Ruta por la costa de Iparralde o País Vasco francés en Navidad

A principios de diciembre realizamos una ruta por la costa de Iparralde o País Vasco francés, también denominado Pays Basque (en francés). Durante un fin de semana descubrimos los paisajes, la cultura y la gastronomía de varias de sus ciudades y pueblos, situados junto al mar Cantábrico. Hay que apuntar que comparten la cultura vasca con Euskadi y Navarra o Nafarroa y además del francés también se habla en euskera.

Ruta por la costa de Iparralde o País Vasco francés

Costa del País Vasco francés o Iparralde

El País Vasco francés está compuesto de 3 provincias denominadas Labort o Lapurdi, Baja Navarra o Behe-Nafarroa y Sola o Zuberoa, que pertenecen al Departamento francés Pirineos Atlánticos. Pero durante este fin de semana nos centraremos en Labort o Lapurdi y recorreremos la costa de Iparralde desde Bayona hasta Hendaya, pasando por Anglet, Biarritz y San Juan de Luz. De esta forma disfrutaremos de los encantos de estas localidades de la Côte Basque, que también brillan en otoño e invierno, sobre todo en las fiestas navideñas.

Baiona

Comenzamos nuestra ruta en Bayona, Baiona (euskera) o Bayonne (francés), la capital de la provincia de Labort o Lapurdi, situada en el norte del Pays Basque, en la frontera con el Departamento de Las Landas. 

Esta ciudad está enclavada en la confluencia del río Nive con el Adour, que se convierte en ría para desembocar en el mar Cantábrico.

Confluencia del río Nive con el Adour

A lo largo de su historia Baiona ha sido una ciudad marcada por su carácter defensivo, comercial y marítimo y antiguamente contaba con varios perímetros amurallados y un puerto. Actualmente el puerto se ha trasladado fuera del casco urbano y todavía se conserva el espacio amurallado de la Fortaleza de Vauban (siglo XVII), utilizada por el ejército francés.

Fortaleza de Vauban

Ambiente navideño

Cuando llegamos el viernes al atardecer a Baiona nos sumergimos en el ambiente navideño que se respiraba en todos los rincones de la ciudad labortana. Destacaba la vistosa iluminación de sus calles, el mercado de Navidad y la noria gigante.

Baiona en Navidad

Además durante los tres primeros sábados de diciembre se celebraba la espectacular noche de los farolillos, que iluminaban con sus luces el cielo de la ciudad.

Durante nuestra primera noche paseamos por las calles del casco histórico medieval de le Grand Bayonne, que estaban engalanadas con luces festivas. 

Calles de Baiona

Restaurante Le Bayonnais

Después nos dirigimos al barrio más antiguo, le Petit Bayonne, donde disfrutamos de la gastronomía de Baiona sentados a la mesa del acogedor Restaurante Le Bayonnais, junto a la orilla del río Nive. 

Restaurante Le Bayonnais de Baiona

Degustamos el menú (23€/sin bebidas) que servían de martes a sábado y probamos unos platos basados en los productos de calidad de esta comarca francesa.

Restaurante Le Bayonnais de Baiona

Nos decantamos por la Trucha de Baigorry marinada al eneldo, el Estofado de pato y de postre el Crumble de manzana y piña. Todos los platos estaban bien cocinados y con un delicioso sabor. Además armonizamos esta excelente velada con el vino blanco Mignaberry de Irouleguy.

Todos los platos estaban bien cocinados y con un delicioso sabor. Además armonizamos esta excelente velada con el vino blanco Mignaberry de Irouleguy.

Hotel Ibis Bayonne Centre

En Baiona nos alojamos en el Hotel Ibis Bayonne Centre situado junto al Puente del Espíritu Santo. Un establecimiento cómodo y funcional, con una magnífica ubicación.

Hotel Ibis Bayonne Centre

El sábado amanecimos asomados desde nuestra habitación al río Adour, disfrutando de una vista privilegiada de la ciudad de Baiona.

Baiona

 

Visita guiada a Baiona

En primer lugar realizamos una visita guiada por su casco histórico (7€/persona), a través de la Oficina de Turismo de Baiona. Partimos del Barrio del Espíritu Santo, situado a la orilla del río Adour, donde contemplamos una de las numerosas pinturas murales que decoraban las fachadas de Baiona. Esta ciudad apuesta desde hace varios años por el Street art, celebrando cada mes de octubre el Festival “Points de Vue”, donde participan importantes artistas internacionales de esta modalidad artística.

Murales en las fachadas de Baiona

Le Petit Bayonne

Después cruzamos el Puente del Espíritu Santo sobre el río Adour y paseamos por le Petit Bayonne, un barrio que se edificó en la zona pantanosa ganada al río, entre los ríos Nive y el Adour.

En sus calles se encontraba la Iglesia de Sant André y el Museo Vasco ubicado en la Casa Dagourette, un edificio del siglo XV.

Museo Vasco

Le Grand Bayonne

Luego pasamos por un pequeño puente sobre el río Nive y llegamos a la Plaza de la Liberté donde estaba el edificio que compartían el Ayuntamiento y el Teatro Municipal. Durante las fiestas navideñas en esta plaza se instalaba una gran noria.

Ayuntamiento de Bayona

Desde aquí nos internamos en el barrio le Grand Bayonne, paseando por sus estrechas calles bajo los soportales y descubriendo comercios muy interesantes. 

Le Grand Bayonne

Destacaban las chocolaterías centenarias con sus tentadores escaparates dedicados al chocolate, un producto que trajeron a Baiona los judíos expulsados de España en el siglo XVI.

Chocolatería de Baiona

Tuvimos la ocasión de ver como atemperaban el chocolate en la Chocolatería L’Atelier du Chocolat, en 37 Rue Port, donde probamos un exquisito chocolate con pimiento de Espelette.

También conocimos la Chocolatería Monsieur Txokola donde probamos una Tableta de chocolate de antaño (6,50€) elaborada al gusto del siglo XVI. Los maestros artesanos de este establecimiento eran de los pocos chocolateros que trabajaban el chocolate a partir del grano de cacao. Una muestra más de la importancia del chocolate en la historia de Baiona.

Chocolate de Monsieur Txokola de Baiona

Continuando con nuestra visita guiada llegamos a la Catedral Sainte Marie de estilo gótico (siglo XIII-XVI) donde contemplamos la belleza de su arquitectura. Destacaba el claustro, su retablo y unas llamativas vidrieras.

Muy cerca se encontraba el Castillo Viejo o Château Vieux (siglo XII) que conservaba varias torres medievales y el paso de La Poterne, abierto en la vieja muralla.

Después caminamos por las calles del casco histórico, entre edificios con mucha historia y multitud de comercios. También encontramos los restos de varias puertas de la vieja muralla, como la Tour Saint Simon y la entrada de la Rue D Espagne.

Posteriormente bajamos hacia la orilla del río Nive, donde se encontraba el Mercado de abastos de Baiona, en cuya explanada se daban cita todos los sábados los productores locales.

Mercado de Baiona

Durante esta visita guiada disfrutamos brevemente de algunos de los encantos de Baiona, una bella ciudad que apuesta por la cultura, la historia y la gastronomía del Pays Basque. Habrá que volver pronto para seguir descubriendo más rincones interesantes y participar en sus fiestas y en sus numerosas actividades culturales.

Anglet

Nuestra siguiente parada fue en Anglet, una localidad que cuenta con unas cuidadas playas y un estilo de vida que la han convertido en el paraíso de los surfistas y de las personas que buscan un entorno amable para vivir. Por este motivo a Anglet se la conoce popularmente como “la pequeña California francesa“.

Plage de la Petite Chambre d Amour

Playas y surf

En primer lugar dejamos el coche en el aparcamiento gratuito de la Playa o Plage de la Petite Chambre d Amour vigilada por el Faro del Cabo de Saint-Martin. En la Oficina de Turismo de Anglet, situada en esa playa, nos informaron sobre las actividades interesantes que se desarrollaban ese sábado.

Plage de la Petite Chambre d Amour

Nos acercamos al Paseo Marítimo de Anglet, que permitía recorrer unos 4,5 kilómetros disfrutando de la belleza de sus 11 playas. Además había muchos bares y restaurantes con sus terrazas donde se podía comer o picar algo.

Paseo Marítimo de Anglet

Durante el paseo cruzamos la Anglet Surf Avenue, donde se encontraban en el suelo las huellas y las firmas de grandes surfistas internacionales como Jacky Rott.

Anglet Surf Avenue

Quartier Moderne

Después nos dirigimos al edificio del Espace de L ́Ocean, donde se celebraba ese fin de semana la “Quartier Moderne“, una feria de artesanía, moda y comida que reunía a unos 40 artesanos de la comarca elegidos por sus propuestas de calidad.

Quartier Moderne de Anglet

Allí encontramos artículos de ropa, complementos, muebles e incluso un puesto de productos para el cuidado de la barba. En este espacio junto al mar tenían lugar numerosos eventos culturales y exposiciones durante todo el año.

Mercado Halles des 5 Cantons

Después nos desplazamos unos 2 kilómetros hasta el curioso Mercado Halles des 5 Cantons, en 11 Rue Paul Courbin, un moderno local con puestos de alimentación y una gran oferta de locales de restauración. Allí encontramos patés, quesos y otros deliciosos productos delicatessen.

Luego nos acomodamos en una mesa dentro del espacio compartido por varios restaurantes y nos decantamos por la propuesta marinera del Xipiron Street.

Probamos unas navajas (10€), unos chipirones (12€) y unas sardinas (10€) a la plancha, así como unos mejillones al vapor (8€), todo cocinado al momento. El ambiente era desenfadado y destacaba la calidad de los productos y la simpatía de los cocineros y camareros. También degustamos un jamón cocido salpicado de trufa que habíamos adquirido en el puesto de Maison Balme, especializado en productos con trufa.

Una breve visita a la costa de Anglet, dejándonos llevar por el espíritu del surf, la artesanía y la comida marinera.

Biarritz

Después continuamos nuestra ruta por la costa del País Vasco francés y nos dirigimos hacia el Faro de Biarritz, construido en 1834.

Faro de Biarritz

Desde este punto disfrutamos de una preciosa vista panorámica de la costa de Biarritz, con el mar embravecido. Biarritz es un destino turístico muy unido al chocolate, al surf, a la talasoterapia y al golf. También mantiene el glamour que le ha otorgado la presencia de los miembros de las realezas europeas, que han visitado Biarritz desde 1800. Por este motivo, en esta ciudad costera se pueden encontrar multitud de palacios y edificios de gran belleza arquitectónica. Además cuenta con una agenda cultural y de eventos festivos muy interesante durante todo el año, como nos comentaron en la Oficina de Turismo de Biarritz.

Biarritz

Costa y Playas de Biarritz

Comenzamos nuestro paseo por la Grande-Plage o Playa Grande donde se encontraba un centro pionero de talasoterapia, el Casino Municipal de estilo Art Déco y el espectacular palacio construido por Napoleón III, que fue reconvertido en 1903 en el Hotel du Palais. Además en los alrededores de esta playa había numerosas escuelas de surf, comercios, restaurantes y sus famosas chocolaterías artesanas.

Biarritz

Paseando en dirección al puerto pesquero pasamos junto a la pasarela del saliente rocoso de la Rocher du Basta, con la Capilla Imperial al fondo. Este edificio religioso mezclaba varios estilos arquitectónicos y fue construido en 1864 a petición de Eugenia de Montijo, la esposa de Napoleón III.

Pasarela de la Rocher du Basta

Continuando por la costa subimos al Mirador de la Atalaya para disfrutar de la vista otoñal de la Capilla Imperial y del Faro de Biarritz.

Capilla Imperial y Faro de Biarritz

Luego nos acercamos hasta el Acuario de Biarritz, que contaba con una gran cantidad de especies marinas.

Acuario de Biarritz

Frente a él se encontraba la Roca de la Virgen, un saliente rocoso con la imagen de la virgen colocada en 1865, a la que se accedía por la Pasarela Eiffel.

Roca de la Virgen de Biarritz

Más adelante estaba la coqueta Playa o Plage de Port Vieux donde varios jóvenes jugaban con las olas del Cantábrico en un marco ideal.

Playa de Port Vieux en Biarritz

Luego atravesamos un túnel y accedimos al extenso arenal de la Playa de los Vascos o Plage de la Côte des Basques, desde donde se apreciaba el edificio de Villa Belza.

Playa de los Vascos

Chocolate de Biarritz

Después de este paseo volvimos al centro de Biarritz y disfrutamos del ambiente de sus calles decoradas con motivos navideños. Como bien es sabido el chocolate es unos de los atractivos de esta localidad costera. Por ello nos dirigimos a la Chocolatería Puyodebat para degustar en su coqueto salón un chocolate caliente con sus petits fours y su chantilly cremoso (14€).

Chocolate caliente en Biarritz

Así finalizamos esta visita exprés a Biarritz que seguramente ampliaremos para disfrutar del encanto de sus calles y de sus muchas actividades interesantes. Durante las fiestas navideñas destaca la decoración callejera y el festival de luces, Biarritz S´habille de Lumieres, durante el cual las calles y fachadas de la ciudad se iluminan con proyecciones de imágenes gigantes y espectáculos de luz y sonido.

Biarritz

San Juan de Luz

Después nos desplazamos hasta San Juan de Luz o Donibane Lohizune (en euskera) una localidad con un cuidado casco histórico ubicado junto a la playa y al pequeño puerto pesquero, que recordaba su especial relación con el mar. Además había una gran cantidad de pequeños comercios de calidad gestionados por las mismas familias, generación tras generación.

Playas de San Juan de Luz

Como llegamos al anochecer paseamos por sus calles iluminadas de luces navideñas y pasamos por la Plaza de Luis XIV, donde había un gran árbol de navidad.

San Juan de Luz

Restaurante Chistera

Luego fuimos a cenar al Restaurante Chistera o Xistera, 17 Bd Victor Hugo, un local con un buen ambiente, donde servían raciones y platos tradicionales de esta comarca.

Restaurante Chistera

Comenzamos compartiendo una tabla de embutidos con piparras (15€), unas deliciosas croquetas (6€/6 unidades), unas patatas bravas (5,50€) y unos chipirones (13€). También probamos unos platos muy originales como el pulpo con panceta y queso de oveja acompañado de un puré de chirivias (23€).

Hotel Madison

Luego nos fuimos a descansar al céntrico Hotel Madison, en 25 Bd Thiers de San Juan de Luz. Este establecimiento estaba ubicado en un edificio histórico con todas las comodidades y además contaba con una piscina interior y baños de masaje.

Hotel Madison

Casco Histórico

La mañana del domingo la dedicamos a pasear por las calles peatonales del casco histórico de San Juan de Luz.

Calles de San Juan de Luz

En primer lugar entramos en la Iglesia de San Juan Bautista, donde se casó en 1660 Luis XIV, también conocido como el Rey Sol, con la infanta española María Teresa de Austria. En su interior la iglesia disponía de una bóveda de madera en forma de casco de barco invertido y un retablo del siglo XVI.

Iglesia de San Juan Bautista

Luego nos acercamos hasta su coqueto puerto pesquero y divisamos la silueta del Pico Larrun, al que se podía subir en su famoso tren de cremallera, desde la localidad de Sara.

Puerto pesquero

Finalmente paseamos por la playa y descubrimos el espacio de Talasoterapia del Hotel Hélianthal by Thalasur con unas espectaculares instalaciones con vistas al mar. Lo dejamos pendiente para nuestra próxima visita a San Juan de Luz.

Hotel Hélianthal by Thalasur

De compras

Durante nuestro paseo disfrutamos de la parte gastronómica de esta atractiva localidad de Iparralde, probando el pastel vasco o gâteau basque noisette (13€) de Maison Paries, 9 Rue Gambetta y los famosos macarons (1€/unidad) de Maison Adam, 4 Rue de la République.

También pasamos por la tienda de Pierre Oteiza, 10 Rue de la République, donde degustamos los jamones y embutidos del Pays Basque elaborados artesanalmente en el Valle de los Aldudes, destacando el delicado sabor del jamón de la DOP Kintoa.

Además comprobamos que había bastantes comercios que ofrecían artículos elaborados de forma artesanal y muy ligados a la cultura y la tradición de Iparralde. Entre ellos estaban las estilosas boinas o txapelas (39€-159€) de Héritage par Laulhéle, 78 rue Gambetta. También visitamos el Taller de cuero Atelier Manufactoum, 38 Rue du Midi, donde fabricaban artesanalmente modelos exclusivos como el bolso Judy (299€-349€).

Y como no, nos llevamos la original bolsa Valentine (24,50€) fabricada por la Tejeduria Lartigue, 7 Rue León Gambetta, con estampados tradicionales de esta comarca y adquirimos un gorro y una bufanda de cachemira (129€) en Nicolas Olano Boutique, 11 Rue León Gambetta.

Moda del País Vasco francés

Hendaia

Nuestra última parada fue en Hendaia, situada en la frontera compartiendo la Bahía de Txingudi con Hondarribia, la preciosa villa de Gipuzkoa.

Hendaia

Castillo de Abbadia

En primer lugar, siguiendo la recomendación de la Oficina de Turismo de Hendaia, visitamos el Castillo de Abbadia de estilo neogótico situado en un enclave privilegiado frente a la costa de Hendaia.

Castillo de Abbadia

Actualmente se pueden realizar visitas por libre (8,40€/persona) o guiadas (9,90€/persona) por el exterior y el interior de este caprichoso edificio construido entre 1864 y 1884, que cuenta con el toque orientalista de su primer propietario Antoine d´Abbadie. Destacaban las esculturas de multitud de animales que decoraban las paredes y la fachada del castillo.

Castillo de Abbadia

Después de disfrutar del Castillo Observatorio de Abbadia paseamos por su playa, ideal para la iniciación al surf y por su puerto deportivo. Luego nos dirigimos al centro de Hendaia, donde se encontraba la Iglesia y el Ayuntamiento.

Restaurante L´APOSTrophe

Muy cerca estaba el Restaurante L´APOSTrophe, 11 Rue de l’Église, un local moderno y cuidado, donde degustamos la gastronomía tradicional de la costa de Iparralde, pero con un toque vanguardista.

Nos decantamos por el Menú especial (40€/con maridaje) y probamos un original Foie gras de pato, un delicioso Salmón y un exquisito Cremoso de chocolate. Todo armonizado con un Cóctel spritz del Pays Basque y los vinos Osez L escudé y Heita de Montaut.

Fin de semana perfecto en el Pays Basque

Un broche de oro para cerrar este fin de semana de ruta por la costa de Iparralde, País Vasco francés o Pays Basque. Este viaje lo realizamos con nuestros compañeros y compañeras de Eusko Travel Bloggers Silvia y Noemi de El Mundo con peques y Sandra y Raúl de Recomiendo el Mundo. También disfrutamos de la compañía del periodista Iñaki Makazaga, autor del podcast Piedra de Toque, donde dejamos algunas de nuestras impresiones sobre este recorrido por la costa del País Vasco francés.

Eusko Travel Bloggers en País Vasco francés

Y antes de despedirnos queremos agradecer la ayuda y la información de las oficinas de turismo del Pays Basque. En definitiva lo pasamos “Trés Bien” y seguro que volvemos pronto para seguir descubriendo la costa y el interior de Iparralde.

Texto: Txema Aguado

Fotografía y Vídeo: Esther Saiz y Txema Aguado

Autor: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que apostamos por el turismo sostenible y responsable y disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Durante nuestros viajes nos gusta realizar rutas de senderismo en contacto con la naturaleza, comer en restaurantes y bares de tapas, visitar bodegas, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Además solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.