El Restaurante Arima acerca el mediterráneo al nuevo Bilbao

Teníamos ganas de conocer el Restaurante Arima, un recién llegado a la amplia oferta gastronómica de Bilbao y tras varios intentos fallidos debido a encontrarse siempre lleno, optamos por reservar una mesa, con varios días de antelación, para comer un sábado.

Nos dirigimos hacia el Restaurante Arima, calle Bailen nº 33, situado frente al aparcamiento trasero de Renfe, muy cerca de la Calle San Francisco, una zona alternativa de Bilbao que esta resurgiendo por el empuje de la gente joven, que esta abriendo multitud de locales con nuevos aires.

Y muy cerca, todos los primeros sábados de mes, se organiza el rastro alternativo Dos de mayo con una gran afluencia de público y mucho ambiente por las calles.

Restaurante Arima

Restaurante Arima

Al llegar a la puerta del restaurante nos encontramos con una gran cristalera que ocupaba toda la fachada del local, pudiéndose contemplar el coqueto comedor al completo, desde la calle.

Entramos directamente a un luminoso comedor decorado de una forma muy original y moderna, con un toque vintage europeo.

Comedor superior del Restaurante Arima

Comedor superior del Restaurante Arima

La camarera nos indico que nuestra mesa estaba en la planta baja y bajamos unas escaleras para acceder al otro comedor, menos luminoso y con los techos más bajos, aunque mantenía la misma linea de decoración tan bohemia.

Comedor inferior del Restaurante Arima

Comedor inferior del Restaurante Arima

De martes a viernes tenían servicio de Menú del día por 14,50€, pero los fines de semana solo ofrecían los platos de la carta, que nos trajeron a la mesa. Eso si, nos indicaron que todas sus especialidades las elaboraban en sus fogones con productos de temporada, basándose en la cocina mediterránea de fusión, con la interpretación personal de sus cocineros.

Mesa del comedor inferior

Mesa del comedor inferior

Eramos cuatro comensales y decidimos pedir varios platos para compartir maridados con una botella de Mistinguett (12,50€) un cava brut muy alegre en boca.

Cava Mistinguett

Cava Mistinguett

Comenzamos con el Hummus, merguez, piñones y pan de pita (8€). Muy cremoso, con un sabor exquisito y venia coronado por unos piñones y unos  trocitos de carne picada de cordero muy sabrosa. El plato iba acompañado por un pan de pita casero muy rico.

Hummus

Hummus

Continuamos con la Ensaladilla rusa hecha con patata ratte, pequeña y jugosa servida entera y con piel, changurro y ventresca (14€). Estaba muy buena y se notaba la calidad del changurro y la ventresca.

Ensaladilla rusa

Ensaladilla rusa

Siguiendo la recomendación de la camarera, también optamos por un plato de pasta fresca, elaborada por ellos mismos. Pedimos Bucatini con bacon, setas, nata, queso parmesano y un huevo escalfado plantado en el centro (13€). La pasta estaba deliciosa, dentro de la suave salsa junto a las setas, el huevo y el bacon, que completaban esta especialidad de la casa. Excelente.

Pasta fresca Bucatini

Pasta fresca Bucatini

Las raciones eran generosas y perfectas para compartir entre varios comensales.

Llego el momento del Fried chicken o Pollo frito, con salsa gravy y patatas fritas. La carne estaba jugosa presentada con un rebozado crujiente.

Fried chicken o Pollo frito

Fried chicken o Pollo frito

Continuamos con las Chuletillas de cordero con alioli de Harissa, que estaban maceradas al estilo del Magreb y venían acompañadas por un alioli algo picante. Muy buenas.

Chuletillas de cordero

Chuletillas de cordero

Finalizamos la comida con dos postres con nombres muy llamativos:

Pavlova, un sorbete de caqui, menta, granola y granada, que simulaba un pequeño volcán de merengue horneado de textura crujiente cubierto de más merengue cremoso y salpicado por las diversas frutas que componían este postre tan curioso.

Postre Pavlova

Postre Pavlova

Red Velvet Financier, un pequeño homenaje a la Carolina, ese famoso pastel bilbaíno, construida con una piramide de nata sobre una base de bizcocho, con helado de chocolate, almendras y avellanas caramelizadas. Un buen remate.

Red Velvet Financier

Red Velvet Financier

El Restaurante Arima de Bilbao cumplió nuestras expectativas y disfrutamos de una comida con platos de calidad y un servicio de camareras que estuvo a la altura. Esperemos que siga haciendo efectiva la frase que aparecía escrita en ingles en las paredes “Hit it, don´t shit it”  y no muera de éxito.

Tarjeta de visita del Restaurante Arima

Tarjeta de visita del Restaurante Arima

Restauranre Arima

Calle Bailén nº 33, Bilbao 48003

Tel: 944 74 30 24

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s