El nuevo Tatau, sigue revolucionando el mundo de las tapas

El Tatau Bistro de Huesca ha cambiado recientemente de local, dejando atrás su coqueto establecimiento de la calle San Lorenzo, para desembarcar en la Calle Azara, s/n con vistas a la Plaza Luis López Allue, epicentro del casco histórico de la capital oscense.

Tatau Bistro

Tatau 

Ya os contamos nuestra grata experiencia en el Old Tatau Bistro y teníamos ganas de visitar el nuevo espacio gastronómico y disfrutar de las tapas de última generación elaboradas por el equipo de Tonino Valiente , con las que ha conseguido una estrella michelin.

Este “coci-nero” catalán afincado en Huesca, que disfruta en la cocina y transmite su pasión, está revolucionando el concepto de la llamada alta cocina, haciéndola accesible al público mayoritario en su moderno y atrevido local.

Tatau Bistro

Tatau 

Nos internamos en la zona peatonal del centro de Huesca por la calle comercial Coso Alto y cuando enlazaba con la Calle Coso Bajo, tomamos a la izquierda para  subir por la Calle Villahermosa, Duquesa , que nos llevo hasta la Plaza Luis López Allue. Al entrar en la plaza ya se veían, en la planta superior, los grandes ventanales del comedor del restaurante.

Tonino Valiente y Esther Saiz a pie de calle

Tatau 

Seguimos esa estrella iluminada y salimos de la plaza, subiendo por  las escaleras de un callejón, donde, escondida en una fachada negra tatuada de calaveras, estaba la puerta de la cocina, decorada con un dibujo con la palabra “survive”.

Bordeando el edificio pasamos por varias cristaleras a pie de calle, una daba a la cocina y otra a la barra del bar restaurante. Desde la calle se podía ver a los cocineros maniobrando en la cocina y a los clientes degustando los platos servidos en la barra.

Un local impresionante con una pequeña barra a la derecha a modo de bar-recepción y otra a la izquierda, mas larga y sinuosa frente a la cocina, donde los cocineros preparaban las pequeñas delicias en forma de tapas, que los camareros servían en la barra a los clientes apostados en sus sillas altas.

Recepción-barra del Tatau Bistro

Recepción-barra del Tatau 

¡¡No secret, cocina a la vista, puro showcooking!!

Entramos con ganas de participar en el espectáculo y disfrutar de nuestro papel de comensales. Let´s go!!!

La decoración seguía los parámetros del anterior local, plagado de imágenes mexicanas de la muerte, pin ups sugerentes y guiños al mundo del cine y del tatuaje.

Hall del Tatau Bistro

Hall del Tatau

Era un verdadero espectáculo ver el funcionamiento del set cocina-barra, pero en esta ocasión habíamos reservado una mesa en el comedor superior y nos dirigimos hacia allí por unas oscuras escaleras.

Bodega del Tatau Bistro

Bodega del Tatau

Pasamos junto a la bodega vigilada por dos coloristas calaveras y nos topamos con una gran puerta de cristal tatuada con una Venus de Nilo que nos proponía tres opciones, vita, morte o amore.

Puerta del comedor

Puerta del comedor

Optamos por meditar nuestra elección mientras entrabamos en el amplio comedor de paredes negras con dibujos barrocos y nos acomodamos en unas sillas rojas frente a una mesa con mantel blanco, desde donde divisábamos por la ventana el movimiento de la gente que pululaba por la Plaza Luis López Allue. Un ambiente elegante y acogedor.

Mesa del comedor

Mesa del comedor

Cuando el camarero nos trajo la carta de las tapas y especialidades, comprobamos que seguían fieles a su estilo, con creaciones gastronómicas atrevidas basadas en productos de calidad aragoneses y elaboradas con técnicas de alta cocina.

En la carta de vinos también se notaba su apuesta por los productos locales, con bastantes referencias de la zona.

En esta ocasión, para maridar este momento mágico nos decantamos por una botella de Raventós i Blanc de La Finca  2013 (25€), un cava catalán brut nature gran reserva, de delicado sabor y muy refrescante.

Cava Raventós i Blanc de la Finca

Cava Raventós i Blanc de la Finca

Nos dejaron en la mesa un Surtido de panes, tres elaborados por ellos mismos, focaccia, pan de semillas y unos picos, acompañados de un pan tradicional casero. Muy buenos.

Surtido de panes

Surtido de panes

Comenzamos con la Mojama con salpicón de tomates, queso fresco y almendras (8,50€), donde todos los ingredientes tenían su protagonismo en la composición del plato, destacando la mojama fileteada con un sabor exquisito.

Mojama con salpicón de tomates, queso fresco y almendras

Mojama con salpicón de tomates, queso fresco y almendras

Continuamos con la Vieira al natural con Vichycoco (7,50€), con todo el gusto del mar y el toque del coco que le iba perfectamente.

Vieira al natural con Vichycoco

Vieira al natural con Vichycoco

Pedimos el Bogavante en tres servicios (18€), abriendo con un Salpicón de los codos de las patas del marisco con varias hortalizas y una salsa muy suave. Un plato frio y muy equilibrado.

Salpicón de los codos de las patas del marisco

Salpicón de los codos de las patas del marisco

En el segundo acto nos sirvieron la Cola del bogavante sobre un guiso de morros de cerdo y una emulsión de su coral. El marisco en su punto perfecto competía en protagonismo con el espectacular y sorprendente fondo de morros que te animaba a untar el plato. Para repetir.

Cola del bogavante sobre un guiso de morros y una emulsión de su coral

Cola del bogavante sobre un guiso de morros y una emulsión de su coral

El tercer servicio tuvo como protagonista la Pinza en suquet, con una carne tersa y bien cocinada sobre un caldo adictivo. Tres pasos para disfrutar de un gran producto del mar bien interpretado.

Pinza en suquet

Pinza en suquet

Llegó el turno del Ragoût de garbanzos con salmonetes de costa (12€), cuya combinación alternaba el sabor de la legumbre con un fondo potente y la suavidad del pescado de mar. Estuvo bien.

Ragoût de garbanzos con salmonetes de costa

Ragoût de garbanzos con salmonetes de costa

Cochinillo meloso y crujiente (10,50€), un clásico del Tatau, acompañado de un delicioso huevo mollet con calabaza, un digno escudero de este gran plato. Imprescindible.

Cochinillo meloso y crujiente

Cochinillo meloso y crujiente

Finalizamos con un gran postre, Crema catalana de Can Gaig (4,50€), una visión muy personal de esta especialidad catalana. Sin palabras.

Crema catalana de Can Gaig

Crema catalana de Can Gaig

Fue una velada perfecta en el nuevo local del Tatau, un bar de tapas donde se palpaba la pasión por la cocina y donde el cliente se sentía partícipe de la fiesta gastronómica ofrecida por el equipo del cocinero Tonino Valiente, en cada servicio de comidas.

Un buen motivo para visitar Huesca y no perderse la evolución de este local de tapas galáctico.

Tatau Bistro

Tatau Bistro

Tatau 

Calle Azara, s/n, Huesca

Teléfono: 974 04 20 78

Horario: De Martes a Sábado

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s