Tatau Bistro de Huesca, tapas con estrella

Un día de verano que pasamos cerca de la ciudad de Huesca, decidimos hacer un alto en el camino y acercarnos a conocer la cocina del Tatau Bistro, situado en la calle San Lorenzo nº 4, en pleno casco viejo de la capital oscense.

Fachada del Tatau Bistro

Fachada del Tatau Bistro

Al cruzar la puerta acristalada, entramos en un local con una barra a la derecha que finalizaba en cocina, que estaba a la vista en una especie de pecera. Enfrente había varias mesas altas adosadas a la pared.

Barra del Tatau Bistro

Barra del Tatau Bistro

Detrás de la barra aparecían escritas en una enorme pizarra negra las especialidades culinarias en forma de tapas y las bebidas recomendadas que se servían en el local.

Daba gusto contemplar como trabajaba todo el equipo, se asemejaba al rodaje de una película,  donde los protagonistas bailaban y se movían por el decorado al compás de la música que sonaba siguiendo el guión. Ellas, vestidas de rojo, detrás de la barra  y ellos de negro, sirviendo las mesas, donde los clientes degustaban las tapas elaboradas por los cocineros, vestidos de blanco. Puro espectáculo.

Cocina

Cocina

Antes de pasar al pequeño comedor interior, disfrutamos de la escena, donde cada actor sabía perfectamente lo que tenía que hacer y se notaba que disfrutaban con su trabajo.

El chef, Tonino Valiente, y su equipo preparaban los platos y al toque de un timbre acudían los camareros a recoger las creaciones y llevarlas a los clientes.

Tonino Valiente y su equipo

Tonino Valiente y su equipo

La decoración era moderna y funcional con guiños al cine, al rock and roll y al mundo de los tatuajes. Tablas de skate con imágenes de Star Wars, fotos gigantescas de actrices famosas, cuadros con dibujos de tattoo flash y el rótulo del club emblemático del punk neoyorquino CBGB’s OMFUG, que coronaba el frontal acristalado de la cocina.

Ocupamos una de las tres mesas del comedor y nos trajeron la carta de las tapas, pequeñas joyas elaboradas al momento, con las que Tatau Bistro ha conseguido este mismo año una estrella Michelin.

Para acompañar el festín que se preveía, nos dejamos aconsejar y pedimos una copa de Sed, vino del desierto (2,50€), vino tinto crianza 2013 de la zona de Los Monegros de Huesca. Vino con preponderancia de uva garnacha, muy equilibrado y con un toque muy personal. Magnifica elección.

Comenzamos con una Croqueta de tres carnes (2€), elaborada con carne de cordero, de cerdo ibérico y foie. Textura cremosa y sabor muy conseguido.

Croqueta de tres carnes

Croqueta de tres carnes

Continuamos con el Foie Micuit de elaboración propia (5,90€), acompañado de cuadraditos de membrillo, Pedro Ximenez y pimienta. Excelente calidad y muy buena combinación gustativa.

Foie Micuit

Foie Micuit

Llego el turno del Huevo 62 grados con sesitos de cordero y royale de hongos (5,90€). Un plato espectacular donde el huevo se mezclaba con los sesitos de cordero, los hongos y la crema de patata. El toque lo ponía la maraña de queso parmesano.

Huevo 62ª

Huevo 62ª

Para cambiar de terna nos animamos con el Escabeche de sardinas (5,50€), una tapa fresca con un escabeche muy fino. Nos gustó.

Escabeche de sardinas

Escabeche de sardinas

Pedimos una tapa que nos recomendó el camarero, Pulpo a la brasa con salsa romesco y manita deshuesada (9,50€). Los trozos de pulpo, perfectamente cocinados, se presentaban sobre una base de manitas deshuesadas, aderezadas con una salsa romesco y unas gotas de alioli. Una conjunción de sabores perfecta, donde no desentonaba ni la tira de torrezno que coronaba el plato. Una buena recomendación.

Pulpo braseado

Pulpo braseado

Cochinillo crujiente y meloso (6,50€). La calidad de la carne y el punto de elaboración eran sublimes. El cochinillo venia escoltado por una perita de San Juan rellena de queso, presentada como una especie de espuma. Un buen plato.

Cochinillo crujiente y meloso

Cochinillo crujiente y meloso

Llegamos al postre y elegimos el Hot donuts (4€), que era un donuts a la plancha con helado de caramelo, galleta con avellana machacada, adornado por algodón de azúcar. Un postre original y llamativo que no defraudaba en la boca.

Hot Donuts

Hot Donuts

Para rematar pedimos Chocolate sexy (6,50€), una muestra de ocho chocolates de diferentes texturas y cacaos. Un postre didáctico e imprescindible para los amantes del chocolate.

Chocolate sexy

Chocolate sexy

Tatau Bistro, cooking tapas, es un establecimiento donde la calidad y originalidad de los pequeños platos que elaboran, el esmerado servicio y el ambiente creado en su moderno local, lo convierten en un icono gastronómico de Huesca y demuestra que siempre hay un sitio para el trabajo hecho con pasión.

Cajita de la cuenta

Cajita de la cuenta

Lo definen perfectamente en su propia web: “Es el bar de tapas al que nos gustaría ir como clientes”.

Una visita imprescindible para conocer mejor lo que se cuece en los fogones de las nuevas generaciones de cocineros.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz

4 comentarios en “Tatau Bistro de Huesca, tapas con estrella

  1. Pingback: El nuevo Tatau Bistro, sigue revolucionando el mundo de las tapas | Yendo por la vida

  2. Pingback: El nuevo Tatau, sigue revolucionando el mundo de las tapas | Yendo por la vida

Deja un comentario