Ruta por el Algarve recorriendo Praia da Falésia, por arriba y por abajo

Durante nuestra estancia en el sur de Portugal, aprovechamos una tarde para realizar una ruta por el Algarve recorriendo Praia da Falésia. Caminamos por por la arena de la playa y volvimos por un sendero que discurría sobre el acantilado. Una ruta circular por arriba y por abajo en Praia da Falésia de unas 3 horas de duración.

Ruta por el Algarve recorriendo Praia da Falésia
Ruta por el Algarve recorriendo Praia da Falésia

 

Ruta por el Algarve recorriendo Praia da Falésia

 

Para llegar a la playa salimos desde Albufeira y tomamos la carretera hacia Olhos de Agua, y una vez pasado el pueblo, seguimos las indicaciones hacia Praia da Falésia.

Atravesamos varias urbanizaciones y llegamos a un aparcamiento de tierra, donde dejamos el coche y bajamos por la carretera, que finalizaba en una pequeña rotonda, donde había un bar. Desde allí accedimos a la playa bajando por una amplia escalera de madera.

Ruta por el Algarve recorriendo Praia da Falésia
Ruta por el Algarve recorriendo Praia da Falésia

 

Seis kilómetros de playa

Una vez en la playa, asistimos a la impresionante vista del acantilado rojizo, que se perdía en el horizonte y parapetaba, durante más de 6 kilómetros, a la Praia da Falesia, dandole nombre (falésia es acantilado en portugués).

Praia da Falésia
Praia da Falésia

 

Praia Barranco das Belharucas

Tomamos hacia la derecha y nos dirigimos hacia el inicio de la playa, en la parte oeste, donde se ubicaba la Praia Barranco das Belharucas. Este arenal tomaba el nombre del barranco que se abría en el acantilado y desembocaba en la playa de arena vigilada por una plataforma de roca.

Paseo por Praia da Falésia

Cuando llegamos a Praia Barranco das Belharucas dimos la vuelta con la intención de cruzar Praia da Falésia y llegar hasta Praia Rocha Baixinha, donde terminaba el arenal junto al espigón del puerto de Villamoura.

Praia da Falésia
Praia da Falésia

Caminamos por la arena dorada, pegados a las aguas atlánticas y disfrutando durante el recorrido de los efectos de la naturaleza, que dejaban pequeños barrancos abiertos por el agua en el acantilado.

Pequeño barranco desde la playa
Pequeño barranco desde la playa

Formas caprichosas en las  paredes verticales

Pudimos admirar las figuras caprichosas, producidas por el efecto de la erosión del aire y del agua en las paredes del acantilado.

Praia da Falésia
Praia da Falésia

También se apreciaban los distintos colores que decoraban las paredes de tierra rojiza.

Praia da Falésia
Praia da Falésia

Acantilados de colores

Impresionaba contemplar a varios pescadores que lanzaban sus cañas desde lo alto del acantilado.

Pescador en el acantilado de Praia da Falésia
Pescador en el acantilado de Praia da Falésia

Praia Rocha Baixinha

Según avanzabamos, iba disminuyendo la altura del acantilado, hasta desaparecer junto a Praia Rocha Baixinha.

Praia Rocha Baixinha
Praia Rocha Baixinha

En este punto, se abría la playa hacia el interior, donde había un aparcamiento de tierra.

Praia Rocha Baixinha
Praia Rocha Baixinha y al fondo Praia Falésia

Muy cerca hacia el este se divisaba el dique del puerto y los edificios de la zona urbanizada de Villamoura.

Praia Rocha Baixinha y al fondo la zona de Villamoura
Praia Rocha Baixinha y al fondo la zona de Villamoura

 

Sendero por el acantilado

En Praia Rocha Baixinha tomamos el camino de vuelta por un sendero que subía por el acantilado y nos dirigimos de nuevo hacia el punto de partida.

Inicio del camino por el acantilado
Inicio del camino por el acantilado

Desde lo alto de la pared rojiza se contemplaban unas vistas extraordinarias de la playa, el mar y al fondo se podía apreciar la zona de urbanizaciones de Villamoura.

Vista de la playa con Villamoura al fondo
Vista de la playa con Villamoura al fondo

El camino sobre el acantilado era de tierra y discurría entre pinos y zonas verdes. 

Durante el trayecto era posible asomarse a la playa desde el borde del acantilado para disfrutar de unas vistas únicas de Praia da Falésia.

La tierra se abre

De vez en cuando el camino se desviaba debido a los desprendimientos de tierra que formaban pequeños barrancos.

Durante la travesía pudimos ver los rayos del sol acariciando las aguas cristalinas que bañaban la costa algarvina.

Rayos del sol sobre el mar
Rayos del sol sobre el mar

Junto a la costa había varios hoteles situados a una cierta distancia de la playa, que disponían de escaleras de madera para acceder al arenal.

Escaleras de madera para acceder a la playa
Escaleras de madera para acceder a la playa

Pudimos disfrutar de unas extraordinarias vistas del atardecer desde lo alto del acantilado.

Atardecer sobre el océano
Atardecer sobre el océano

Para llegar a nuestro destino, debido a un enorme desprendimiento que cortaba el camino, tuvimos que bajar por unas escaleras a la playa y desde allí volvimos a subir un poco más adelante por otras escaleras, para llegar a una pequeña rotonda y dirigirnos al aparcamiento.

Atardecer sobre el océano
Atardecer sobre el océano

Esta ruta por el Algarve recorriendo Praia da Falésia por arriba y por abajo fue un paseo de unas tres horas durante el cual disfrutamos de la belleza de esta inmensa playa del Algarve, desde dos ángulos diferentes.

 

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.