Un día en Cádiz, playas, tapas y mucha historia

Durante uno de nuestros viajes veraniegos por Andalucía pasamos un día en Cádiz, una ciudad abierta y con mucha historia.

Un día en Cádiz, playas, tapas y mucha historia

Durante un día en Cádiz, visitamos esta bella ciudad andaluza y descubrimos varios de sus encanto. Es decir, disfrutamos del ambiente de sus playas, deambulamos por las calles de la vieja ciudad amurallada y probamos la gastronomía local en forma de tapas.

Un día en Cádiz
Un día en Cádiz

 

Playa de las Mujeres o Santa María del Mar

Nuestra visita de un día en Cadiz la iniciamos recorriendo las playas de esta ciudad con mucho encanto. En primer lugar nos dirigimos a la Playa de las Mujeres o Santa María del Mar, pegada a la vieja muralla de la ciudad. Era una playa resguardada por dos espigones y frecuentada por los gaditanos, que abarrotaban su arenal.

Playa de Santa María del Mar
Playa de Santa María del Mar

 

Playa de la Victoria

Seguidamente atravesamos esta playa en dirección a la Playa de la Victoria, una playa urbana de 2,5 kms de longitud. Cuando llegamos a este arenal nos aposentamos junto a un muro para disfrutar tomando el sol.

Playa de la Victoria de Cádiz
Playa de la Victoria de Cádiz

Durante nuestra estancia en la playa pasaron varios vendedores con sus carros cargados de bebidas y comida. Finalmente compramos unos camarones cocidos (3€), un cangrejo de mar (1€) y una lata de cerveza (1€) bien fría. Un servicio a pie de playa muy práctico y con unos precios muy ajustados.

Un día en Cádiz
Un día en Cádiz

Playa de la Cortadura

Después de darnos varios baños en las tranquilas aguas atlánticas, paseamos en dirección a la Fortaleza de la Cortadura. Allí comenzaba la Playa de la Cortadura, una extensa playa natural de 4 kilómetros de arena y roca. Finalizaba en la zona militar de Torregorda que ocupaba esa parte de la playa. Como era una zona militar restringida, no se podía continuar caminando hasta la Playa de San Fernando.

Playa de la Cortadura
Playa de la Cortadura

Restaurante Nahu Beach

Por este motivo dimos la vuelta y luego hicimos una paradita en el Nahu Beach, un chiringuito muy cool situado en la Playa de la Cortadura. Un local muy coqueto con música y un ambiente moderno.

Restaurante Nahu Beach
Restaurante Nahu Beach

Nos sentamos en una pequeña mesa clavada a la arena y tomamos una caña de Cerveza  (2€) con una tapa de  aceitunas verdes. Además, pedimos una Ensalada de tomates de verano y sardinas ahumadas (10,20€), con queso de ricota, estragón y piparras o guindillas verdes con una vinagreta de Jerez.

Playa de Santa María del Mar

Posteriormente continuamos caminando por la arena y atravesamos la Playa de la Victoria y volvimos a la Playa de Santa Maria del Mar. En ese momento se encontraba abarrotada de bañistas con sus sombrillas, hamacas y neveras que formaban un mosaico colorista.

Playa de Santa María del Mar
Playa de Santa María del Mar

 

Paseo por las calles de Cádiz

Después de estos momentos playeros, nos dirigimos caminando hacia la Puerta de Tierra,  que daba acceso al casco histórico de Cádiz. Nos internamos por sus estrechas calles peatonales contemplando los viejos edificios de la ciudad.

Paseando llegamos hasta la Plaza de San Juan de Dios, donde se ubicaba el Ayuntamiento de Cádiz, de cara al Puerto.

Ayuntamiento de Cádiz
Ayuntamiento de Cádiz

Continuando por la concurrida Calle Pelota desembocamos en la Plaza de la Catedral. Allí, una joven recorría la plaza zapateando con arte al ritmo de unas castañuelas. Con su actuación se ganaba unas monedas de los transeúntes y de las personas sentadas en las terrazas de los restaurantes de la plaza.

 

 

Tapas tradicionales y de autor

Después de recorrer las playas y las calles de esta ciudad, no podíamos pasar un día en Cádiz sin probar las tapas de sus bares. Destacamos cuatro locales, dos bares tradicionales, un restaurante de cocina de autor y una bodeguilla.

Bar El Laurel, tapas tradicionales

Desde la Plaza de la Catedral nos dirigimos al Bar El Laurel, ubicado en la Calle Obispo Urquinaona nº 3, que hacía esquina.

Era un bar a la vieja usanza donde servían tapas para todos los gustos. Además varios camareros atendían con eficacia a la numerosa clientela.

Barra del Bar El Laurel
Barra del Bar El Laurel

Nos acomodamos frente a una ventana y pedimos una Caña de cerveza (1,50€), con una tapa de aceitunas. Después elegimos varias tapas de entre las que aparecían en una pizarra colgada de la pared.

Comenzamos con una Tapa de Ensaladilla rusa (2€) y una Tapa de Salpicón de Marisco (2€). Muy ricas.

Tapas caseras y tradicionales

Continuamos con varias especialidades calientes preparadas al momento en la cocina, como los Boquerones fritos (2€), muy frescos y ligeros.

Tapa de Boquerones fritos
Tapa de Boquerones fritos

Después degustamos una Tapa de Berza serrana (2,50€) con un sabor delicioso y una Tapa de Rabo de vaca (3,50€).

Finalizamos con una Tapa de Morrillo de atún a la plancha con pimientos (2,50€) y unas Tortillitas de Camarón (2€)

 

Restaurante Código de Barra

Salimos del local y nos dirigimos a la cercana Plaza de la Candelaria, un espacio verde donde se estaba muy a gusto. Allí entramos en el Restaurante Código de Barra, Plaza de la Candelaria 12, donde destacaba su decoración minimalista y atrevida. El Restaurante Código de Barra realizaba una cocina de autor fusionando los sabores de los productos locales con la cocina peninsular e internacional.

Al entrar te topabas con el comedor, la barra  y la cocina, donde se preparaban los platos delante de los comensales. Un espacio muy acogedor.

Cocina a la vista del Código de Barra
Cocina a la vista del Código de Barra

Nos sentamos en una mesa con vistas a la plaza y pedimos una Caña de Cerveza (2€) y una Copa de Kentia (2,70€) vino blanco albariño de D.O. Rias Baixas, con una tapa de aceitunas verdes.

Tapas de autor

Después de repasar la carta decidimos probar varias especialidades en formato de tapa.  Comenzamos con el Beso de foie de pato con cereza y crujientes de sobao pasiego (6,50€), con un sabor delicado.

Beso de Foie de Pato
Beso de Foie de Pato

Continuamos  con la Tapa de Gazpacho de yogurth con queso manchego, hierbabuena y anchoas (4,75€). Era una recreación muy personal del gazpacho, resultando un plato contundente y atrevido que no dejaba indiferente a nadie.

Gazpacho de yogurth con queso manchego, hierbabuena y anchoas
Gazpacho de yogurth con queso manchego, hierbabuena y anchoas

 

Productos locales de calidad

La tercera tapa que pedimos fueron las Auténticas Tortillitas de Camarones (1,75€/unidad) con una mayonesa de kimchi. Fue un acierto, con una presentación atrevida, un sabor exquisito y una textura crujiente.

Auténticas Tortillitas de Camarones
Auténticas Tortillitas de Camarones

Después degustamos una Tapa de Huevas de leche de atún rojo de almadraba con curry de mango (4,75€). Destacaba el excelente sabor de este pescado tan bien tratado en las cocinas gaditanas.

Huevas de leche de atún rojo de almadraba
Huevas de leche de atún rojo de almadraba

Finalizamos con la Tapa de Chicharrones muy especiales (3,50€). Esta parte del cerdo venia acompañada de unas huevas de arenque (el caviar de la Caleta) que le daba un toque especial.

Chicharrones muy especiales
Chicharrones muy especiales

Taberna La Manzanilla

Después, una cuadrilla de San Fernando nos recomendó visitar la Taberna La Manzanilla, en la Calle Feduchy, 19.

Taberna La Manzanilla de Cádiz
Taberna La Manzanilla de Cádiz

Era una auténtica bodeguilla donde se despachaban vinos gaditanos desde unas botas de roble.

Taberna La Manzanilla de Cádiz
Taberna La Manzanilla de Cádiz

Finalmente nos decantamos por una copa de manzanilla fina envejecida 3 años (1,20€) y una copa de amontillado viejo con 27 años de barrica (3€).  Además nos sirvieron de tapas unas aceitunas. Un sitio curioso que merece la pena conocer.

Manzanilla y amontillado
Manzanilla y amontillado

Descubriendo Cádiz

Después de disfrutar de la gastronomía gaditana, continuamos nuestro paseo intentando descubrir los secretos de Cádiz.  Para ello cruzamos la bulliciosa Plaza de las Flores y entramos en el Mercado Central de Abastos. Además de los puestos de venta, contaba con una zona de bares en su interior. Y en los alrededores se concentraban infinidad de bares y restaurantes con sus terrazas.

Torre Tavira y Gran Teatro Falla 

Después nos acercamos hasta la Torre de Tavira, que contaba con un mirador en lo alto de la torre, desde donde se divisaba toda la ciudad.

Torre de Tavira de Cádiz
Torre de Tavira de Cádiz

Continuamos nuestro paseo hasta el emblemático Gran Teatro Falla, situado en la Plaza Fragela, s/n, epicentro del Carnaval de Cádiz.

Gran Teatro Falla
Gran Teatro Falla

Barrio Las Viñas

Posteriormente nos dirigimos al Barrio Las Viñas, muy conocido por su ambiente popular y por sus bares y restaurantes. Nos acercamos hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Palma, desde donde partía la concurrida calle Virgen de la Palma, que nos conducía directamente hasta la Playa de La Caleta.

Iglesia de la Palma en Cádiz
Iglesia de la Palma en Cádiz

 

Bar Casa Orozco

Pero antes entramos en el Bar Casa Orozco, en la Calle Pericón de Cádiz, 16, un local muy concurrido por los vecinos de este barrio gaditano.

Bar Casa Orozco de Cádiz
Bar Casa Orozco de Cádiz

Sentados en la barra probamos una ración de Almendritas fritas o choco pequeños y una Tapa de morena en adobo. Unas especialidades tradicionales de esta ciudad, con un sabor delicioso.

 

Playa de la Caleta

Finalmente llegamos a la Playa de la Caleta, situada entre el Castillo de Santa Catalina y el Castillo de San Sebastián. Desde allí contemplamos el reflejo del sol sobre el mar.

Playa de la Caleta en Cádiz
Playa de la Caleta en Cádiz

Un día en Cádiz bien aprovechado, paseando por su casco histórico, recorriendo sus playas y degustando varias tapas en sus bares. Seguro que volveremos para completar nuestra visita a esta bella ciudad andaluza.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

 

 

 

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.