IV Tuitquedada Micológica en la comarca de El Barco de Ávila

Nos había llegado información a través de las redes sociales sobre la Tuitquedada Micológica, que se organizaba desde hacía tres años en Hoyocasero en la Sierra de Gredos. Teníamos ganas de conocer este evento tan interesante, que giraba alrededor de las setas, el mundo de los bloggers y los encantos de esta comarca de Ávila.

Ejemplar de seta

Ejemplar de seta

La  IV edición de la Tuitquedada Micológica 2016 se iba a celebrar en el Valle del Tormes- El Barco de Ávila, para dar a conocer esta zona de Ávila, que durante muchos años ha sido la puerta de entrada a la Sierra de Gredos.

Castillo de Valdecorneja

Castillo de Valdecorneja

Realizamos la inscripción como blogueros y el segundo fin de semana de noviembre nos dirigimos hacia El Barco de Ávila.

Salida Micológica

La Tuitquedada Micológica daba comienzo el sábado a las 9 horas en la Plaza de España de El Barco de Ávila. Allí, junto a la Casa del Reloj, recogimos nuestras acreditaciones de blogueros  y abonamos el permiso de recolección de setas ( 5€/persona por día).

Recogida de acreditaciones

Recogida de acreditaciones

Desde ese momento, además de participar en el evento, la mayoría de los participantes compartiríamos en las redes sociales todo lo que iba pasando durante el fin de semana en la .

Tuiteando

Tuiteando

Después nos fuimos a desayunar al Café-Bar Al Natural, en la Plaza de España , regentado por Pepe y Ana, que nos sirvieron, con mucha amabilidad, un café con leche con un delicioso bizcocho casero y una tostada con tomate, aceite y ajo.

A las 10:30, unas 140 personas, entre blogueros y aficionados a las setas, que estábamos inscritas, nos concentramos en la Plaza de España, donde el micólogo Ismael Garcia, que sería nuestro acompañante de lujo, nos dio las pautas a seguir durante la salida micológica.

Inicio de la Tuitquedada Micológica en la Plaza de El Barco de Ávila

Inicio de la Tuitquedada Micológica en la Plaza de El Barco de Ávila

Recorrimos en coche unos 2,5 kilómetros, dirigiéndonos al aparcamiento del Área Recreativa Río Aravalle, donde dejamos el coche. Allí provistos de una cesta y una navaja como mandaban los cánones, comenzamos a recorrer el Camino Real, atravesando el Monte de Navatejares.

Camino Real

Camino Real

Pronto comenzamos a desperdigarnos entre castaños, encinas, robles y pinos en busca del botín micológico, que se escondía entre las hojas secas.

Buscando setas en el bosque

Buscando setas en el bosque

Aunque era un año malo de setas, debido a la sequía, de vez en cuando íbamos encontrando algunos ejemplares.

Boletus Edulis

Boletus Edulis

Era un verdadero lujo contar con Ismael García, que daba nombre y describía con toda naturalidad cualquier tipo de seta que encontrábamos en el bosque.

Ismael García en plena explicación micológica

Ismael García en plena explicación micológica

También nos acompañaba Rodrigo, el hermano de Ismael, un gran aficionado a las setas, que también nos ayudaba a saber algo más sobre los ejemplares que encontrábamos en nuestro paseo.

Rodrigo García examinando una seta

Rodrigo García examinando una seta

Se estaba muy a gusto, pero el tiempo pasó con rapidez y sobre las 13 horas, tomamos el camino de vuelta, cruzándonos con una manada de vacas y sus terneros.

Vacas en el camino

Vacas en el camino

En el Área Recreativa Río Aravalle, la organización había preparado un lunch con productos abulenses, como el típico Hornazo, gentileza de Horno El Cristo y los embutidos Chopo, entre los que descubrimos la original morcilla de calabaza y la zamarrilla. Tampoco faltaba la bota llena de vino tinto El Guardamonte.

Almuerzo con Hornazos y embutidos caseros

Almuerzo con Hornazos y Embutidos caseros

Después de esta interesante excursión por el monte, volvimos a El Barco de Ávila, donde tenían lugar las II Jornadas Micológicas, durante las cuales los bares de la localidad presentaban a concurso varias tapas.

Tuvimos tiempo de probar la tapa Espuma de boletus con tierra de torreznos (1,50€) en el Cafe-Bar Al Natural. Bien presentada y con un sabor muy conseguido.

Comida en el Hotel Mirador de Gredos

Sobre las 14:30 cruzamos el Puente Viejo y nos dirigimos andando hacia el Hotel Mirador de Gredos, donde nos tenían preparado un Menú Degustación (22€/persona) basado en las setas y los productos de la zona.

Puente Viejo de El Barco de Ávila

Puente Viejo de El Barco de Ávila

Fue el momento de intercambiar impresiones entre los bloggers y conocernos un poco más, mientras degustábamos los platos que nos iban sirviendo.

Mesa del comedor

Mesa del comedor

Fueron siete platos para compartir : Judias de El Barco de Ávila, Patatas Revolconas con su Torrezno, Níscalos con patatas y almejas, Coctail de setas silvestres salteadas con foie, Zorogollo con ventresca, Crujiente de setas de cardon con pisto y panceta  y Risotto de champiñones. En general estuvieron correctos.

Como plato estrella nos sirvieron el Entrecotte de Ternera Avileña con salsa de setas a las finas hierbas, una carne de calidad, pero demasiado hecha.

La comida la acompañamos con una botella de La Horra  2015, vino tinto joven de DO Ribera de Duero. El postre llegó en forma de un original Semifrio de Boletus con salsa de queso que acompañamos con un café.

Estábamos muy a gusto sentados en la mesa disfrutando de la agradable compañía contemplando las vistas de El Barco de Ávila.

Vistas del Río Tormes a su paso por El Barco de Ávila

Vistas del Río Tormes a su paso por El Barco de Ávila

Museo de la Judía

Una vez finalizada la comida nos dirigimos andando al Museo de la Judia, situado junto al Puente Románico o  Puente Viejo, donde pudimos conocer un poco más sobre esta legumbre, pieza clave en la vida cotidiana de esta comarca.

Puente Románico e Iglesia de la Asunción

Puente Románico e Iglesia de la Asunción

Había muchas herramientas y utensilios, la mayoría cedidos por particulares, que se usaban en las labores del campo en la producción de los diferentes tipos de judías.

Destacaba el original teatrillo, que mediante figuras en hologramas hablaban sobre la historia y las costumbres de El Barco de Ávila.

Museo de la Miel Picoréa

Continuando con la agenda programada, cogimos el coche y recorrimos los 4 kilómetros que nos separaban del pueblo de La Carrera, donde se ubicaba la Fábrica y Museo de la Miel Picoréa.

Allí nos recibió Verónica, que nos enseño las instalaciones y nos hablo sobre la historia y las curiosidades de la miel.

Una visita muy amena a esta fábrica de miel, donde elaboraban dos tipos de miel natural intentando respetar, en lo posible, la vida de las abejas: Miel Multifloral, mas clara y suave, elaborada con el néctar de las flores de la primavera y Miel de Bosque, más oscura y con más sabor, hecha con la savia de la encina y el roble, durante el  verano.

Detalle de la Tienda de Miel Picórea

Detalle de la Tienda de Miel Picoréa

Realizamos una degustación de la miel que elaboraban, combinada con fresas y queso y acompañadas de unos riquísimos Mantecados y Perrunillas del Horno El Cristo.

Degustación de Miel y Dulces

Degustación de Miel y Dulces

Antes de salir pasamos por la tienda, montada con mucho gusto, donde adquirimos una Caja de  Mantecados ( 4,50€/ 500 gramos) y un Tarro de Miel de Bosque ( 4,50€/ 500 gramos).

Cata de productos de Ávila Auténtica

Salimos de La Carrera y después de recorrer 5 kilómetros llegamos a  Navatejares, donde a las 21:30 horas, nos habían convocado a los blogeros para realizar una cata de vinos y productos artesanales, incluidos en la denominación Avila Autentica.

Esta actividad tuvo lugar en las dependencias de la Casa Rural La Quinta del Chocolatero, ubicada en una antigua fábrica de chocolate y que había sido declarada “Mejor Alojamiento Rural de Ávila de 2016″. Allí nos recibieron sus propietarios, Victoria y Rodrigo, que oficiaron de perfectos anfitriones.

La Quinta del Chocolatero

La Quinta del Chocolatero

La cata de vinos de Ávila estaba dirigida  por Manuel Mena propietario de la Vinoteca Mayor 22 de El Barco de Ávila, un paraíso para los amantes del vino. Manolo nos explico las nociones básicas a la hora de catar un vino.

Comenzamos la cata con Ysabel de Madrigal, vino blanco 100% verdejo DO Rueda, muy suave y afrutado, seguimos con Carmen, vino tinto joven con dos meses de barrica, potente con toques a frutos rojos. El siguiente vino fue Toros de Guisando Merlot 201o, vino tinto DO Vinos de la Tierra de Castilla y León, con crianza de 12 meses pero muy ligero en boca.

Nos saltamos el protocolo y aprovechando que estaba en la cata Gonzalo, un joven productor de vinos, nos invitó a probar su primera creación, Thémera, un vino tinto roble de DO Ribera de Duero, con una etiqueta y un sabor muy atrevidos.

Vino tinto Thémera

Vino tinto Thémera

Con los vinos maridamos varios productos abulenses como un guiso de caracoles, un Paté de boletus, suave y con un sabor muy conseguido y un surtido de quesos de cabra espectaculares de la Quesería Montealijar acompañados por el delicioso Membrillo Santa Teresa.

Continuamos con el maridaje degustando los productos artesanales de Embutidos y Jamones Chopo, picando jamón, lomo y queso. Todo muy bueno.

Embutidos y queso Chopo

Embutidos y queso Chopo

Finalizamos la cata con las Yemas de Santa Teresa y degustamos las Yemas con Anís del Mono, las Yemas al Ron y las Choco Yemas con chocolate negro, todas deliciosas y adictivas. Un producto tradicional de Ávila puesto al día.

Charla Astronómica

La última actividad del sábado fue la Charla Astronómica con Observación nocturna del Cielo desde el Mirador estelar de Navatejares realizada por la Asociación Boreas Acumut.

Ruta por la Ribera del Tormes en Navatejares

El domingo amaneció soleado y después de desayunar en el Café-Bar Al Natural, a las 10 horas nos dirigimos hacia la zona alta de El Barco de Ávila para realizar las actividades programadas para el domingo a bordo de un autobús.

Río Tormes

Río Tormes

Nuestro primer destino fue Navatejares (a unos 4 kilómetros) y desde la plaza del pueblo nos dirigimos hacia la ribera del Tormes, guiados por Rodrigo, de la Casa Rural La Quinta del Chocolatero y por Sofía, la alcaldesa de Navatejares,  que nos amenizaron el paseo con sus comentarios y anécdotas de la zona.

Rodrigo y Sofía junto al Charco Hondo

Rodrigo y Sofía junto al Charco Hondo

Volvimos al pueblo y nos dirigimos a las antiguas escuelas del pueblo, donde degustamos un exquisito chocolate caliente de Navatejares con unos bizcochos.

Museo de la Trashumancia

Nuestra siguiente parada fue en Navalonguilla, a unos 10km, donde estaba el Museo de la Trashumancia, una vuelta al pasado ganadero de la comarca, cuando se trasladaban las reses y las ovejas de un sitio a otro en busca de pastos.

Había recreaciones a tamaño natural de un pastor con su perro, un vaquero y en el cielo sobrevolaba un buitre leonado. Era curioso ver las herramientas y los utensilios que se utilizaban en otras épocas y que habían sido donados por particulares.

Fábrica de Sidra El Pomar de Gredos

La ultima visita fue muy curiosa, ya que desconocíamos que hubiese tradición sidrera en Ávila.

Nos trasladamos hasta Hermosillo, a unos 15 kilómetros, para visitar la Fábrica de Sidra El Pomar de Gredos, donde nos recibió Esteban, un apasionado de su tierra con espíritu emprendedor.

Esteban y los productos de El Pomar de Gredos

Esteban y los productos de El Pomar de Gredos

Nos enseño el proceso de fabricación y los productos que elaboraban: la sidra, el vinagre y la sal de sidra.

Probamos el licor de sidra y el de chocolate y antes de marcharnos compramos una botella de sidra natural abulense (3€).

Despedida de la Tuitquedada Micológica 2016

Regresamos en el autobús a El Barco de Ávila y antes de abandonar esta acogedora localidad echamos la vista atrás para despedirnos del Castillo de Valdecorneja, con su imponente figura en lo alto de la la localidad.

Castillo de Valdecorneja

Castillo de Valdecorneja

La Tuitquedada Micológica fue una experiencia muy positiva, durante la cual pudimos interactuar en persona con su alma mater, Daniel López y con diferentes bloggers, conocer en su habitat natural algo mas sobre las setas y disfrutar de la comarca de El Barco de Ávila, la puerta de la Sierra de Gredos.

Nuestra felicitación a todas las personas y organismos que participaron en la organización de la IV , que nos hicieron sentir como en casa.

Logo de Ávila te toca

Logo de Ávila te toca

Tenemos que reconocer que el eslogan Ávila te toca, causo su efecto en estos dos viajeros y en algunos bloggers mas, como se puede leer en sus blogs ElLioDeAbi Viajando en Furgo MAPA Y MOCHILA RECUERDOS DE NI MOCHILA IL PREZZEMOLO Tritato VIAJAMOS JUNTOS.

 

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

3 comentarios en “IV Tuitquedada Micológica en la comarca de El Barco de Ávila

  1. Qué maravilla!! Veo que fue una experiencia estupenday un auténtico fin de semana gastronómico!! Esperamos que la siguiente tuitquedada sea así de animada 😉

    • Seguro que si, nosotros la descubrimos el año pasado y hay que reconocer que está organizada para disfrutar y conocer los diversos encantos de Ávila. Dani, el alma mater del evento, es un apasionado de Gredos y de las redes sociales y se nota. Entonces nos vemos pronto por alli. Un saludo. Txema y Esther.

  2. Pingback: V TuitQuedada Micológica en el Valle de Iruelas | Yendo por la vida

Deja un comentario