Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas, luces y sombras

Comenzaremos diciendo que desde hace tiempo teníamos ganas de conocer el Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas. Un establecimiento que ostenta una estrella michelin desde el año 2000. Durante esta visita probamos el Menú Sensaciones de Otoño, un desfile de platos creativos con un sabor sorprendente, servidos en un local muy acogedor. Es una pena que el servicio de sala no estuviese a la altura de esta propuesta gastronómica tan interesante.

Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas

En uno de nuestros viajes por Asturias recalamos en el Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas, situado en la Avenida Europa nº 14 de esta localidad asturiana.

Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas

Desde el exterior no se adivinaba lo que se escondía entre sus paredes de piedra y ladrillo. Al entrar nos encontramos con un comedor que lucía una decoración clásica, donde predominaba la madera y los cuadros coloristas.

Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas

Pero nuestra mesa se encontraba en otra estancia, que disponía de una enorme cristalera, junto a un bonito patio con una vegetación muy frondosa. En sus paredes colgaban platos, cuadros y originales figuras de varios animales, como el jabalí y el ciervo.

Comedor de El Corral del Indianu Comedor de El Corral del Indianu

Tomamos asiento en unas confortables sillas alrededor de una mesa con una mantelería blanca y una vajilla y unos complementos muy modernos. Además, desde allí, se podía disfrutar de las vistas del espacio ajardinado.

Comedor de El Corral del Indianu Comedor de El Corral del Indianu

Menú Sensaciones de Otoño

Enseguida nos atendió la jefa de sala, que nos informó sobre los platos y menús degustación de los que disponían. Nuestra elección fue rápida y nos decantamos por el Menú Sensaciones de Otoño (69€/persona). Una selección de platos elaborados por Jose Antonio Campoviejo, un cocinero asturiano autodidacta con un gran ingenio creativo y una técnica que roza la perfección.

Menú Sensaciones de Otoño Menú Sensaciones de Otoño

Además, nos asesoró amablemente en lo relativo a la bodega, que disponía de 99 vinos seleccionados por el chef. Finalmente elegimos el número 85, una botella de Gabaxo 2016 (31,50€), vino tinto de autor elaborado con uva garnacha de la DOc Rioja.

A partir de este momento quedamos en manos de unos camareros que se limitaban a servir los platos y recitar de carrerilla su composición. Mientras esperábamos el ilusionante desfile de platos, nos ofrecieron agua en una jarra, sin informar si era del grifo, filtrada o agua mineral de botella o “Agua natural de Asturias” (2,75€) como aparecía en la factura.

Patio ajardinado de El Corral del Indianu Patio ajardinado de El Corral del Indianu

Entrantes

En primer lugar degustamos las “Perlas” en el Eo, una deliciosa esfera helada de chocolate blanco rellena de la esencia del mar. Una creación que explotaba en la boca y despertaba todos los sentidos.

Perlas en el Eo Perlas en el Eo

Continuamos con “Raíces” un bocado suave que te hacía viajar a los sabores mas tradicionales.

Raíces Raíces

Seguimos pegados a la cocina de casa con una exquisita Croqueta de jamón ibérico, crujiente por fuera y cremosa por dentro.

Croqueta de jamón ibérico Croqueta de jamón ibérico

Sabores asturianos

Posteriormente degustamos un Macaron de maíz y sabadiego (un chorizo negro asturiano), un bocadito muy sabroso.

Macaron de maíz y sabadiego Macaron de maíz y sabadiego

Cada plato aparecía con una presentación muy cuidada y con un sabor sorprendente. A continuación probamos el Bombón de Cabrales y chocolate blanco, un trampantojo delicado y explosivo.

Bombón de Cabrales y chocolate blanco Bombón de Cabrales y chocolate blanco

El siguiente plato continuaba haciendo guiños a la tradición, pero pasada por el filtro de este inquieto cocinero asturiano. Un claro ejemplo era la creación “Lácteos de Asturias“. Compuesto por una espectacular y original sopa de ajo y una esfera de queso de Geo de Lazana sobre una tosta de pan caramelizada.

Lácteos de Asturias Lácteos de Asturias

La fiesta gastronómica continuó con un Torto de maíz con guacamole y cebolla marinada.

Torto de maíz con guacamole y cebolla marinada Torto de maíz con guacamole y cebolla marinada

Finalizamos los entrantes con un plato denominado curiosamente Vacaballo. Una combinación magistral de carne de vaca marinada con huevas de rodaballo ahumado y matices picantes y ácidos.

Vacaballo Vacaballo

Primeros platos

En este momento de la velada llegó el pan acompañado de una mantequilla adictiva (3,08€/persona). Un detalle poco elegante cobrar el pan en un Menú Degustación, pero bueno.

Pan y mantequilla Pan y mantequilla

Por otra parte, seguían llegando las sorpresas positivas a la mesa. Concretamente la especialidad llamada ” Como una ensalada de tomate, lechuga y cebolla“. Una forma diferente y original de comer una ensalada.

Como una ensalada de tomate, lechuga y cebolla Como una ensalada de tomate, lechuga y cebolla

Seguidamente probamos los Cubos de la Memoria, un homenaje a la tradicional borona preñada, con una puesta en escena llamativa.

Cubos de la Memoria Cubos de la Memoria

¡ Aparecieron las fabes!

Como no podía ser de otra forma aparecieron las “Fabes  fresques” en escabeche tibio, sobre un bonito ligeramente marinado y su jugo ahumado. Un gran plato que dejaba su huella en el paladar.

Fabes fresques en escabeche tibio Fabes fresques en escabeche tibio

En la lista de primeros platos estaba el Salpicón de Bogavante. Por este motivo preguntamos amablemente a los camareros porque no se había servido. Como su respuesta fue en varias ocasiones que vendría mas adelante, finalmente preguntamos a la maitre. Cuando vio la hoja de los platos dijo que ese no era el menú y se llevo la hoja, sin mas explicaciones. Además no nos dejo una hoja nueva para seguir el menú.

Segundos platos

La velada gastronómica siguió su curso sin bajar en intensidad de sabores y en la vistosidad de las presentaciones. En este momento degustamos un Meloso de ternera lacado envuelto en una lámina de atún rojo y salpicado de sésamo negro. Tanto la carne como el pescado estaban deliciosos y combinaban perfectamente.

Entonces llegó a la mesa por sorpresa y sin ninguna explicación el Salpicón de Bogavante, una delicia presentada con sus corales ligados. Hay que decir que por nuestra parte habría sido suficiente con una disculpa por el error de la hoja del menú.

Salpicón de bogavante Salpicón de bogavante

Después de este agradable inciso llego la hora del pescado del día, plato denominado Artesania oceánica. En este momento degustamos un Salmonete bien cocinado con una salsa de sus interiores y acompañado con unas algas en textura.

Salmonete Salmonete

Posteriormente pasamos al plato de carne, un Gochin astur-celta prensado y tostado. Además estaba escoltado por una suave ensalada de mar y tierra.

Gochin astur-celta prensado y tostado Gochin astur-celta prensado y tostado

Postres originales

En primer lugar probamos la fantasía “Fabes roxes, fabes pintes” un conseguido trampantojo.

Fabes roxes, fabes pintes Fabes roxes, fabes pintes

Finalizamos con “Las emociones del arroz con leche“, un postre clásico asturiano transformado por el chef en una lujosa exquisitez.

Las emociones del Arroz con leche Las emociones del Arroz con leche

Pero todavía faltaban los Petit Fours, un Macaron de cacao con crema de limón y un Bombón de chocolate y fruta de la pasión. Un broche perfecto.

Petit fours Petit fours

Sorpresa desagradable

Después de esta fantástica velada gastronómica llena de sabrosas sorpresas culinarias bien ejecutadas, pedimos la cuenta a uno de los camareros. Cuando vimos la factura nos quedamos de piedra. En ella aparecía el concepto de 2 cubiertos (6,16€) y nos habían cobrado el agua servida en una jarra sin especificar que era agua mineral (2,75€).

Factura de El Corral del Indianu Factura de El Corral del Indianu

Como los camareros no supieron explicarnos nada al respecto, solicitamos hablar con la maitre. La jefa de sala nos informó de que el concepto “cubiertos” se refería al pan y la mantequilla y que el agua de la jarra era agua mineral. Le mostramos nuestro asombro, pero se fue y envió a uno de los camareros a cobrarnos. Finalmente le había ordenado descontar de la factura el importe del agua pero no el de los “cubiertos”. Pagamos y  antes de marcharnos tuvimos que volver a pedir la hoja con los platos del menú, que en esta ocasión estaba rectificada.

Menú Sensaciones de Otoño Menú Sensaciones de Otoño

Actitud poco elegante

Hay que decir que no entendemos este gesto de cobrarnos algo que estaba incluido en el precio del Menú Degustación, es decir los “cubiertos”. Queremos pensar que esto no es lo habitual y que ha podido ser un malentendido.

Resumiendo, un esplendido momento gastronómico alrededor de la mesa del  Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas. Solamente empañado por estos pequeños detalles tan poco elegantes, en un establecimiento de esta categoría.

Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas Restaurante El Corral del Indianu de Arriondas

Restaurante El Corral del Indianu

DirecciónAv. de Europa, 14, Arriondas

Teléfono985 84 10 72

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.