Camino de Hierro en las Arribes del Duero

El Camino de Hierro en las Arribes del Duero (5€/ persona) es un atractivo recorrido prácticamente llano de 17 kilómetros (unas 6 horas) con numerosos túneles y espectaculares puentes, ubicado dentro del Parque Natural Arribes del Duero, en el noroeste de Salamanca. Transcurre por un tramo cerrado y acondicionado del antiguo trazado del ferrocarril de la Linea del Duero, construido en el año 1887, que unía la localidad salmantina de La Fuente de San Esteban con Barca d´Alva, en Portugal.

Camino de Hierro

La ruta comienza en la antigua estación de La Fregeneda y finaliza en el muelle fluvial Vega Terrón, junto a la frontera de Portugal. El recorrido transita pegado al cauce del río Águeda, que baja encajonado entre montes, hasta su desembocadura en el río Duero. Al completar la ruta se regresa al punto de partida en un autobús lanzadera, viaje incluido en el precio de la entrada.

Camino de Hierro en las Arribes del Duero

Hay que comentar que el Camino de Hierro es un recorrido largo pero prácticamente llano que conserva las vías del tren que dejó de circular en 1984, por lo que hay que caminar por los senderos laterales del trazado ferroviario. Esta ruta se puede realizar con niños mayores de 8 años. Además todos los menores de 16 años deben ir acompañados de un adulto. También existe la posibilidad de hacer una ruta reducida de unos 8 kilómetros (ida y vuelta) hasta el túnel número 3 y regresar de nuevo a la estación ( 3,5 horas), permitida para niños menores de 8 años.

Camino de Hierro
Camino de Hierro

En nuestro caso realizamos el recorrido completo del Camino de Hierro y lo alargamos un kilómetro (ida y vuelta), cruzando el Puente Internacional para llegar a la estación abandonada de Barca d´Alva, en Portugal. Durante el trayecto atravesaremos 20 túneles numerados y 10 puentes suspendidos a gran altura sobre los desfiladeros de esta zona escarpada del Parque Natural de Arribes del Duero, en la provincia de Salamanca. Además antes de regresar en autobús, probamos la gastronomía local en el Restaurante El Muelle del Centro de recepción de visitantes, en el Muelle de Vega de Terrón.

Entradas del Camino de Hierro

En primer lugar, como hay un cupo de 300 personas al día, se recomienda reservar previamente la entrada por internet. El precio por persona son 5€ y hay una tarifa reducida (4€) para estudiantes, jubilados y familias numerosas y un precio especial de 2,5€ para los vecinos empadronados en La Fregeneda e Hinojosa de Duero.

Camino de Hierro
Camino de Hierro

Horarios del Camino de Hierro

Aunque el Camino de Hierro esta abierto casi todo el año, exceptuando los lunes, un mes en verano y las fechas navideñas, se recomienda realizarlo en primavera y otoño, con temperaturas más suaves.

  • Horario de Primavera-Verano: Del 1 de abril al 14 de octubre la taquilla permanecerá abierta para el control de entradas de 7:30 a 8:30 de la mañana y está prohibida la entrada después de ese horario. Además el límite para finalizar la ruta son las 15:00 horas.
  • Horario de Otoño-Invierno: Del 15 de octubre al 31 de marzo la taquilla permanecerá abierta para el control de entradas de 9 a 10 de la mañana y está prohibida la entrada después de ese horario. Además el límite para finalizar la ruta son las 16:30 horas.
Camino de Hierro

Ruta del Camino de Hierro

Como estábamos alojados en Ahigal de los Aceiteros nos acercamos hasta Lumbrales y tomamos la carretera C-517 en dirección a La Fregeneda. Antes de llegar a esta localidad tomamos un desvío señalizado hacia la antigua estación de tren de La Fregeneda, situada en el Paraje de Valdenoguera. Allí mismo había un aparcamiento para dejar el coche junto al inicio de la ruta del Camino de Hierro.

Estación de Fregeneda

En primer lugar nos dirigimos a un antiguo vagón de tren acondicionado, donde estaba el control de entradas. Después de validar la entrada nos dieron los últimos consejos, una pequeña linterna y un mapa del recorrido.

Camino de Hierro

Túneles excavados en la roca

Durante la ruta del Camino de Hierro atravesamos 20 túneles construidos en el siglo XIX para evitar la abrupta orografía de esta comarca fronteriza de Salamanca. Al poco de comenzar el recorrido entramos en el primer túnel de 1593 metros de longitud, el más largo de la ruta.

Túnel 1 La Carretera

Al salir del primer túnel caminamos al filo de un vallejo boscoso.

Camino de Hierro

Fuimos encontrando edificios abandonados como un chozo de piedra y varias edificaciones ferroviarias.

También destacaba el Túnel 3 por su longitud y por contar en su interior con una colonia de más de 12.000 murciélagos. Por este motivo durante la época del amamantado de sus crías, a principios de verano, se cerraba el túnel y había que bordearlo por otro sendero alternativo.

Túnel 3

Puentes colgados en los desfiladeros

En esta atractiva ruta del Camino de Hierro cruzamos varios desfiladeros caminado sobre unos espectaculares puentes metálicos, algunos de la escuela de Eiffel. El primero fue el Puente del Morgado suspendido a 21 metros de altura.

Puente del Morgado

Además mientras los cruzábamos íbamos contemplando el curso del río Águeda encajonado en el fondo del barranco.

Río Águeda

Después atravesamos el Puente Poyo Rubio vigilado por una vieja chimenea de ladrillo.

Puente Poyo Rubio

A lo largo de la ruta aparecían señalizaciones indicando el kilómetro exacto por donde transitábamos.

Camino de Hierro

Más adelante atravesamos el Puente Poyo Valiente, una impresionante obra de ingeniería, que nos internaba en uno de los túneles.

Puente Poyo Valiente

Además, el paisaje iba cambiando según descendíamos y solían aparecer en el cielo varios buitres, que sobrevolaban plácidamente.

Camino de Hierro

Luego llegamos al Puente El Lugar, uno de los más impactantes por su longitud y su altura.

Puente El Lugar

En el kilómetro 11 del recorrido encontramos un puesto de control, que contaba con unos baños portátiles y un banco para hacer una paradita.

Puesto de control

Continuando el recorrido llegamos al Puente Los Poyos, construido a 39 metros de altura para salvar un barranco.

Puente Los Poyos

Río Agueda

El paisaje se iba suavizando y ya se apreciaban las tierras de cultivo portuguesas en la otra ladera del desfiladero, junto al río Águeda.

Río Águeda

Aunque la ruta del Camino de Hierro era larga se hacía con comodidad, ya que contaba con paisajes muy atractivos y ese toque de aventura que sentías al cruzar los numerosos túneles y puentes, como el Puente Los Riscos.

Puente Los Riscos

Poco a poco nos acercábamos al final de la ruta y atravesamos el Túnel 18 con la luz de las pequeñas linternas, que nos habían proporcionado en la estación de La Fregeneda.

Túnel 18

A medida que avanzabamos el desnivel iba descendiendo acercándonos al cauce del río Agueda, que atravesaba un paisaje propio del clima mediterráneo.

Camino de Hierro

Todavía nos quedaba cruzar el Puente de las Almas, uno de los más largos, con 133 metros de longitud.

Puente de las Almas

Final del Camino de Hierro

La ruta también atravesaba grandes trincheras excavadas en la roca, donde te sentías empequeñecer.

Camino de Hierro

Después de disfrutar de este recorrido tan interesante y bien señalizado entramos en el Túnel 20, el último de la ruta.

Túnel 20

Cuando salimos del túnel nos encontramos con el puente El embarcadero, junto al que estaba el último puesto de control, donde validamos el final del trayecto y entregamos la linterna.

En este punto, antes de cruzar el Puente Internacional, había que bajar por un camino a la derecha en dirección al Muelle fluvial de Vega de Terrón, donde se cogía el autobús para regresar a la estación de La Fregeneda.

Puente Internacional

Estación de Barca d´Alva

En nuestro caso, como íbamos bien de tiempo, cruzamos el Puente Internacional y pasamos a la parte de Portugal.

Puente Internacional

Nuestra intención era llegar hasta la estación abandonada de Barca d´Alva situada a unos 500 metros.

Estación de Barca d´Alva

Allí encontramos parte de las infraestructuras de esta estación portuguesa de la Línea del Duero.

Estación de Barca d´Alva

Después regresamos hasta el final de la ruta del Camino de Hierro, cruzando de nuevo el Puente Internacional y nos dirigimos al Muelle fluvial de Vega de Terrón, donde estaba el Centro de recepción de visitantes. Además en este punto se encontraba la desembocadura del río Águeda en el río Duero.

Desembocadura del río Águeda en el Duero

Restaurante El Muelle

En el mismo edificio se ubicaba el Restaurante El Muelle, donde aprovechamos para comer unos deliciosos platos con sabor portugués, disfrutando de unas vistas privilegiadas del río Duero.

Restaurante El Muelle

En primer lugar compartimos una generosa ración de un sabroso Arroz con marisco (10€) servido en una perola.

Arroz con marisco

También pedimos Bacalao frito (12,50€) servido sobre unas patatas panaderas y con una salsa de pimientos y cebolla.

Bacalao frito

Para rematar este grato momento gastronómico tomamos un café y brindamos con unas copas de vino de Oporto casero, cortesía de la casa.

Copas de vino de Oporto casero

Después tomamos el autobús lanzadera para regresar a la estación de La Fregeneda. Hay que decir que merece la pena recorrer los 17 kilómetros del Camino de Hierro, que está muy bien señalizado, disfrutando del paisaje de esta parte del Parque Natural Arribes del Duero. Además cuenta con el aliciente extra de esa pizca de aventura, atravesando túneles con linterna y espectaculares puentes suspendidos en los desfiladeros.

Texto: Txema Aguado

Fotografía y Vídeo: Esther Saiz y Txema Aguado

Autor: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que apostamos por el turismo sostenible y responsable y disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Durante nuestros viajes nos gusta realizar rutas de senderismo en contacto con la naturaleza, comer en restaurantes y bares de tapas, visitar bodegas, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Además solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.