Restaurante Tatau de Huesca, revolución en las tapas

El Restaurante Tatau de Huesca ha cambiado de local. Ha dejado atrás la anterior etapa en su coqueto establecimiento de la calle San Lorenzo. Ahora ha desembarcado en la Calle Azara, s/n en un moderno local con vistas a la Plaza Luis López Allue, epicentro del casco histórico de Huesca.

Restaurante Tatau de Huesca
Restaurante Tatau de Huesca

Tonino Valente  al frente

Recientemente contamos nuestra grata experiencia en el Old Tatau Bistro.  Ahora nos faltaba visitar este nuevo espacio gastronómico del Restaurante Tatau de Huesca. Y como no podía ser de otra manera, degustamos sus tapas de última generación elaboradas por el equipo de Tonino Valiente, con las que ha conseguido una estrella michelin.

Este “coci-nero” catalán afincado en Huesca está revolucionando el concepto de la llamada alta cocina, haciéndola accesible al público mayoritario, en forma de tapas.

Restaurante Tatau de Huesca
Restaurante Tatau de Huesca

 

Restaurante Tatau de Huesca

Cuando llegamos a Huesca nos internamos en la zona peatonal del centro de la ciudad. Caminamos por la calle comercial Coso Alto y nos acercamos hasta la Plaza Luis López Allue. Al entrar en la plaza ya se veían al fondo, en la planta superior, los grandes ventanales del comedor del Restaurante Tatau de Huesca.

Restaurante Tatau de Huesca
Restaurante Tatau de Huesca

Después seguimos esa estela luminosa y salimos de la plaza, subiendo por las escaleras de un callejón. Pasamos junto a la fachada negra tatuada de calaveras, donde estaba la puerta de la cocina, con la inscripción “survive”.

Cocina del Restaurante Tatau de Huesca
Cocina del Restaurante Tatau de Huesca

Seguidamente bordeamos el edificio y pasamos por varias cristaleras a pie de calle que mostraban el interior de la cocina y de la barra del restaurante. Desde la calle se podía ver a los cocineros maniobrando frente a los clientes que degustaban los platos en la barra.

 

Local moderno y vanguardista

Finalmente entramos en el amplio local con ganas de participar en el espectáculo y disfrutar de nuestro papel de comensales. En el interior, la decoración seguía los parámetros del viejo Tatau. Abundaban las imágenes mexicanas de la muerte, pin ups sugerentes y guiños al mundo del cine y del tatuaje.

Restaurante Tatau de Huesca
Restaurante Tatau de Huesca

Justo en la entrada había una pequeña barra, que hacía las veces de recepción del restaurante.

Recepción-barra del Tatau Huesca
Recepción-barra del Tatau Huesca

 

Aperitivo con vino de la tierra

Nos acomodamos en unos taburetes rojos y mientras esperábamos nuestro turno para comer pedimos un aperitivo. Concretamente una copa de La Miranda de Secastilla 2015 (2,50€) un vino blanco elaborado con uva garnacha blanca bajo la DO Somontano, muy fino y agradable en boca. Lo acompañamos con una Gilda (2€) de aceitunas , guindilla y anchoas.

Comedor minimalista

Desde este sitio disfrutábamos con el trabajo de los cocineros y camareros sirviendo a los clientes en la barra. Aunque era un verdadero espectáculo, Show Cooking en estado puro, en esta ocasión habíamos reservado una mesa en el comedor situado en la primera planta.

Bodega Restaurante Tatau de Huesca
Bodega del Restaurante Tatau de Huesca

Nos acompañaron al comedor y pasamos junto a la bodega vigilada por dos coloristas calaveras. Después cruzamos una gran puerta de cristal tatuada con una Venus de Nilo que nos proponía tres opciones, vita, morte o amore.

Puerta del comedor
Puerta del comedor

Mientras entrabamos en el amplio comedor de paredes negras con dibujos barrocos, meditamos nuestra elección. Luego nos acomodamos en unas sillas rojas frente frente a un enorme ventanal. Desde allí divisábamos el movimiento de la gente que pululaba por la Plaza Luis López Allue.

Mesa del comedor
Mesa del comedor

Enseguida nos trajeron la carta con las tapas y las especialidades del restaurante. Lo más destacable fue comprobar que seguían fieles a su estilo, con creaciones gastronómicas atrevidas. Además, estaban basadas en productos de calidad aragoneses y elaboradas con técnicas de alta cocina.

 

Vinos aragoneses

En la carta de vinos también se notaba su apuesta por los productos locales, con bastantes referencias de la zona. Pero, en esta ocasión nos decantamos por una botella de Raventós i Blanc de La Finca  2013 (25€), un cava catalán brut nature gran reserva, de delicado sabor.

Cava Raventós i Blanc de la Finca
Cava Raventós i Blanc de la Finca

Después nos dejaron en la mesa un Surtido de panes elaborados por ellos mismos. Había tres tipos,  focaccia, pan de semillas, pan tradicional casero y unos picos. Además vinieron acompañados de una adictiva Mantequilla de finas hierbas.

 

Productos de temporada bien tratados

Comenzamos la velada con la Mojama con salpicón de tomates, queso fresco y almendras (8,50€).  Un plato donde todos los ingredientes tenían su protagonismo, destacando la mojama fileteada con un sabor exquisito.

Mojama con salpicón de tomates, queso fresco y almendras
Mojama con salpicón de tomates, queso fresco y almendras

Continuamos con la Vieira al natural con Vichycoco (7,50€), con todo el gusto del mar y el toque del coco.

Vieira al natural con Vichycoco
Vieira al natural con Vichycoco

Nuestra siguiente elección fueron los Espárragos Blancos (18€) servidos en dos pases. Primero las  Yemas de espárragos templadas y después los Tallos con huevo a baja temperatura y queso parmesano. Ambas creaciones sorprendían por su sabor.

Bogavante exquisito

Continuamos con el Bogavante en tres servicios (18€), que estaba delicioso. Primeramente degustamos un Salpicón de los codos de las patas del marisco con varias hortalizas y una delicada salsa.

Salpicón de los codos de las patas del marisco
Salpicón de los codos de las patas del marisco

Después, en el segundo acto, nos sirvieron la Cola del bogavante sobre un guiso de morros de cerdo y una emulsión de su coral. El marisco en su punto perfecto competía en protagonismo con el sorprendente fondo de morros. Para untar y repetir.

Cola del bogavante sobre un guiso de morros y una emulsión de su coral
Cola del bogavante sobre un guiso de morros y una emulsión de su coral

Finalmente, en el tercer servicio, apareció la Pinza en suquet, con una carne tersa y bien cocinada sobre un caldo adictivo. Resumiendo, tres grandes pasos para disfrutar de un producto del mar bien interpretado.

Pinza en suquet
Pinza en suquet

 

Carnes sorprendentes

Continuamos con el Lomo de rubia gallega (18€) una carne de vaca al punto de un gusto exquisito.

Lomo de rubia gallega
Lomo de rubia gallega

Además vino acompañada de una especie de Albóndiga en salsa con patatas fritas. Concretamente estaba elaborada con las partes menos nobles de la vaca rubia gallega, servida templada y ligeramente marinada.

Albondiga de rubia gallega
Albondiga de rubia gallega

Para finalizar este momento cárnico volvimos a probar el Cochinillo meloso y crujiente (10,50€), un clásico del Restaurante Tatau de Huesca.

Cochinillo meloso y crujiente
Cochinillo meloso y crujiente

 

 

Postres

Llegó el momento dulce y comenzamos con la Créme Brûlée (5,50€) de una textura cremosa y un delicioso sabor.

Créme Brûlée
Créme Brûlée

Finalizamos con una Torrija con pasión y vainilla (6,50€), elaborada con pan brioche y acompañada de un helado de vainilla.

Torrija con pasión y vainilla
Torrija con pasión y vainilla

Podemos decir que volvió a ser una velada perfecta en el Restaurante Tatau de Huesca. Además mantiene el espíritu de un bar de tapas, sirviendo platos atrevidos elaborados con buenos productos. También comprobamos el buen rollo y la pasión de los cocineros por su trabajo. En definitiva un moderno local con un toque canalla, donde el cliente se siente partícipe de esta fiesta gastronómica.

 

Tatau Bistro
Tatau Bistro

Restaurante Tatau de Huesca

Calle Azara, s/n, Huesca

Teléfono: 974 04 20 78

Horario: De Martes a Sábado

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

 

 

 

 

 

 

 

 

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.