En Bakio, recorrido por el valle del txakoli, frente al mar

El 19 de marzo se celebraba en Bakio, localidad costera de Bizkaia, la Fiesta del txakoli, vino elaborado con las uvas autóctonas Hondarribi ( principalmente Hondarribi zuri y también  Hondarribi zuri zerratia y Hondarribi beltza). El txakoli blanco era el más conocido y el que contaba con una mayor producción, pero también se elaboraba txakoli beltza (tinto) y txakoli rosado u “ojo de gallo”, como se conocía popularmente.

Antiguamente  en esta fecha se comenzaba a beber y comercializar el txakoli elaborado con la uva vendimiada ese año, aunque en la actualidad  se ha adelantado bastante su salida al mercado.

Bakio tierra de txakoli

Bakio tierra de txakoli

Por este motivo el sábado, 18 de marzo, se había organizado una jornada alrededor del txakoli denominada “Bakioko Erroak” (5€/persona), que consistía en conocer el museo del txakoli o Txakolingunea, realizar un recorrido guiado por la historia y los viñedos de la localidad y visitar una bodega, en nuestro caso,  Doniene Gorrondona Txakolina, donde tomaríamos dos tipos de txakoli con un pintxo, llevándonos la copa con el logo de Bakio de recuerdo.

Tickets y copas de "Bakio Erroak"

Tickets y copas de “Bakioko Erroak”

 

Txakolingunea

 

La visita se inició en el Museo del txakoli o Txakolingunea, ubicado en Basigoko Bide Nagusia 3. En la planta baja estaba la recepción, una barra con los diferentes tipos de txakoli y una sala de exposiciones.

Bakioko Txakolingunea

Bakioko Txakolingunea

Subimos a la primera planta, donde mediante dos proyecciones audiovisuales conocimos la historia de Bakio y el proceso de elaboración del txakoli.

Continuamos la visita acompañados de una responsable del museo y entramos en una zona de pantallas interactivas con datos sobre el txakoli y una exposición de utensilios e información sobre la historia del Bizkaiko Txakolina.

 

Recorrido guiado por Bakio

 

Posteriormente comenzó nuestro recorrido por Bakio junto al río Estepona o Zarraga, que cruzaba el pueblo hasta desembocar en el Mar Cantábrico, y que en otros tiempos marcaba los límites entre la anteiglesia de Bakio y la villa de Bermeo.

Río Estepona o Zarraga

Río Estepona o Zarraga

Bakio, era una localidad asociada al turismo residencial, debido al boom urbanístico de los años 70,  y al deporte del surf por sus esplendidas playas. Aunque en sus orígenes fue predominantemente agrícola, debido a que estaba situada en una vaguada junto al mar, rodeada de montañas, que la protegían de los vientos fríos. Por todo esto contaba con un microclima mas suave y cálido muy propicio para los viñedos.

Bakio en medio del valle

Bakio en medio del valle

Acompañados de una guía local, intentamos rascar en esta imagen actual de Bakio para sumergirnos a través de la historia en sus orígenes agrícolas, que gracias al resurgir del cultivo del txakoli, en las laderas y en el fondo de este pequeño valle, se apreciaban cada vez más plantaciones de vides, ganando presencia la actividad vitivinicola en esta localidad.

Guía local de Bakio

Guía local de Bakio

Nos dirigimos hacia la playa, pero enseguida abandonamos la acera para entrar por un camino a la izquierda que nos llevó hasta un arroyo junto a un viejo baserri (caserío).

Baserri

Baserri

Cruzamos un pequeño puente y pasamos por debajo de una galería de viejas vides plantadas con el sistema de emparrado y sujetadas por pilares de piedra a modo de columnas.

Salimos a una pequeña carretera que ascendía hacia la Iglesia de Santa María de la Asunción. Antes de llegar a la iglesia vimos el edificio abandonado del Colegio de la Purísima Concepción.

Llegamos a la plaza de la iglesia y continuamos hasta un viñedo centenario de la Bodega Zabala, donde se alternaban vides centenarias en emparrado (sistema más antiguo)  y en espaldera.

Vides centenarias en emparrado de Zabala Txakolina

Vides centenarias en emparrado de Zabala Txakolina

Desde allí se podía ver el Palacio de Elexpuru, que en otros tiempos estuvo ocupado por una de las familias más poderosas de Bakio.

Palacio Elexpuru desde los viñedos de Zabala Txakolina

Palacio Elexpuru desde los viñedos de Zabala Txakolina

Nos acercamos al edificio señorial y desde un pequeño promontorio se veían los viñedos plantados en las laderas del monte, protegidos de las inclemencias del tiempo.

En el fondo de la vega se apreciaba otra de las bodegas productoras de txakoli, la Bodega Ados Basarte, junto a sus viñedos.

Viñedos y Bodega Basarte Ados

Viñedos y Bodega Basarte Ados

Volvimos hasta la plaza de la iglesia y nos dirigimos hacia el cementerio, desde donde bajamos hacia el centro urbano por unas escaleras con el suelo adoquinado.

Escaleras del Cementerio de Bakio

Escaleras del Cementerio de Bakio

Antes pasamos por la villa de Quinta Torre construida en 1896 por un indiano ( gente del pueblo que emigraba a América y regresaba con cierta fortuna), un edificio de estilo ecléctico, que en la actualidad albergaba la Residencia Zuetxe, para personas de la tercera edad.

Quinta Torre de Bakio

Quinta Torre de Bakio

Cerca se encontraba otra casona de indianos, Villa Feliena, un edificio con claras influencias de la arquitectura francesa de la época, escondido entre los árboles y en un estado de abandono casi total.

Villa Feliena de Bakio

Villa Feliena de Bakio

Un paseo muy interesante conociendo los origines de Bakio, que finalizó en el casco urbano, donde nos separamos en grupos para visitar tres bodegas de txakoli de esta localidad costera.

 

Visita a la Bodega Doniene Gorrondona Txakolina

 

Nosotros caminamos por Ibaitorren kalea y nos dirigimos hacia la Bodega Doniene Gorrondona Txakolina, situada en la Calle Gibelorratzagako San Pelaio, sobre un pequeño alto en el Barrio de Olalde.

Bodega Doniene Gorrondona Txakolina

Bodega Doniene Gorrondona Txakolina

La bodega ocupaba un caserío de 1852, adquirido en 1994 y que había sido reformado para albergar las modernas instalaciones de esta empresa vitivinicola.

Allí nos recibió Andoni, uno de los cuatro socios que dirigían y trabajaban en la bodega. Le acompañamos hasta el viñedo, donde comenzó la visita hablándonos del proceso que seguía la uva hasta convertirse en txakoli  o Bizkaiko Txakolina.

Andoni en el viñedo

Andoni en el viñedo

Las vides del txakoli se plantaban generalmente siguiendo el sistema de espalderas para realizar más cómodamente las trabajos que requería el viñedo, que muchas veces se encontraba en lo alto de las laderas.

Viñedos de txakoli en espaldera

Viñedos de txakoli en espaldera

Como estábamos casi en primavera, comenzaban a salir los primeros brotes de la vid, que darían lugar a los racimos de uvas que durante la vendimia serían seleccionados por su calidad en el propio viñedo.

Flor del txakoli

Brote del txakoli

Siguiendo el recorrido que hacía la uva, entramos en las instalaciones de la bodega, donde según la calidad de la misma se prensaba directamente o se depositaba en unos depósitos de acero inoxidable para extraer por rotura, por su propio peso, el primer mosto.

Luego seguía el proceso de limpieza del mosto, la fermentación en unos depósitos metálicos con control de temperatura, el trasiego y el filtrado previo antes de ser embotellado como txakoli. Según el tipo de txakoli la fermentación, dependiendo de la temperatura, era mas lenta o mas rápida.

Depósitos con control de temperatura

Depósitos con control de temperatura

En esta bodega, además de elaborar el txakoli tradicional, con las mejores uvas producían un txakoli blanco fermentado en barrika.

Bodega Doniene Gorrondona Txakolina

Bodega Doniene Gorrondona Txakolina

También se habían atrevido con los vinos espumosos tipo cava o champaña y elaboraban el Doniene Apardune ( espumoso en euskera) un brut nature con base de txakoli de gran calidad.

Finalizamos el recorrido de la bodega en una estancia con una barra y unas mesas donde degustamos dos tipos de txakoli y un pintxo de chorizo.

Primero tomamos una copa de Txakoli Gorrondona 2016, el más clásico, y después una copa de Txakoli Doniene 2015, monovarietal de uva Hondarribi zuri. Muy buenos.

La Bodega Doniene Gorrondona Txakolina, en poco mas de veinte años, basándose en la investigación y el cuidado de las uvas autóctonas, ha conseguido situarse a la vanguardia de la elaboración del Bizkaiko Txakolina.

 

Copa de txakoli de Bakio

Copa de txakoli de Bakio

Un jornada muy interesante en Bakio, sumergidos en su historia y en el mundo del txakoli, un vino con identidad propia, fiel reflejo de la tierra donde se produce.

 

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s