Zaragoza, tapas con caché en El Tubo y breve recorrido por la historia de la ciudad

En nuestra visita por tierras aragonesas reservamos un día para conocer la ciudad de Zaragoza.

Entramos en el núcleo urbano y conseguimos aparcar junto al Paseo de la Ribera, que discurría pegado a la orilla del río Ebro.

Puente de Piedra y Basílica del Pilar

Puente de Piedra y Basílica del Pilar

Cruzamos el Puente de Piedra, desde donde se podía distinguir la Catedral de San Salvador o de la Seo, la Basílica de Nuestra Señora del Pilar y el muelle utilizado por los barcos que solían surcar el río.

Torre de la Catedral de la Seo

Torre de la Catedral de la Seo

Disfrutamos de la espectacular construcción de la Basílica del Pilar y cruzamos la plaza en dirección al Mercado Central Lanuza.

Plaza del Pilar

Plaza del Pilar

Llegamos hasta la Fuente de la Hispanidad, donde el agua caía en varias cascadas por la original obra escultórica, situada al lado de la entrada al parking subterráneo de la plaza.

Torre de la Iglesia de San Juan de los Panetes refeljada en los cristales del parking

Torre de la Iglesia de San Juan de los Panetes refeljada en los cristales del parking

Doblando la esquina, dejamos a un lado la Iglesia de San Juan de los Panetes y el Torreón de la Zuda y enfilamos hacia el Mercado de Abastos.

Restos de las Murallas de Caesaraugusta y Mercado de Lanaza

Restos de las Murallas de Caesaraugusta y Mercado de Lanaza

Antes, pasamos junto a los restos de las Murallas romanas de Caesaraugusta y la estatua del emperador romano Augusto,  que presidía la plaza situada frente al edificio del Mercado, el cual visitamos paseando entre los puestos de venta de los productos frescos.

Estatua de Augusto

Estatua de Augusto

Desde aquí nos sumergimos en el casco histórico en dirección a la zona de El Tubo, repleta de bares y restaurantes, donde bullía la clientela alrededor de las barras, en las terrazas y en los comedores de los locales de hostelería.

Restaurante Bal d´Onsera

Optamos por entrar en el Restaurante Bal d´Onsera ( Valle de los osos en aragonés), situado en la calle del Blasón Aragones nº 6, un establecimiento que había ostentada una estrella Michelin durante ocho años, aunque después de la reforma del local, en 2015 perdió ese distintivo.

Restaurante Bal d´Onsera

Restaurante Bal d´Onsera

Entramos a la zona del bar  y nos encontramos con una pequeña barra y una especie de mesa adosada a la cristalera, con taburetes altos, donde se podían degustar varias tapas hechas al momento.

Barra del Restaurante Bal d´Onsera

Barra del Restaurante Bal d´Onsera

Un original botellero de cristal separaba la barra, del comedor lleno de comensales que disfrutaban de los platos elaborados por Josechu Corella, el chef del restaurante.

Fue un placer poder saborear las creaciones de este chef que en junio de 2016 dejó los fogones del Restaurante Bal d´Onsera para comenzar una nueva etapa en otro proyecto fuera de Zaragoza. En la actualidad este local se ha convertido en el Restaurante Gamberro donde oficia el chef Franchesko Vera con unas propuestas rompedoras y muy sugerentes.

Entrada al comedor

Entrada al comedor

Nosotros nos aposentamos en la barra y un camarero muy amable y profesional nos sirvió una copa de La Garnacha Salvaje (2,90€) vino tinto del Moncayo elaborado con la variedad de uva garnacha, como el propio nombre indicaba. Tenía cuerpo y se bebía con facilidad dejándote un buen sabor de boca. Un gran vino de estas  tierras aragonesas.

Vino La Garnacha salvaje

Vino La Garnacha Salvaje

Acto seguido nos detalló la relación de tapas que servían ese día y decidimos probarlas todas sentados enfrente de la barra:

  • Mejillones (3€) con salsa de aji picante sobre una de base blinis, con un caldito yodado de productos de mar. Exquisitos.
Tapa de Mejillones

Tapa de Mejillones

  • Huevo campero poche (3€), con cebolla dulce de Fuentes de Ebro (cuya  piel se quemada al horno y se mezclaba con aceite de arbequina), crujientes de tomate y remolacha y una salsa de setas. Una tapa que te activaba todos los sentidos.
Tapa de Huevo campero poche

Tapa de Huevo campero poche

  • Risotto de hongos (2,50€), con un arroz en su punto y un sabor a hongos que redondeaba el plato.
Tapa de Risotto de hongos

Tapa de Risotto de hongos

  • Hamburguesita de chuleta de ternera gallega (4,50€),con  puré de patata y una pamela crujiente de patata morada. Presentación muy original y la carne deliciosa y en su punto.
Tapa de Hamburguesita de chuleta de ternera gallega

Tapa de Hamburguesita de chuleta de ternera gallega

Tapa de Steak tartar de presa ibérica

Tapa de Steak tartar de presa ibérica

Disfrutamos en el espacio gastronómico del Bal d´Onsera, de unas tapas con estrella elaboradas con técnicas de cocina innovadoras y productos de calidad, primando los autóctonos y con detalles de la fusión con otras cocinas del mundo.

En un mural junto a la barra se definía a la perfección el espíritu de este local: “Un lugar donde la gastronomía y el arte se fusionan dando lugar a experiencias inolvidables” y en nuestro caso se cumplió a la perfección.

Japanese & Nikkei Restaurant Uasabi

 

Después de este festín en pequeñas dosis de productos de la tierra, dimos un giro gastronómico y nos acercamos al Restaurante japonés Uasabi o como aparecía en los rótulos del local Japanese & Nikkei Restaurant, situado en la calle 4 de Agosto nº 18.

Restaurante Uasabi

Restaurante Uasabi

Nos situamos en un coqueto rincón con dos taburetes y pedimos una copa de Pierola, vino tinto crianza de la DOC Rioja (2,60), un buen compañero de viaje para probar dos de las especialidades, que se servían en la barra:

  • Yakitory de pollo (3,50€), unas pechugas de pollo a la plancha servidas en brocheta con salsa de soja y acompañadas con sésamo y unas verduritas. Muy buen sabor y bien cocinadas, un buen plato.
Yakitory de pollo

Yakitory de pollo

  • Cuenco de arroz, jazmin y solomillo de cerdo con salsa tonkatsu (5,50€). Una especialidad simplemente deliciosa, con una buena combinación de sabores y una salsa japonesa que le daba un toque especial.
Cuenco de arroz, jazmin y solomillo de cerdo con salsa tonkatsu

Cuenco de arroz, jazmin y solomillo de cerdo con salsa tonkatsu

Realizamos una aproximación satisfactoria a la comida japonesa de calidad. Merecio la pena probar los platos que se elaboraban en la cocina del Restaurante Uasabi, de Zaragoza.

Rock & Blues Cafe

 

Sin salir de la zona de El Tubo dentro del casco histórico de Zaragoza, nos dirigimos al Rock & Blues Café, que ocupaba los bajos de un edificio de la calle 4 de Agosto nº 7-8-9 de la capital aragonesa.

Rock & Blues Cafe

Rock & Blues Cafe

Un enorme recinto decorado con imágenes centradas en el mundo del rock y del blues, además de otras también curiosas como un proyector de cine, estatuas y vehículos. Había varios espacios con un mobiliario diferente en cada uno de ellos y se estaba muy a gusto.

Rock & Blues Cafe

Rock & Blues Cafe

Tomamos una caña de cerveza (2,50€) y disfrutamos de la música de los años 60 y 70, que sonaba en el establecimiento. Un buen momento de relax, sentados en unos cómodos sillones.

Palacio de la Aljaferia

 

Una vez completado el tiempo de reposo, nos dirigimos paseando hasta el Palacio de la Aljaferia, siguiendo el curso del rio Ebro.

Palacio de la Aljaferia

Palacio de la Aljaferia

Allí realizamos una visita guiada (5€) para conocer mejor las estancias y la historia de esta singular fortaleza, construida inicialmente para albergar el Palacio árabe de Al-Muqtadir, el poderoso, con sus jardines, salones y su pequeña mezquita.

Una vez tomada por las cristianos el palacio fue ampliado por el rey aragonés Pedro IV el ceremonioso. Después de la reconquista los Reyes Católicos mandaron construir su Palacio sobre las dependencias del palacio árabe como símbolo de poder.

Techumbre del salón del trono

Techumbre del salón del trono

En este último destacaban los salones con techos de madera de estilo mudéjar y la compleja techumbre del salón del Trono. En la Torre del Trovador visitamos las estancias utilizadas como cárcel desde los tiempos de la Inquisición.

Torre del Trovador del Palacio de la Aljaferia

Torre del Trovador del Palacio de la Aljaferia

Actualmente en el Palacio de la Aljaferia estaban ubicadas las dependencias de las Cortes de Aragón.

Volvimos andando hasta el Puente de Piedra y antes de abandonar la ciudad tomamos una imagen nocturna de la Catedral de la Seo de Zaragoza.

 

Una visita muy interesante a la capital maña, donde paseamos entre monumentos y restos de la Historia y disfrutamos en el Barrio de El Tubo de las tapas elaboradas del Restaurante Bal d´Onsera, del sabor japonés del Restaurante Uasabi y del encanto del Rock & Blues Cafe.

 

Texto y Fotografía: Txema Aguado

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s