Mesón El Cid de Villarcayo, un clásico

Un sábado que estuvimos realizando una ruta de senderismo por el norte de Burgos, concretamente en la comarca de Las Merindades, nos acercarnos hasta el Mesón El Cid de Villarcayo, un clásico que ha sabido adaptarse a lo nuevos tiempos, para probar su cordero lechal asado.

 

Mesón El Cid de Villarcayo

El Mesón El Cid de Villarcayo se encontraba en la Calle Zamora nº 42, a la salida de esta localidad burgalesa y antes de llegar a Horna, en  la carretera dirección a Burgos.

El edificio del restaurante recordaba a las ventas o fondas de otros tiempos, donde descansaban y comían los caminantes y viajeros que recorrían los viejos caminos de Castilla.

Mesón El Cid de Villarcayo
Mesón El Cid de Villarcayo

Como disponía de aparcamiento particular, dejamos el coche a la puerta del restaurante y pasamos al interior hasta uno de los comedores. Nos sentamos en una mesa junto a la ventana, rodeados de pequeños dibujos con imágenes del caballero castellano, que daba nombre al mesón. La decoración era clásica con paredes blancas y  vigas de madera y unas cortinas blancas con algún detalle de color.

Comedor de el Mesón El Cid de Villarcayo
Comedor de el Mesón El Cid de Villarcayo

Pronto se acercó uno de los camareros uniformados con pantalón azul y camisa blanca y nos dejó la carta con las especialidades que servían en el restaurante. Aunque predominaban los platos castellanos también se podían pedir pescados al horno o alubias con almejas, entre otros.

Comedor de el Mesón El Cid de Villarcayo
Comedor de el Mesón El Cid de Villarcayo

En esta ocasión nos dejamos seducir por la gastronomía burgalesa y nos atrincheramos en los platos más tradicionales del Mesón El Cid de Villarcayo.

Nos dejaron la cesta de pan (0,70€/persona) y pedimos una botella de Marqués de Cáceres (9,50€) un vino blanco seco de la DOC Rioja, que entraba muy suave.

Cocina castellana tradicional

Comenzamos con un plato de Morcilla de Villarcayo (6€) típicas de esta localidad burgalesa, elaboradas con arroz y presentadas con una textura crujiente.

Morcilla de Villarcayo
Morcilla de Villarcayo

Continuamos con media ración de Croquetas de jamón (4,50€) muy cremosas y con un sabor exquisito.

Croquetas de jamón
Croquetas de jamón

 

Cordero lechal asado en su punto

Reservamos sitio para disfrutar con el protagonista de esta velada, el Cordero lechal asado (26,90€) que llegó a la mesa en forma de pierna de cordero, cuya ración era suficiente para que dos personas saciasen su apetito.

Cordero lechal asado
Cordero lechal asado

A pesar de ser la parte trasera del cordero, la carne estaba suelta y jugosa y se deshacía en la boca. Estaba bien cocinado y degustamos esta especialidad tan tradicional castellana como si fuera la primera vez que lo probáramos. Venia acompañado por una ensalada verde de lechuga y cebolla muy bien aliñada.

Ensalada verde de cebolla y lechuga
Ensalada verde de cebolla y lechuga

Para finalizar esta comida en el Mesón El Cid de Villarcayo, nos dejamos endulzar la boca compartiendo una Torrija (6€), hecha con un pan de molde especial que elaboraban en una panadería del Valle de Valdivieso, especialmente para este postre.

Torrija con helado de chocolate
Torrija con helado de chocolate

La incursión en la gastronomía castellana en el Mesón El Cid de Villarcayo fue un acierto y disfrutamos de su cocina tradicional bien elaborada. Una parada obligatoria en Las Merindades del Norte de Burgos.

 

Mesón El Cid de Villarcayo

DirecciónCalle de Zamora, 42, Villarcayo

Teléfono947 13 11 71

 

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.