Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio, en Asturias

La costa de Asturias esconde paisajes de gran belleza esculpidos por el mar y el viento que azotan su litoral. Uno de los lugares más espectaculares es el Paisaje Protegido del Cabo Peñas o Peñes (en bable). Para conocerlo mejor realizamos la Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio (PR-AS-25). Cuando llegamos a esta localidad disfrutamos de su playa y de los platos del Restaurante La Fustariega.

Plano del Cabo de Peñas
Plano del Cabo de Peñas

Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio

En primer lugar hay que apuntar que esta ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio se dividía en dos tramos diferentes que completaban unos 13 kilómetros (ida y vuelta/ unas 3 horas y media).

Isla Herbosa
Isla Herbosa

Costa y campo

Comenzamos el recorrido caminando por el filo de los acantilados. Durante este tramo contemplamos pequeñas calas, islas y las curiosas formaciones rocosas de la costa. Posteriormente el camino se alejaba del mar para continuar entre verdes campos y atravesar pequeños pueblos. Finalmente volvíamos de nuevo a la costa para llegar a la playa y al pueblo de Verdicio.

Ruta del Faro de Peñas a Verdicio
Ruta del Faro de Peñas a Verdicio

Faro de Peñas o Faru Peñes

Concretamente, el Cabo Peñas estaba ubicado en el Concejo de Gozón, entre las localidades de Gijón y Avilés. Para llegar a este paraje natural accedimos por carretera y dejamos el coche en el aparcamiento del Faro de Peñas.

Faro de Peñas
Faro de Peñas

 

Centro de Interpretación del Medio Marino de Peñas

Después nos acercamos al edificio del faro, que se construyó en 1852 y seguía en funcionamiento. Además en su planta baja se encontraba el Centro de Interpretación del Medio Marino de Peñas, que se podía visitar.

Faro de Peñas
Faro de Peñas

En primer lugar, desde el faro caminamos hacia la derecha por unas pasarelas de madera y nos acercamos hasta un mirador frente a la costa.

Pasarelas del Faro de Peñas
Pasarelas del Faro de Peñas

Peña Gaviera

Desde allí se observaba el saliente de Peña Gaviera, frente a las puntas rocosas de Mendezálvarez, que asomaban en el mar.

Peña Gaviera y puntas de Mendezálvarez
Peña Gaviera y puntas de Mendezálvarez

Además, más a la derecha, aparecían los verdes campos que se perdían en dirección a la costa de Luanco.

Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio
Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio

Sendero por la costa de Cabo de Peñas

Después de observar esta panorámica, volvimos hasta el faro. Luego continuamos hacia la izquierda por las pasarelas de madera, que finalizaban junto a un sendero pegado a la costa. De esta forma comenzamos la primera parte de nuestra ruta por los acantilados del Cabo Peñas.

Ruta del Faro de hasta Verdicio
Ruta del Faro de hasta Verdicio

 

Paredes verticales

Probablemente, lo mas impresionante eran las paredes verticales de mas de 100 metros que descendían hasta el mar.

Hay que destacar que el sendero transcurría entre arbustos bajos, paralelo al corte de los acantilados.

Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio
Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio

 

Isla Herbosa

Durante todo el trayecto por la costa nos acompañaba la figura de la Isla Herbosa, la segunda isla más grande de Asturias.

Isla Herbosa
Isla Herbosa

Más adelante, al acercarnos al borde del acantilado divisamos la Playa El Sabín, un pequeño arenal casi inaccesible desde tierra.

Playa El Sabín
Playa El Sabín

Además, junto a esta cala se encontraba el islote El Sabín, rompiendo la armonía del litoral.

Islote El Sabín
Islote El Sabín

Después continuamos por el sendero entre brezos y divisamos unos pequeños humedales visitados por diferentes aves.

Pozas en la Ruta del Faro de Peñas
Charcas en la Ruta del Faro de Peñas

Vistas espectaculares

Cada vez que nos acercábamos al corte de los acantilados descubríamos formas caprichosas moldeadas por la fuerza del mar y el viento.

También había varias calas escondidas entre las paredes verticales de roca, que te animaban a asomarte, siempre con precaución.

Según avanzábamos y echábamos la vista atrás teníamos una panorámica más completa de la Isla Herbosa, acompañada por el Islote El Bravo.

Isla Herbosa e Islote El Bravo
Isla Herbosa e Islote El Bravo

 

Calas escondidas

Continuando este paseo por la costa, íbamos descubriendo preciosas calas en el fondo del precipicio asomado al mar.

Cala en el Cabo de peñas
Cala en el Cabo de peñas

Entonces, un poco más adelante, bordeamos un muro de piedra y nos asomamos a otra preciosa cala.

Después seguimos hasta una punta rocosa, desde donde divisamos una amplia playa de piedras y arena. Desde este punto, siguiendo la linea del litoral, ya se apreciaba el pueblo de Verdicio.

Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio
Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio

Senda entre pueblos y verdes campos

En este punto, como no se podía seguir caminando por la costa, retrocedimos unos metros hasta el anterior muro. Luego lo bordeamos y comenzamos la segunda parte de esta ruta por una pista hacia el interior, entre verdes prados.

Siguiendo las indicaciones pintadas en el suelo y las de un original mojón de piedra continuamos hacia la derecha. Entonces entramos en un sendero de tierra que atravesaba los campos de labranza.

Aldeas y barrios

Posteriormente el camino discurría pegado a la carretera hasta llegar a El Ferriru. Mas adelante, antes de entrar en Les Talayes, tomamos el desvío a la derecha en dirección al alojamiento rural Casa Maravilla.

Mirador frente al mar

Después el camino pasaba junto a una área de recreo con un mirador frente al mar, desde donde se apreciaba la belleza de este paraje costero.

Luego continuamos el paseo y pasamos junto a Casa Maravilla para llegar hasta el coqueto pueblo de Le Cai. 

Hórreo asturiano
Hórreo asturiano

 

Playa de Tenrero en Verdicio

Atravesamos las calles de Le Cain y llegamos al barrio de El Bocal. En este punto tomamos a la izquierda por una carretera. Continuamos caminando rodeados de prados y nos acercamos hasta la zona de la Playa de Tenrero, en Verdicio.

Desembocadura del río Tenrero en la Playa de Tenrero, en Verdicio
Desembocadura del río Tenrero en la Playa de Tenrero, en Verdicio
La Playa de Tenrero es uno de los 10 espacios de dunas más importantes del Cantábrico, incluidos en la Red Natura 2000. Además atrae a multitud de surfistas, que aprovechan las fantásticas olas que se acercan a su arenal, rodeado de rocas.
Después de recorrer esta bella playa nos acercamos hasta el pueblo de Verdicio para comer algo. Para ello atravesamos un prado por un pequeño sendero señalizado.

Restaurante La Fustariega

Al llegar a Verdicio, divisamos el edificio del Restaurante La Fustariega, rodeado de un amplio aparcamiento.
Restaurante La Fustariega de Verdicio
Restaurante La Fustariega de Verdicio
Este restaurante tenía una gran oferta gastronómica y disponía de un vivero propio de mariscos. Después de repasar la carta nos decantamos por pedir el Menú del día (10€/persona). Además, pedimos una andarica o nécora recién cocida (6€) y una botella de sidra El Peñon (3€) con Denominación de origen protegida Sidra de Asturias.

Menú del día

Después de este aperitivo degustamos el Menú del día, compuesto de platos de comida casera asturiana. Finalmente degustamos una Sopa de verduras con pollo y un sabroso Guisado de ternera.
Para finalizar comimos una deliciosa Tarta de chocolate casera y pedimos un café cortado.
Tarta de chocolate casera
Tarta de chocolate casera

 

Regreso al Faro de Peñas

Después de comer regresamos por el mismo camino entre pueblos y verdes campas. Pero, en el tramo final, en vez de empalmar con el camino de la costa, continuamos a la derecha por otro sendero paralelo a la carretera, que nos llevó hasta el aparcamiento del Faro de Peñas.

Esta Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio fue un bonito paseo por la costa del Cabo de Peñas, con unas vistas espectaculares. Además degustamos algunos platos de la gastronomía de esta comarca asturiana.

Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio
Ruta del Faro de Peñas hasta Verdicio

 

Texto: Txema Aguado

Fotografía y Vídeo: Esther Saiz y Txema Aguado

 

 

 

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.