplando las cascadas de Ordesa

Parque de Ordesa
Parque de Ordesa

Desde Torla recorrimos 8 kilómetros en coche hasta el aparcamiento de La Pradera situado dentro del Parque de Ordesa.

Camino desde el aparcamiento
Camino desde el aparcamiento

Partimos desde el aparcamiento de La Pradera y caminamos entre árboles de varias especies, donde destacaban los pinos autóctonos y las hayas. Durante toda la travesía nos acompañaba el omnipresente río Arazas.

Río Arazas
Río Arazas

 

Cascada de Arripas

Dejamos a la derecha un puente de madera y tras una cómoda ascensión llegamos a un mirador para observar desde el camino la primera de las cascadas de Ordesa. Era la Cascada de Arripas, el primer salto de agua sobresaliente del Parque.

Cascada de Arripas
Cascada de Arripas

En este punto tomamos el desvío de la derecha y caminamos por un bosque de hayas, que parecía sacado de un cuento.

Camino por el bosque
Camino por el bosque

 

Cascadas de la Cueva y del Estrecho

Bajamos hacia el curso del río para seguir contemplando otras dos cascadas de Ordesa, disfrutando en primera fila de las espectaculares Cascadas de la Cueva y del Estrecho.

Cascada de la Cueva
Cascada de la Cueva

Estaban separadas por una pequeña distancia y admiramos el espectáculo acuático desde la orilla del río, llegando a sentir las cosquillas del agua.

Cascada del Estrecho
Cascada del Estrecho

Después de contemplar estos bellos saltos de agua volvimos de nuevo al camino y llegamos a un cruce de caminos. Aquí existía la posibilidad de regresar al parking de La Pradera, cruzando un puente sobre la misma cascada de Arripas y tomando el sendero por la otra orilla del río. Así se convertía en una ruta circular de 2 horas de duración.

Bosque
Bosque del Parque de Ordesa

Nuestra decisión fue volver a retomar la senda de la Cascada de la Cola de Caballo y dirigirnos hacia las Gradas y el Circo de Soaso, para completar la ruta elegida inicialmente.

Sendero de hojas
Sendero de hojas

 

Bosques de cuento

Para ello continuamos ascendiendo por el hayedo mimetizándonos con las hayas y las rocas y dejando nuestras huellas sobre el suelo rojizo de hojas mojadas.

Interior del bosque
Interior del bosque

Dentro del “Hayedo abetal” parecía que estábamos inmersos en un bosque mágico, donde solo se percibía el sonido de la lluvia y del agua que se precipitaba desde las cumbres nevadas.

Torrente
Torrente de agua

El bosque daba paso a una zona llana de pastizales junto al curso del río, donde desembocaban numerosas cascadas que se descolgaban por las paredes decoradas con verdes pinos.

Paisaje del Parque de Ordesa
Paisaje del Parque de Ordesa

 

Gradas de Soaso

La vereda nos llevó hasta la base de las Gradas de Soaso, donde rompían las aguas del río bajando los últimos peldaños de la formación rocosa.

Base de las Gradas de Soaso
Base de las Gradas de Soaso

Siguiendo por una senda de piedras fuimos ascendiendo, salpicados por los torrentes de agua que inundaban el camino.

Torrentes sobre el camino
Torrentes sobre el camino

Varios tramos del sendero estaban ganados a la roca y aparecían protegidos por un pequeño muro y una barandilla.

Sendero
Sendero

Durante el trayecto contemplamos la belleza de los escalones naturales, por donde discurría el río formando una cascada sobre las gradas de piedra.

Gradas de Soaso
Gradas de Soaso

Una vez arriba disfrutamos de las impresionantes vistas del curso de las aguas deslizandose entre las piedras.

Gradas de Soaso desde arriba
Gradas de Soaso desde arriba

Después bajamos hasta un mirador al pie de las cascadas para sentir el frescor del agua y seguir disfrutando del paisaje fluvial.

Volvimos a retomar el camino que nos llevaría hasta el Circo de Soaso. Continuamos por una senda más abierta y llana, siempre acompañados por el río Arazas.

Camino hacia el Circo de Soaso
Camino hacia el Circo de Soaso

En este tramo del recorrido, debido a la altitud, el aire frío y la lluvia se hacían notar dificultando un poco la marcha.

Circo del Soaso
Circo de Soaso

Íbamos flanqueados por dos paredes verticales con sus cumbres blanqueadas por la nieve y ademas de las cascadas de Ordesa encontramos en el camino infinidad de regueros de agua que caían desde las alturas.

Paisaje del Parque de Ordesa
Paisaje del Parque de Ordesa

 

Cascada de la Cola de Caballo

Muy pronto apareció una caseta de madera, que servía de refugio y desde donde se apreciaba a lo lejos la cabecera del valle con una vista del pico nevado del Monte Perdido.
Para ver la Cascada de la Cola de Caballo había que acercarse casi hasta el lugar donde rompía sobre el río.

Camino inundado
Camino inundado

Por ello, continuamos la marcha por una campa anegada y llegamos al último tramo, que discurría entre grandes piedras y nos abocaba hacia el final del valle, donde aparecía la impresionante la Cascada de la Cola de Caballo a los pies del macizo del Monte Perdido.

Cascada de la Cola de caballo
Cascada de la Cola de caballo

En este punto cabía la posibilidad de seguir y ascender hasta el refugio de Góriz, pero debido a las adversas condiciones meteorológicas, decidimos dejarlo para otra ocasión.

Después de disfrutar del paisaje del Circo de Soaso y tomar un tentempié dentro de la caseta de madera e iniciamos el camino de vuelta sin dejar de admirar el paisaje mientras descendíamos hacia el parking de La Pradera.

Torrente de agua
Torrente de agua

Un paseo largo, pero fácilpor el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido disfrutando de las cascadas de Ordesa y de una belleza paisajista inigualable.

 

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.