Ruta de los Cahorros de Monachil en Granada

La Ruta de los Cahorros de Monachil en Granada es un recorrido muy interesante que se interna en un estrecho desfiladero con 5 puentes colgantes, cascadas y un refrescante paisaje de ribera. Hay varias opciones para realizar esta ruta y nosotros elegimos una variante de 8 kilómetros (2 horas/ida y vuelta) partiendo desde el casco urbano de Monachil.

Ruta de los Cahorros de Monachil

Ruta de los Cahorros de Monachil en Granada

Esta ruta de los Cahorros de Monachil se iniciaba en la localidad de Monachil, a unos 14 kilómetros de Granada, dentro del Parque Natural de Sierra Nevada. Aunque existía la posibilidad de realizar la Ruta circular de los Cahorros (PR-A283) señalizada con marcas amarillas, a nosotros nos pareció más interesante partir desde el casco urbano de Monachil y caminar junto al cauce del río siguiendo las marcas verdes del Sendero del río Monachil (SL-A 294), inaugurado en 2017.

Además después del recorrido por los Cahorros Bajos, antes de atravesar el 4º puente colgante, ascendimos por la ladera para internarnos en los Cahorros Altos y llegar a un mirador, desde donde contemplamos la belleza de este cañón natural. Después atravesamos el puente colgante más largo y entramos en el estrecho desfiladero llegando hasta el paraje de Las Azuelas, donde encontramos el 5º puente sobre el río Monachil. Por ello recorrimos unos 8 kilómetros (2 horas/ida y vuelta) disfrutando de este impresionante entorno natural alrededor del río Monachil.

Sendero del río Monachil

En primer lugar nos acercamos hasta el pueblo de Monachil y dejamos el coche en el aparcamiento público y gratuito de la calle Huenes.

Aparcamiento en Monachil

Luego, siguiendo las indicaciones, comenzamos a caminar por la acera y tomamos a la derecha para acceder a una pista asfaltada. A unos 100 metros apareció la señal del Sendero del río Monachil, inaugurado en 2017.

Sendero del río Monachil

Aquí tomamos el desvío a la izquierda para bajar por unas escaleras hacia el cauce del río Monachil.

Río Monachil

De esta forma transitamos por un sendero de tierra con algunos tramos de escaleras de madera, disfrutando del frescor de las aguas del río, que formaban algunos rápidos y varias pozas.

Río Monachil

Hay que apuntar que el río Monachil nace en las faldas del Pico Veleta, a unos 2.975 metros de altura y después de recorrer unos 25 kilómetros desemboca en el río Genil cerca de Granada.

Río Monachil

Central Hidroeléctrica La Trola

Más adelante llegamos hasta las instalaciones abandonadas de la Central Hidroeléctrica «La Trola» y continuamos por el Sendero del río Monachil, marcado con señales verdes.

Central Hidroeléctrica «La Trola»

Central Hidroeléctrica de Tranvías

Luego pasamos junto a la Central Hidroeléctrica de Tranvías, inaugurada en 1907 para suministrar electricidad al tranvía de Sierra Nevada. Aunque se cerró en la década de los sesenta, posteriormente fue adquirida por el Ayuntamiento de Monachil, que la restauró y la puso de nuevo en marcha en 1991 para volver a producir electricidad.

Central Hidroeléctrica de Tranvías

Continuamos por el Sendero del río Monachil en dirección a los cahorros, rodeados de vegetación y sin despegarnos del cauce del río, que en algunos tramos se encajonaba entre grandes rocas.

Río Monachil

Primer Puente colgante

Unos de los atractivos de esta ruta de los Cahorros de Monachil eran los cinco puentes colgantes que se atravesaban durante el recorrido. Pronto llegamos al primer puente colgante, que estaba semiescondido entre los árboles y lo cruzamos para seguir el camino.

Primer puente colgante

Después de subir por unas escaleras accedimos hasta un llano, donde tomamos a la derecha para seguir por un camino de tierra pegado al cauce de la acequia.

Ruta de los Cahorros de Monachil

Mientras caminábamos se podía escuchar y ver una preciosa cascada que se descolgaba por la ladera de la montaña.

Ruta de los Cahorros de Monachil

Segundo Puente colgante

Continuamos la marcha y apareció el segundo puente colgante, que atravesamos con cuidado para pasar a la otra orilla del río.

Segundo Puente Colgante

Después bajamos por unas empinadas escaleras y luego volvimos a ascender internándonos poco a poco en el desfiladero, rodeados de pequeños saltos de agua.

Ruta del río Monachil

Durante el recorrido ascendente iban apareciendo carteles indicativos del Sendero del río Monachil.

Sendero del río Monachil

Tercer Puente colgante

Luego llegamos al tercer puente colgante, algo más corto, pero muy espectacular ya que pasaba sobre una zona de pequeñas cascadas y rápidos del río Monachil.

Tercer puente colgante

A continuación subimos unas escaleras y encontramos un cruce de caminos junto a varias casas en ruinas, debajo de una roca. A la derecha se encontraba el cuarto puente colgante y el más largo, que nos llevaba a la zona más estrecha de los Cahorros de Monachil.

Casas en ruina

Mirador de los Cahorros Altos

Pero nosotros antes de cruzar este puente tomamos el camino de la izquierda que se dirigía a las Eras de los Renegales. Nuestra intención era ascender por un sendero tallado en la ladera de la montaña para acceder a un espectacular Mirador en los Cahorros Altos.

De esta forma contemplamos una preciosa panorámica del valle que formaba el río Monachil.

Cahorros de Monachil

Cuarto Puente colgante

Después de disfrutar desde arriba de estas maravillosas vista del cañón del río Monachil, regresamos hasta el acceso del cuarto puente colgante.

Cahorros de Monachil

Este era el más largo y contaba con 63 metros de pasarela de madera suspendida a unos 15 metros de altura sobre el cauce del río Monachil.

Cuarto puente colgante

Pasamos lentamente agarrados a las barandillas y llegamos al inicio de la parte más estrecha de los Cahorros de Monachil, donde brotaba un salto de agua desde una pequeña presa de hormigón.

Cuarto puente colgante

En este punto era habitual encontrar escaladores suspendidos de las paredes verticales del estrecho desfiladero.

Cahorros de Monachil

Cahorros de Monachil

Comenzamos a internarnos entre las paredes verticales caminando sobre un estrecho muro de hormigón construido entre las paredes de roca y la orilla del río Monachil.

Cahorros de Monachil

Apenas había espacio para una persona y en algunos tramos era necesario ponerse de acuerdo con las personas que volvían por el mismo camino y pasar alternándose.

Cahorros de Monachil

También había tramos donde encontramos asideros metálicos anclados a la roca e incluso había que pasar a gatas para evitar algunos caprichosos salientes rocosos de la pared.

Cahorros de Monachil

Otra opción, si se disponía de calzado para el agua, era bajar al cauce del río Monachil por unas escaleras de metal y seguir por el interior del cauce.

Cahorros de Monachil

En esta parte de los Cahorros de Monachil había zonas del desfiladero con apenas 5 metros de anchura entre los tajos verticales de roca.

Cahorros de Monachil

Cueva de Las Palomas

Cruzando los cahorros llegamos hasta la Cueva de las Palomas, un túnel natural creado por un desprendimiento de grandes rocas.

Cueva de las Palomas

Después de caminar unos metros en la oscuridad bajo las rocas desprendidas, se podía continuar por el sendero de hormigón o seguir por el cauce del río Monachil.

Cueva de las Palomas

Más adelante se llegaba a unos grandes rocas en el río, donde había varios asideros de metal en la pared para volver a retomar el camino de hormigón.

Cahorros de Monachil

En este punto se formaba una poza de aguas cristalinas, donde la gente se solía dar un chapuzón para refrescarse.

Cahorros de Monachil

Quinto Puente colgante

Continuamos caminando entre las paredes verticales en busca de la salida del desfiladero o Cahorros de Monachil.

Cahorros de Monachil

Entonces el paisaje se suavizó y salimos a campo abierto caminando por el Paraje de Azuelas, sin perder de vista el río.

Paraje de Azuelas

Seguimos unos metros más hasta llegar al quinto puente colgante, que cruzamos solo para hacer la foto.

Quinto puente colgante

Aquí se podía continuar subiendo por el sendero que ascendía por la ladera para realizar una ruta circular, pero preferimos volver por el mismo camino. Antes de regresar buscamos un rincón junto al rio Monachil para retomar fuerzas picando algo mientras nos refrescábamos en las aguas de este río.

Río Monachil

Después desandamos el camino volviendo a atravesar los Cahorros de Monachil y llegamos al aparcamiento de Monachil.

Ruta de los Cahorros de Monachil

En definitiva esta Ruta de los Cahorros de Monachil no nos defraudó y resulto ser muy atractiva y refrescante.

Texto: Txema Aguado

Fotografía y Vídeo: Esther Saiz y Txema Aguado

Autor: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que apostamos por el turismo sostenible y responsable y disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Durante nuestros viajes nos gusta realizar rutas de senderismo en contacto con la naturaleza, comer en restaurantes y bares de tapas, visitar bodegas, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Además solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.