Bodegas Irache, vino navarro en el Camino de Santiago

En nuestro viaje de este verano por tierras navarras, hicimos una parada enológica en la comarca de Estella- Lizarra para visitar Bodegas Irache, situada en el pueblo de Ayegui, en pleno Camino de Santiago y al cual sigue unida, siendo emblemática su Fuente del Vino, donde los peregrinos pueden beber vino, a su paso junto a las paredes de la bodega.

Esta bodega fue fundada en 1891 y su historia estuvo muy ligada al Monasterio de Irache. Con el paso del tiempo y de la mano de Jesús Santesteban Arteaga, se modernizaron sus instalaciones y las viejas dependencias se  reconvirtieron en el Museo del Vino.

Realizamos una visita guiada a la bodega, con una cata de cuatro vinos de Bodegas Irache de la D.O. Navarra, un aperitivo y una botella de vino de regalo, todo por 9,90€ por persona.

Monasterio de Irache y antiguo hospital de peregrinos

Monasterio de Irache y antiguo hospital de peregrinos

Comenzamos el recorrido en la parte antigua, actualmente habilitada como el Museo del Vino,situado muy cerca  del viejo Hospital de peregrinos y del Monasterio de Irache.

Planta baja del Museo del Vino

Planta baja del Museo del Vino

En la planta baja se podía contemplar la historia de la bodega a través de una colección de piezas antiguas, diplomas, utensilios y demás recuerdos del pasado.

En el suelo se apreciaban las bocas de los antiguos depósitos subterráneos, donde se almacenaba el vino. En el primer sótano, había también viejos utensilios vinculados al vino como una antigua prensa.

Bajando un piso más, llegamos al tesoro de la bodega, la Cava Centenaria, donde reposaban, bien protegidas, cientos de botellas de viejas añadas excelentes.

Cava Centenaria

Cava Centenaria

Después de recorrer la vieja bodega, nos dirigimos a las actuales dependencias, donde actualmente se realizaba todo el proceso de elaboración de los vinos de Bodegas Irache.

Nos mostraron los enormes depósitos de acero inoxidable, donde se depositaban las uvas, la sala de barricas, donde envejecía el vino y el botellero repleto de botellas de vino.

Finalmente vimos  la línea donde se embotellaba y etiquetaba el vino y de donde salía listo para ser distribuido por todo el mundo.

La parte final de la visita la realizamos en la sala de catas, donde la enóloga de la bodega nos dio unas nociones básicas de cómo realizar una cata de vino. Allí mismo degustamos cuatro vinos de Bodegas Irache con un poco de queso y jamón.

Cata de 4 vinos de Bodegas Irache

Cata de 4 vinos de Bodegas Irache

Gran Irache, vino tinto crianza 2010, un vino fresco con aroma a frutos rojos y un ligero toque a madera.

Irache, vino tinto reserva 2004, un vino suave con un agradable sabor.

Real Irache, vino tinto gran reserva 1996, un vino complejo pero muy equilibrado.

Prado de Irache, vino tinto reserva 2005, un vino de autor con un sabor intenso  donde se mezclaban aromas tostados y a frutos rojos.

No nos fuimos de vacío de Bodegas Irache, nos regalaron  una botella de Castillo de Irache, vino tinto cosechero 2014 y compramos una botella de Criss (5€), vino crianza 2011, un vino de autor “low cost” recién sacado al mercado por esta bodega.

Después de esta visita a Bodegas Irache, se puede afirmar que la creencia popular de que en Navarra solo se elaboran buenos vinos rosados no es del todo cierta. Hemos descubierto unos grandes vinos tintos dignos de servirse en las mejores  mesas acompañando a una buena comida.

Texto y Fotografía: Txema Aguado

Deja un comentario