Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Bardenas Reales de Navarra en coche

Breve ruta de unos 14 kilómetros en coche por la Bardena Blanca para descubrir parte de la belleza del paisaje semidesértico de las Bardenas Reales de Navarra
Contenido del artículo:

No hay duda de que Navarra o Nafarroa cuenta con paisajes naturales muy diversos entre los que destacan las singulares formaciones rocosas en un entorno semidesértico de las Bardenas Reales de Navarra. Por ello nos adentraremos en la comarca de la Ribera Navarra realizando una breve ruta de unos 14 kilómetros en coche por la Bardena Blanca para descubrir parte de la belleza del Parque Natural y Reserva de la Biosfera Bardenas Reales de Navarra.

Bardenas Reales de Navarra en coche
Bardenas Reales de Navarra en coche

Además partimos desde Tudela, la capital de la verdura de La Ribera, donde degustamos la gastronomía navarra en sus bares y restaurantes.

Restaurante de Tudela

Hay que decir que sorprendía el paisaje desértico de las Bardenas Reales en Navarra, situadas muy cerca de las extensas huertas de La Ribera y a poco más de 70 kilómetros de las montañas de los Pirineos.

Bardenas Reales de Navarra

El Parque de las Bardenas Reales de Navarra constaba de tres zonas bien marcadas:

  • El Plano, una gran meseta plana en el norte y el oeste del parque natural, donde se concentraba la actividad agrícola.
  • La Bardena Negra, ubicada en el sur destaca por sus formaciones rocosas tapizadas de pinos y matorrales.
  • La Bardena Blanca, que era la más conocida y visitada por sus espectaculares esculturas rocosas de arena y arcilla talladas a lo largo de los años por la erosión del viento y el agua. Nosotros realizamos un recorrido corto de unos 14 kilómetros admirando la belleza de varios cabezos como el de Castildetierra, los de Los Tres Hermanos, el de Cortinillas y el Barranco de las Cortinas.

En nuestro caso os comentaremos como llegar a la Bardenas Reales desde Túdela recorriendo unos 25 kilómetros en coche. Para ello tomamos la carretera N-134 en dirección a Arguedas y antes de entrar en esta localidad nos desviamos a la derecha siguiendo las indicaciones hacia las Bardenas Reales de Navarra.

Después recorrimos unos 7 kilómetros hasta el Centro de Interpretación de Bardenas Reales de Navarra (más info en el Teléfono: 948 830308 o en [email protected]), situado en la Finca de los Aguilares, punto de partida de nuestra ruta en coche por este parque natural tan peculiar de Navarra.

Hay que recordar que se podían visitar a partir de las 8:00 horas y había que salir del parque natural una hora antes del anochecer.

Además de poder entrar en coche desde Arguedas y realizar un itinerario bordeando el campo de tiro militar ( 44 km), también era posible acceder por el norte desde la localidad de Carcastillo y empalmar con la ruta circular del campo de tiro (38 km). En nuestro caso entramos por Arguedas y realizamos un recorrido circular de unos 14 kilómetros por la Bardena Blanca.

Paisaje de la Bardena Blanca

Durante nuestra visita también hicimos varios paseos cortos a pie para visitar el Cabezo de las Cortinillas, el Cabezo de Castildetierra y el Barranco de las Cortinas en la Bardena Blanca.

Barranco de las Cortinas

Si se optaba por realizar la visita en bicicleta había 9 recorridos señalizados por pistas agrícolas que recorrían las Bardenas Reales. Otra opción era contratar una visita en coche acompañados de un guía para descubrir toda la información sobre esta maravilla de la naturaleza.

Comenzamos la visita a las Bardenas Reales de Navarra asomándonos al Mirador de la Bardena Blanca, situado a pocos metros del Centro de Información. A pesar de la ligera niebla de ese día pudimos disfrutar de una vista panorámica de este parque natural dominado por un paisaje desértico de tonos arenosos.

Bardenas Reales de Navarra en coche
Mirador de la Bardena Blanca

Después continuamos en coche hasta llegar al perímetro de la base militar. La ruta habitual en coche (44 km) seguía por la pista de la derecha para bordear el campo de tiro del ejercito, pero en nuestro caso tomamos la pista de la izquierda para realizar un recorrido más corto (14 km). En primer lugar encontramos los montículos de los Cabezos de los Tres Hermanos y el primero de ellos estaba ocupado por las instalaciones de la base militar.

Cabezos de los Tres Hermanos

El cabezo del medio era una clásica chimenea de hadas bien formada que sobresalía en el horizonte.

Cabezo de los Tres Hermanos

Estos montículos estaban compuestos en la base por paredes de arcillas erosionadas y en la parte superior destacaban las areniscas y calizas que soportaban mejor la erosión, formándose figuras estilizadas muy curiosas.

Cabezo de los Tres Hermanos

El tercer cabezo se encontraba a la izquierda con sus cárcavas y a sus pies había una edificación para el ganado.

Cabezo de los Tres Hermanos

Después continuamos en coche por la pista y llegamos al aparcamiento del Cabezo de las Cortinillas, un conjunto de formaciones rocosas de colores y formas caprichosas.

Cabezo de las Cortinillas

Destacaba la imagen del cerro de este cabezo, el único al que se podía subir por un sendero señalizado y habilitado con escaleras.

Cabezo de las Cortinillas

Desde su cima de 370 metros sobre el nivel del mar se obtenían unas preciosas vistas de las Bardenas Reales de Navarra.

Badlands

Destacaban las rocas intermedias cinceladas por la erosión que había creado formas muy plásticas para inmortalizar el momento.

Cabezo de las Cortinillas

Luego continuamos nuestra marcha pasando junto a una balsa de agua. De frente aparecía la impresionante imagen de un gran badland de colores claros.

Badlands de la Bardena Blanca

Enseguida llegamos hasta el aparcamiento del Cabezo de Castildetierra, con su preciosa chimenea de hadas que se ha convertido en uno de los iconos más famosos de las Bardenas Reales de Navarra.

Cabezo de Castildetierra

Hay que decir que el espectacular promontorio de roca estaba rodeado de pequeños barrancos y no era posible acercarse demasiado. Así era más fácil fotografiar este impresionante fenómeno de la naturaleza.

Bardenas Reales

Además delante de este montículo había un soporte para sacarse selfies frente a este monumento de la Bardena Blanca.

Soporte para selfies

Junto a esta original formación rocosa se abría el Barranco de las Cortinas por el que se podía caminar para disfrutar de su espectacularidad.

Barranco de las Cortinas en Bardenas Reales de Navarra

Antes de dejar el aparcamiento recorrimos unos metros para admirar el Monumento al segador bardenés, rodeado de badlands coloridos con sus cárcavas.

Monumento al segador bardenés

Desde este punto se podía seguir por la pista para bordear el campo de tiro y hacer la ruta más habitual en coche por las Bardenas Reales de Navarra, pero nosotros optamos por regresar al Centro de Interpretación por una pista señalizada.

De esta forma, durante el paseo corto tan interesante, disfrutamos de nuestra primera toma de contacto con este paisaje semidesértico de la Ribera Navarra.

A continuación regresamos a Tudela para pasear por sus calles y disfrutar de su rica gastronomía basada en las verduras, los vinos navarros y los productos de La Ribera.

Vino navarro

En primer lugar nos acercamos al casco histórico para ir de ronda de pinchos por varios de los bares de Tudela.

Gastronomía de Tudela

En primer lugar probamos un bocadillito de salchichas con pimiento en la Gaitero Taberna de la calle Carnicerías 12.

Bocadillito de salchichas con pimiento

Después andamos unos metros y entramos en el Bar 17 Cortes, en la calle Carnicerías 10, un local especializado en quesos, donde pedimos un pincho de queso de Ronkal (2,50€) y un pincho de queso de cabra al carbón de Ávila (2,50€).

Pinchos de queso

Nuestra siguiente parada fue en el Bar La Catedral, calle Carnicerías 2, donde degustamos unas deliciosas Alcachofas con yema de huevo y foie (25€).

Alcachofas con yema de huevo y foie

Finalmente nos acercamos hasta el Gastrobar La Despensa, en la Plaza Mercadal, un local moderno y elegante donde probamos un pincho de ensaladilla rusa con boquerones (5,50€).

Ensaladilla rusa con boquerones

También reservamos una mesa en el Restaurante Mesón Julián de la Calle La Merced 9 (Tel: 615 67 05 65 ), un acogedor restaurante con platos basados en los productos locales cocinados con un toque moderno.

Mesón Julián de Tudela

En esta ocasión pedimos varias especialidades para compartir y tuvieron el detalle de servir algunos emplatados individualmente. Comenzamos con unos exquisitos Pimientos del piquillo asados acompañados de sardina ahumada (13,90€).

Pimientos del piquillo asados y sardina ahumada

Continuamos con un tierno Cardo cocinado con una crema de huevo frito y almendras (13,80€).

Cardo con una crema de huevo frito y almendras

Luego nos relamimos con las Patitas de cordero guisadas al estilo tradicional (16,90€).

Patitas de cordero guisadas

Rematamos la comida con una Cuajada a la piedra (5,60€), un postre muy común en tierras navarras.

Cuajada a la piedra

En definitiva, pasamos una jornada muy interesante descubriendo los paisajes y la gastronomía de la Ribera Navarra, visitando las Bardenas Reales de Navarra en coche desde Tudela.

Texto: Txema Aguado

Fotografía y Vídeo: Esther Saiz y Txema Aguado

Quizás te pueda interesar...
Más de Yendo por la vida:
Valle Salado de Añana
Ciudades y pueblos Euskadi
yendoporlavida
Valle Salado de Añana visita guiada y por libre

Valle Salado de Añana, visita guiada con una cata de sal de Añana, ruta por libre, paseo por las calles de Salinas de Añana y degustación de un buen menú de fin de semana

Menú del Kaleja de Málaga
Restaurantes Andalucía
yendoporlavida
Menú del Kaleja de Málaga, cocinando el tiempo

Menú del Kaleja de Málaga, un restaurante donde el chef malagueño Dani Carnero consigue cocinar el tiempo elaborando platos tradicionales, pero mirando al futuro

Compartir:
Sé el primero en enterarte
Sigue el Blog por Correo electrónico
Destacados de Yendo por la vida:
Síguenos en:
Contenido del artículo: