Qué ver en Avilés en un día recorriendo su casco histórico y sus sidrerías

Durante nuestros viajes por Asturias hemos visitado algunos de sus encantadores pueblos y hemos recorrido sus paisajes naturales del interior y a lo largo de la costa. También hemos disfrutado de sus ciudades como Gijón, una urbe moderna asomada al mar y Oviedo, llena de edificios emblemáticos y esculturas al aire libre. Ahora ha llegado el momento de descubrir qué ver en Avilés en un día, paseando por su casco histórico y disfrutando del ambiente de sus sidrerías.

Que ver en Avilés en un día
Qué ver en Avilés en un día

Qué ver en Avilés en un día

En primer lugar nos dejamos llevar por las calles peatonales de su casco histórico hasta asomarnos a la ría de Avilés, donde estaba ubicado el Centro Niemeyer. Además degustamos la gastronomía asturiana sumergiéndonos en el ambiente de sus sidrerías y restaurantes. Acompáñanos en este recorrido por Avilés y descubriremos juntos el encanto de esta ciudad asturiana.

Qué ver en Avilés en un día
Qué ver en Avilés en un día

 

Casco Histórico de Avilés

Comenzamos nuestro recorrido por el Casco Histórico de Avilés, que en 1955 fue declarado Conjunto Histórico Artístico. Además Avilés esta considerada la villa medieval de Asturias y en su día estuvo protegida por una muralla. Lo que mas destacaba era la proliferación de soportales con arcos de piedra y columnas que encontramos en sus calles.

Que ver en Avilés en un día
Qué ver en Avilés en un día

 

Parque del Carbayedo

En primer lugar visitamos el Parque del Carbayedo, una zona verde rodeada de casas tradicionales con sus clásicos soportales.

Parque del Carbayedo
Parque del Carbayedo

Este parque estaba presidido por un gran hórreo asturiano y un carbayo o roble.

Parque del Carbayedo
Parque del Carbayedo

Aquí también se encontraba la Capilla de Jesusín de Galiana, construida en el mismo lugar que ocupó la ermita de San Roque del siglo XVII.

Capilla de Jesusín de Galiana
Capilla de Jesusín de Galiana

Parque de Ferrera

Después nos dirigimos hacia la Calle Galiana, pero antes entramos en el Parque de Ferrera, uno de los pulmones verdes de Avilés. Antiguamente fue propiedad de los marqueses del Palacio de Ferrera, pero en 1976 se convirtió en un parque público. Cuenta con un precioso kiosko y un amplio prado arbolado de estilo inglés y con una zona de arbustos ornamentales llamada «Jardín Francés».

Parque de Ferrera
Parque de Ferrera

Calle Galiana

Luego volvimos a la Calle Galiana, construida durante la expansión de la ciudad en el siglo XVII. En su día fue el principal camino hacia la localidad de Grado y disponía de dos tipos de suelo, uno empedrado para el ganado y otro liso para el resto de los viandantes.

Calle Galiana de Avilés
Calle Galiana de Avilés

Esta calle destacaba por su galería de soportales de 252 metros, con sus llamativas columnas de piedra. Actualmente se ha convertido en una zona de ocio con numerosas terrazas y bares. También es famosa por ser el escenario del animado desfile del Antroxu durante los carnavales.

Calle Galiana de Avilés
Calle Galiana de Avilés

 

Plaza Domingo Álvarez Acebal 

Continuamos hasta la Plaza Domingo Álvarez Acebal, donde nos topamos con el llamativo edificio del Palacio de Balsera o Sendón, reconvertido en el actual Conservatorio de Música. Como curiosidad, al parecer, por sus estancias deambuló un fantasma llamado Walker.

Palacio de Balsera o Sendón
Palacio de Balsera o Sendón

Luego desembocamos en la Calle San Francisco, donde también encontramos una galería de soportales debajo de unas fachadas coloristas.

Que ver en Avilés en un día
Que ver en Avilés en un día

Además, enfrente se encontraba la Iglesia de San Nicolás de Bari del siglo XIII.

Iglesia de San Nicolás de Bari
Iglesia de San Nicolás de Bari

Plaza de España o El Parche

Continuamos hasta la Plaza de España o El Parche, donde estaba el Ayuntamiento de Avilés, que también contaba con una galería de soportales. Desde aquí se podía seguir paseando por las calles peatonales del casco histórico de Avilés.

Ayuntamiento de Avilés
Ayuntamiento de Avilés

Palacio de Valdecarzana

En nuestro caso entramos por la Calle La Ferreria  paseando junto a sus soportales. Al final de la calle estaba el Palacio de Valdecarzana (siglo XIV) un edificio de estilo gótico, que actualmente es el Archivo Histórico Municipal.

Palacio de Valdecarzana
Palacio de Valdecarzana

Iglesia de los Padres Franciscanos

Después nos dirigimos a la iglesia de San Antonio de Padua o iglesia de los Padres Franciscanos, cuya nave central del siglo XII de estilo románico era el edificio más antiguo de Avilés. Además en su interior se encontraban los restos de Don Pedro Menéndez de Avilés, un personaje ilustre de la ciudad, en los tiempos de Felipe II.

Iglesia de los Padres Franciscanos
Iglesia de los Padres Franciscanos

Enfrente se podía visitar el Museo de la Historia Urbana de Avilés, donde se mostraba la historia de esta ciudad asturiana.

 

Palacio de Camposagrado

Muy cerca se hallaba el Palacio de Camposagrado con su fachada norte de estilo renacentista y la sur de estilo barroco asturiano del siglo XVII. Actualmente era la sede de la Escuela de Arte del Principado de Asturias.

Palacio de Camposagrado
Palacio de Camposagrado

Parque del Muelle

En este punto salimos del casco histórico amurallado al Parque del Muelle, situado junto a la ría de Avilés.

Parque del Muelle
Parque del Muelle

 

Barrio de Sabugo

Desde aquí atravesamos la Plaza Pedro Menéndez y seguimos caminando por la Calle Estación internándonos en el Barrio de Sabugo. Este antiguo barrio de pescadores estaba situado fuera de la zona amurallada de Avilés y conservaba restos de su pasado marinero. En esta calle también se encontraba la escultura de bronce «La Monstrua» de Amado González Hevia.

Barrio Sabugo de Avilés
Barrio Sabugo de Avilés

Finalmente llegamos hasta la Plaza del Carbayo, donde era habitual encontrar a los avilesinos y a los visitantes disfrutando del ambiente de las sidrerías y sus terrazas.

Plaza Carbayo de Avilés
Plaza Carbayo de Avilés

Además aquí se encontraba la Vieja Iglesia de Sabugo del siglo XIII, con su portada principal de estilo gótico y la puerta lateral de estilo románico. Junto a su ábside estaba la Mesa de Mareantes, donde antiguamente se reunían los pescadores para tomar decisiones sobre la pesca.

Vieja Iglesia de Sabugo
Vieja Iglesia de Sabugo

Después nos adentramos por la pintoresca y estrecha Calle Bances Candamo y regresamos de nuevo al Parque del Muelle.

Barrio Sabugo de Avilés
Barrio Sabugo de Avilés

Paseo por la ría

Cuando llegamos al parque lo cruzamos hacia la izquierda en dirección a la calle Emile Robin para atravesar las vías del tren y acceder al paseo de la ría. Hay que recordar que Avilés es la única ciudad asturiana con un estuario natural, en cuya ría contaba con un puerto deportivo y otro pesquero.

Paseo por la ría de Avilés
Paseo por la ría de Avilés

 

Centro Niemeyer

Paseamos junto la ría en dirección al Centro Niemeyer, situado en la otra orilla, al que accedimos por una pasarela peatonal que cruzaba la ría.

Centro Niemeyer de Avilés
Centro Niemeyer de Avilés

Allí entramos en una gran plaza dominada por la presencia de una original torre con un mirador. El cuadro lo completaba un auditorio en forma de ola, un centro de exposiciones con una cúpula en forma de montaña y otro edificio multifuncional. El Centro Niemeyer parecía diseñado como una exaltación a la linea curva y al color blanco que le daba un aspecto espacial y futurista.

Centro Niemeyer de Avilés
Centro Niemeyer de Avilés

Para regresar atravesamos de nuevo la ría de Avilés por el Puente peatonal de San Sebastían.

Puente de San Sebastián
Puente de San Sebastián

Después cruzamos las vías del tren por el Puente La Grapa, una pasarela peatonal de madera que se asomada a la ría. Así llegamos a la Plaza Santiago López,  junto al Casco Histórico de Avilés.

Centro Niemeyer de Avilés
Centro Niemeyer de Avilés

Sidrerías y Restaurantes de Avilés

Después de este paseo  por Avilés toca hablar del restaurante donde comimos y de las sidrerías que recorrimos probando varios tipos de sidras asturianas (Botella / 2,70€ – 3€) con sus tapinas gratis y algunas deliciosas raciones.

 

Restaurante El Pañol

A la hora de comer nos decantamos por el Restaurante El Pañol, situado en el Barrio de Sabugo, donde degustamos sus originales platos caseros, maridados con unos vinos asturianos.

Restaurante El Pañol
Restaurante El Pañol

 

Sidrería Casa Lin

A la hora de la cena decidimos ir de sidrerías y comenzamos en Casa Lin,  una sidrería centenaria ubicada en la Avenida Telares 3, junto a la ría. En su amplio local servían una gran variedad de palos de sidra y estaban  especializados en marisco y pescado.

Nosotros probamos la sidra El Santu y la sidra Fran con una tapina de bollo con chorizo y también pedimos unos Mejillones con tomate (10,50€).

Marisquería  La Botella

Muy cerca estaba la Marisquería La Botella, en la Calle Emilie Robin 15, donde tomamos unos culines de sidra El Peñón con una tapina de carne guisada.

 

Casa Alvarín

Después nos acercamos hasta Casa Alvarín, calle Las Alas 2, junto a la Plaza de España. En la barra probamos la sidra El Gobernador con su tapina y pedimos 1/2 ración de Queso La Peral (6€), un exquisito queso azul asturiano.

Sidrería Tierra Astur

Muy cerca se encontraba la Sidrería Tierra Astur, Calle San Francisco 4, un local con una cuidada decoración basada en las lagares asturianos.

Pertenecía a una cadena asturiana de sidrerías y contaba con una tienda de productos asturianos. Nosotros probamos la sidra La LLarada con una tapina de chorizo criollo y pedimos una ración de chipirones afogados.

Un broche perfecto para rematar esta interesante jornada durante la que descubrimos qué ver en Avilés en un día. En nuestra próxima visita nos acercaremos hasta sus playas para descubrir la costa de Avilés.

Texto: Txema Aguado

Fotografía y Vídeo: Esther Saiz Txema Aguado

 

Autor: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que apostamos por el turismo sostenible y responsable y disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Durante nuestros viajes nos gusta realizar rutas de senderismo en contacto con la naturaleza, comer en restaurantes y bares de tapas, visitar bodegas, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Además solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.