Restaurante Arbidel de Ribadesella, un rincón gastronómico en la costa asturiana

En una de nuestras visitas a Ribadesella, villa asturiana pegada al mar y atravesada por el río Sella, aprovechamos la ocasión y nos pasamos por el Restaurante Arbidel para disfrutar con “la cocina de Jaime Uz”, como aparecía en el lema del establecimiento.

El Restaurante Arbidel estaba situado en la Calle Oscura nº 1, dentro del casco histórico y muy cerca del puente que daba acceso a la Playa de Santa Marina.

Nos internamos por las calles de Ribadesella y en un rincón entre casas estaba escondido este coqueto restaurante, que disponía de una acogedora terraza exterior.

Restaurante Arbidel

Restaurante Arbidel

Pasamos al interior del pequeño comedor y nos recibieron dos camareras muy simpáticas y profesionales, que nos acompañaron hasta nuestra mesa.

En el comedor destacaban las vigas de madera, las paredes de piedra y un mural que integraba las ventanas del local y reproducía una fachada con piedras de sillería, un patio con su pozo y la imagen del mar a lo lejos.

La decoración estaba muy cuidada, en la mesa reposaba un bonsái que nos acompañó con su sombra durante la comida.

Detalle de la mesa

Detalle de la mesa

Repasamos la carta y después de pedir consejo a la camarera, nos decidimos por el “Menú Santa Marina 2016” (40€/persona) compuesto por cuatro aperitivos, cinco platos principales y dos postres.

Lo acompañamos con una botella de Rimarts(17€), un Cava Brut Reseva 18 del 2012, muy ligero con finas burbujas.

Nos dejaron en la mesa un surtido de cuatro panes (2,25€/persona) multicereales, maíz, trigo sarraceno y tritordeum (un cereal híbrido de trigo y un tipo de cebada silvestre).

Surtido de panes

Surtido de panes

Comenzamos a probar los panes untados con un poco de AOVEaceite de oliva virgen extra Oro Bailen, con un sabor a verde y un ligero amargor. Buen inicio.

Aceite de oliva virgen extra Oro Bailen

Aceite de oliva virgen extra Oro Bailen

Pronto llegaron los Aperitivos y snacks, pequeños bocados muy imaginativos:

Crujiente de algas y Torta de maiz con morcilla

Crujiente de algas y Torta de maiz con morcilla y manzana

Un crujiente de algas sorprendente, una torta de maíz con manzana y morcilla, un calzone de pitu de caleya y Queso Casín  y un vaso con sobreasada sobre un mousse de queso muy suave. Todos deliciosos.

Comenzamos a degustar los cinco platos principales y las camareras, muy atentas, te describían los platos y te ayudaban a entender el sentido de cada pequeña delicia que salía de la cocina:

  • Tartar-ceviche marino, manitas crujientes, apio y manzana. Un pequeño bocado de mar y tierra muy bien presentado, donde destacaba el equilibrio del sabor del ceviche elaborado con merluza y xarda y el de los vegetales, apio, remolacha, sujetado por una tosta crujiente de manitas de cerdo.
Tartar-ceviche marino

Tartar-ceviche marino

  • Coca tostada de ahumados, sardina y algas con verduras texturizadas y gamoneu. La coca de queso gamoneu sujetaba los trozos de trucha y sardina ahumado y las algas wakami y codium. Venía decorado con un helado de calabaza y naranja y unas gotas de toffee de tomate y de guacamole. Otro bocadito elaborado para despertar todos los sentidos.
Coca tostada de ahumados

Coca tostada de ahumados

  • Falso risotto de champiñón y trufa, tuétano de coliflor, esparrago de campo y de mar. Un sabroso risotto de pasta Puntalette complementado con láminas crudas de champiñon, trufa blanqueta y tuétano o tronco de coliflor. Curioso el sabor del esparrago de mar o salicornia, una alga que comienza a utilizarse cada vez más en la cocina.
Falso risotto de champiñón y trufa

Falso risotto de champiñón y trufa

  • Pote de berza, repollo guisado, chusco y foie. La esencia del pote asturiano en miniatura, donde no faltaban les fabes, el chosco o lacón. Un sabor espectacular reforzado con el toque de un brote de guisante y del foie fresco.
Pote de berza, repollo guisado, chosco y foie

Pote de berza, repollo guisado, chosco y foie

  • “Gochu” asturcelta asado con anís, soja y jengibre, manzana de sidra y ajo negro. Un buen plato donde destacaba la calidad de la carne y los matices de los ingredientes con los que se había cocinado. Venía decorado con un cuadradito de manzana de sidra y una arenilla de ajo negro y blanco tostados que reforzaba la composición gustativa de esta creación culinaria.
Gochu asturcelta asado

Gochu asturcelta asado

  • Néctar de manzana y apio, puré de guisante, algas, helado de romero y leche aireada. Un postre construido jugando con la manzana, tan asturiana, con hierbas, vegetales y el punto de la leche. Muy delicado.
Néctar de manzana y apio

Néctar de manzana y apio

La estupenda comida mereció un buen café cortado (2€) con el detalle dulce y original de una coca de guinda y una mini trufa de chocolate. Buen remate.

Cafe y petit fours

Cafe y petit fours

Restaurante Arbidel, un rincón gastronómico en Ribadesella, donde partiendo de productos autóctonos de calidad, Jaime Uz crea platos sorprendentes servidos con amabilidad y profesionalidad en un coqueto comedor

Texto y Fotografía: Txema Aguado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s