Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Ruta fácil por el Cañón de Río Lobos desde Soria

Ruta fácil por el Cañón de Río Lobos desde Soria y visita al Mirador de la Galiana, al Castillo de Ucero y probando la gastronomía soriana
Contenido del artículo:

El Cañón de Río Lobos es un espacio natural espectacular entre Soria y Burgos, que guarda una gran riqueza de fauna y flora entre sus paredes de roca caliza atravesadas por las aguas del caprichoso río Lobos, que desemboca junto al Nacedero del río Ucero. Durante nuestra visita al Parque Natural Cañón de Río Lobos realizamos una ruta fácil por el Cañón de Río Lobos (unos 9 km/ida y vuelta) desde Ucero, en Soria.

Cañon de rio Lobos ruta

También nos asomamos al Mirador de la Galiana y nos acercamos hasta la localidad soriana de Ucero para visitar su castillo y degustar su gastronomía.

Mirador de la Galiana

En otras ocasiones ya hemos disfrutado del paisaje de Soria caminando en busca de las Cascadas de Covaleda y ascendiendo hasta los Picos de Urbión desde la Laguna Negra. También paseamos entre Cascadas y Cuevas desde Duruelo de la Sierra, asomándonos desde el Mirador de Castroviejo.

Ruta fácil por el Cañón de río Lobos

En primer lugar apuntaremos que hay multitud de posibilidades de recorrer este cañón que une la localidad burgalesa de Hontoria del Pinar con el Nacedero del río Ucero, en Soria. La ruta completa entre estos dos puntos es un trayecto lineal de unos 25 kilómetros y está muy bien señalizado. Pero como hemos dicho hay alternativas para todos los gustos con rutas más cortas y fáciles.

Cañón del Río Lobos mapa

Nosotros realizamos una ruta personalizada (9km/ida y vuelta) saliendo del Aparcamiento de Valdecea (4€/coche) situado en el km 2,5 de la ruta señalizada.

Ruta fácil del Cañón de Río Lobos

De esta forma caminamos por la Senda del río (PR-SO-65) pasando por la Ermita de San Bartolomé, la Cueva Grande y subiendo al mirador natural de “El Balconcillo”.

El Balconcillo

Después continuamos siguiendo el río Lobos por el desfiladero flanqueados de impresionantes farallones de roca de colores hasta el paraje del Colmenar de los Frailes. Luego llegamos al cruce de Cascarejos y tomamos de frente internándonos unos cientos de metros en la Zona de Reserva del Castillo Billido hasta un poco antes del kilómetro 7, donde concluimos esta ruta fácil por el Cañón de Río Lobos.

Cañón de Rio Lobos

Como llegar al Cañón de Río Lobos

Como hicimos esta ruta desde tierras sorianas, comentaremos como llegar al Cañón de Rio Lobos partiendo desde Soria, cuyas calles recorrimos el día anterior.

Soria en un día
Soria

Para ello salimos en coche desde la capital soriana por la carretera N-234 en dirección a Burgos y después tomamos en un desvío señalizado hacia Casarejos por la carretera SO-P-5022 y continuamos por la SO-920 en dirección al Nacedero del río Ucero, donde estaba el kilómetro 0 de la ruta. Aquí se encontraba el desvío hacia la Casa del Parque del Cañón de Río Lobos en dirección a Ucero, atravesando el puente de la carretera.

En este punto, dejando el puente a la izquierda, se podía aparcar el coche en el Parking de Fuente Engómez (P3), que contaba con una zona recreativa y un bar restaurante. Desde aquí existía la posibilidad de comenzar la ruta caminando por la pista asfaltada.

En nuestro caso continuamos por esa pista en coche y después de abonar 4€ (coche) pasamos por el Parking de Cueva Fría (P2) y llegamos hasta el Aparcamiento de Valdecea (P3), donde dejamos el coche. Contaba con un puesto de información, baño público y una curiosa fuente de agua potable por bombeo.

Fuente

Senda del Río

Desde este aparcamiento partía una pista ancha de frente y un sendero más estrecho a la izquierda, que formaban la sencilla ruta circular de la Ermita de San Bartolomé (unos 2 km). Nosotros optamos por iniciar nuestra ruta personalizada por el sendero del río de la izquierda que atravesaba un pinar junto al parking.

Aparcamiento de la ruta del Cañón de Rio Lobos
Aparcamiento de la ruta del Cañón de Rio Lobos

Enseguida llegamos a un puente que cruzaba el río cubierto de nenúfares, una de las singularidades de este espacio natural, formando un bonito rincón.

Puente sobre el río Lobos

Continuamos siguiendo las señales del Sendero Ibérico Soriano (GR-86) y las de la Senda del Río (PR-SO-65) y dejamos a la izquierda el desvío hacia la Casa del Parque de Ucero (Senda de Gullurias- PR-SO-67).

Senda del río Lobos

Ermita de San Bartolomé

Después de bordear una muralla rocosa llegamos a una pradera abierta, donde destacaba la imagen de la Ermita de San Bartolomé rodeada por unos farallones rocosos muy llamativos.

Ermita de San Bartolomé

Aquí también confluía el otro sendero que partía del aparcamiento para realizar la ruta circular de la Ermita de San Bartolomé.

Ruta circular de la Ermita de San Bartolomé

Nos acercamos hasta la Ermita de San Bartolomé de estilo románico construida en el siglo XII, que se podía visitar (1€/persona), donde destacaba su rosetón con estrella de cinco puntas.

Ermita de San Bartolomé

Parecía que se detenía el tiempo y te obligaba a dedicar unos minutos a admirar este rincón lleno de magia, donde este edificio de origen templario, el meandro del río y las rocas formaban una estampa que se quedaba grabada en la retina.

Ermita de San Bartolomé

El Balconcillo

Después de contemplar esta bella panorámica subimos a la izquierda por un sendero rocoso hacía el mirador natural llamado “El Balconcillo“.

Subida a El Balconcillo

Cuando llegamos arriba aparecieron dos huecos en la roca que formaban un espectacular mirador natural que se asomaba al inicio del Cañón de Río Lobos.

El Balconcillo

Desde aquí también se distinguía el curso del río saliendo del desfiladero entre los árboles.

El Balconcillo

Además, por el otro lado se obtenían unas vistas privilegiadas de la Senda del Río, que se abría hacia la salida del cañón.

Senda del Río

Cueva Grande y Menor

Después bajamos hacia la Ermita de San Bartolomé por el mismo sendero y nos acercamos a las aguas pinceladas de nenúfares del río Lobos, desde donde se apreciaba la cavidad de la Cueva Grande en la pared rosácea.

Cueva Grande

Luego atravesamos un puente de madera y giramos a la derecha para entrar en la Cueva Grande y la Cueva Menor, donde se conservaban restos de arte rupestre.

Cueva Grande

Desde el interior de esta cueva se obtenían unas bonitas instantáneas del entorno de la ermita.

Cueva Grande

Además se podía ascender unos metros con cuidado hasta la parte superior de la cueva, alumbrando el camino con una linterna.

Acceso a la parte superior de la cueva

Allí había una estrecha cavidad con un acceso para intrépidos aventureros, que no era nuestro caso.

Cavidad superior

Colmenar de los Frailes

Cuando salimos de la Cueva Grande seguimos las indicaciones de la ruta del Cañón de Río Lobos. Enseguida encontramos a nuestra izquierda un muro rocoso, donde sobresalía la imagen del beso de dos rocas, ubicadas sobre la ventana natural de “El Balconcillo”.

El Balconcillo

De esta forma nos fuimos internando en el desfiladero entre paredes verticales de roca caliza de más de 100 metros de altura.

Ruta del Cañón de Río Lobos

A poco más de un kilómetro entramos en el paraje del Colmenar de los Frailes, donde encontramos unas curiosas colmenas fabricadas con troncos huecos tapados con una losa de piedra, colocadas en línea sobre los resaltes rocosos del cañón.

Colmenar de los Frailes

Un entorno natural privilegiado para disfrutar acompañados del vuelo caprichoso de los buitres leonados, que se posaban sobre los muros de roca salpicados de cavidades.

Ruta del Cañón de Río Lobos

Continuamos por el sendero de este espectacular desfiladero de origen kárstico creado por el río Lobos contemplando las oquedades y cavidades caprichosas, que daban mayor vistosidad al Cañón de Rio Lobos.

Cañón de Río Lobos

Más adelante se abría un poco el paisaje y apareció de nuevo el cauce del río Lobos, cuyas aguas estaban cubiertas por unos curiosos nenúfares.

Río Lobos

Durante el trayecto lo vadeamos varias veces caminando sobre unas grandes rocas. En una de ellas salimos a una zona más abierta y nos desviamos unos metros a la izquierda para entrar en una cueva a los pies de la pared de roca.

Cueva

Luego volvimos al camino y continuamos paseando junto al río cruzándolo de nuevo por otro vado de piedras, llegando a un cruce de caminos.

Ruta del Cañón de río Lobos

A la derecha se iba hacía Casarejos (6,6km) siguiendo el Sendero Ibérico Soriano por la GR-86 junto al arroyo de Valderrueda. Nosotros continuamos de frente por la Senda del Río (PR SO BU 65) en dirección al Puente de los 7 Ojos (6 Km) y Hontoria del Pinar (18,9 km).

Cruce de caminos

De esta forma nos internamos en la Zona de Reserva Castillo Billido, un poco más de un kilómetro.

Reserva Castillo Billido

Cuando atravesamos otro paso de rocas sobre el río Lobos apareció la señal del Km 6. Pero continuamos unos metros más disfrutando del paisaje formado por los nenúfares del río y las paredes de colores de este Cañón de Río Lobos.

Ruta del Cañón de Río Lobos

Finalmente salimos a un prado y caminamos uno metros hasta una gran cueva situada a media altura de la muralla caliza. Después de contemplarla regresamos por el mismo camino hasta el Parking de Valdecea.

Ruta del Cañón de Río Lobos

Cuando llegamos al aparcamiento de Valdecea fuimos en coche hasta la localidad de Ucero para visitar su castillo y probar la gastronomía soriana.

Castillo de Ucero

En primer lugar nos acercamos hasta el Restaurante El Balcón del Cañón, situado en la calle Castillo junto al puente sobre el río Ucero.

El Balcón del Cañón en Ucero

Nos sentamos en su terraza con vistas al río y pedimos una copa de vino tinto de Ribera del Duero (2,5€) con una tapa de queso curado. Hay que destacar que nos atendieron con rapidez y amabilidad.

Restaurante El Balcón del Cañón

Después de repasar su carta llena de platos sorianos pedimos media ración de unos deliciosos Torreznos de Soria (6,50€).

Torreznos de Soria

Como estábamos en temporada de setas también nos decantamos por unos Níscalos (15€), un plato muy típico de estas tierras sorianas.

Níscalos

Finalizamos con una deliciosa Codorniz escabechada (7€) y un Entrecot de ternera (17€) preparado al punto y con un buen sabor.

Desde la misma terraza del restaurante se podía tomar la Senda del Río Ucero en dirección a la Casa del Parque (1 km) y al Cañón del Río Lobos (5,1km).

Senda del Río Ucero

Nosotros caminamos unos metros junto al río Ucero y llegamos hasta un gran puente de madera que atravesaba sus aguas (1km /ida y vuelta). Desde este punto se veía en lo alto la silueta del Castillo de Ucero. Después desandamos el camino y volvimos de nuevo al restaurante.

Senda del Río Ucero

Desde allí subimos por las calles de Ucero para visitar su castillo (1km/ida y vuelta), cuya Torre del Homenaje se veía mientras íbamos ascendiendo por el sendero.

Castillo de Ucero

Cuando llegamos al final de la cuesta apareció el Castillo de Ucero (s. XIII) protegido por una deteriorada muralla.

Castillo de Ucero

Estaba situado en un cerro privilegiado sobre el río y la localidad de Ucero y desde el mirador del castillo se apreciaba el Alto de la Galiana y el Cañón de Río Lobos. A pesar del mal estado del castillo todavía se conservaban muchas de las galerías subterráneas que bajaban hasta el río.

Mirador del Castillo de Ucero

Además desde el castillo se podía continuar por el sendero de la Ruta de las Sabinas (PR SO 3) que llegaba hasta el enclave de La Fuentona (21 km) y del Sabinar de Calatañazor (22 km), que ya visitamos en otra ocasión.

La Fuentona

También era muy recomendable visitar la Casa del Parque, ver el Nacedero del Ucero y desplazarse en coche unos 3 kilómetros hasta el Mirador de la Galiana, situado en el puerto del mismo nombre a 1.143 metros de altura.

Mirador de la Galiana con buitres

Desde el nuevo mirador de la Galiana disfrutamos de unas vistas privilegiadas de esta comarca de Soria rodeados de buitres leonados, destacando a la izquierda la figura del Castillo de Ucero.

Mirador de la Galiana

Y por el otro lado también se distinguía en el fondo el Nacedero del Ucero y el inicio del Cañón de Río Lobos.

Mirador de la Galiana

De esta forma finalizamos nuestra primera visita al bello entorno del Cañón de Río Lobos. Aunque en esta ocasión hemos paseado por la parte soriana, esperamos volver pronto para seguir descubriendo más rincones naturales interesantes y transitar por el tramo burgalés.

Texto: Txema Aguado

Fotografía y Vídeo: Esther Saiz y Txema Aguado

Quizás te pueda interesar...
Más de Yendo por la vida:
Bardenas Reales de Navarra en coche
Rutas Navarra
yendoporlavida
Bardenas Reales de Navarra en coche

Breve ruta de unos 14 kilómetros en coche por la Bardena Blanca para descubrir parte de la belleza del paisaje semidesértico de las Bardenas Reales de Navarra

Menú del Kaleja de Málaga
Restaurantes Andalucía
yendoporlavida
Menú del Kaleja de Málaga, cocinando el tiempo

Menú del Kaleja de Málaga, un restaurante donde el chef malagueño Dani Carnero consigue cocinar el tiempo elaborando platos tradicionales, pero mirando al futuro

Balcón de Pilatos o Mirador de Ubaba en Urbasa
Rutas Navarra
yendoporlavida
Balcón de Pilatos o Mirador de Ubaba en Urbasa

Paseo por el Balcón de Pilatos o Mirador de Ubaba en Urbasa caminando por el filo del cortado de 300 metros de altura contemplando buitres leonados volando sobre el Nacedero del Urederra

Restaurante Víctor Sánchez-Beato en Toledo
Restaurantes Castilla-La Mancha
yendoporlavida
Menú del Víctor Sánchez-Beato en Toledo

Menú de Víctor Sánchez-Beato en Toledo, sentados frente a la cocina probando unos originales platos preparados frente al comensal

Fervenza da Barosa
Rutas Galicia
yendoporlavida
Fervenza da Barosa y de Segade en Pontevedra

Fervenza da Barosa y Fervenza de Segade, dos impresionantes cascadas en Pontevedra con fácil acceso, para disfrutar de unas de las más bellas fervenzas de Galicia rodeadas de viejos molinos

Compartir:
Sé el primero en enterarte
Sigue el Blog por Correo electrónico
Destacados de Yendo por la vida:
Síguenos en:
Contenido del artículo: