Sidrería Petritegi de Astigarraga, un menú de sidrería tradicional a ritmo de txotx

Durante los carnavales, nos acercamos hasta Astigarraga para disfrutar del ambiente especial, que se generaba en la temporada de sidrerías ( de enero hasta abril), en esta zona de Gipuzkoa, a  5 kilómetros de Donostia.

Llegamos al núcleo urbano de Astigarraga y dimos una vuelta por sus calles repletas de personas disfrazadas celebrando el carnaval.

Taberna Pastoriza, Astigarraga

Taberna Pastoriza, Astigarraga

Entramos en la Taberna Pastoriza, calle Tomas Alba nº 11,  donde dos simpáticos camareros vestidos de mexicanos servían a los clientes, que se agolpaban en la barra llena de magníficos pintxos.

Sidra Zelaia

Sidra Zelaia

Tomamos un vaso de sidra Zelaia (0,70€), sidra natural, muy fresca y de buen sabor producida en una sidrería del mismo nombre, ubicada en la zona. Al final nos animamos y pedimos una botella de sidra (3,50€) iniciándonos en la tarea de intentar escanciarla en los vasos.

 

Sidrería Petritegi Sagardotegia

 

Salimos del bar y cogimos el coche para ir a comer a la Sidreria Petritegi  Sagardotegia, que se encontraba en Petritegi bidea nº 8 de Astigarraga, donde teníamos la intención de disfrutar del Menú tradicional de sidrería (28,50€ /persona).

Sidrería Petritegi

Sidrería Petritegi

El menú incluía una tortilla de bacalao, un plato de bacalao frito con pimientos verdes, una chuleta a la brasa de 700grs (para dos personas) y  de postre, nueces, queso, membrillo y unas tejas y cigarrillos de Tolosa. Todo ello regado con la sidra que se servía en los toneles o kupelas (en euskera).

Sidrería Petritegi

Sidrería Petritegi

La sidrería estaba a las afueras de la localidad en un caserío construido en 1527, totalmente remozado y habilitado, con tres comedores y una sala de kupelas llenas de sidra natural.

Entramos en el establecimiento y lo primero que vimos fue la zona de las parrillas situadas sobre las brasas.

Zona de Parrillas

Zona de Parrillas

Al lado, en un mostrador nos dieron dos vasos  y una simpática camarera nos acompañó hasta nuestra mesa, junto a una kupela.

Mesa del comedor

Mesa del comedor

A partir de ese momento comenzó la fiesta que giraba en torno a la sidra y la gastronomía local.

Comedor

Comedor

En primer lugar cogimos el vaso y nos dirigimos hacia la sala de las kupelas de sidra, donde el sidrero, al grito de txotx quitaba el espiche de uno de los toneles e invitaba a probar la sidra.

El rito del txotx continuaba con los asistentes acercándose en fila, inclinando el vaso para que la sidra rompiese en el borde y después beberla de un trago para disfrutar de su sabor, como mandaba la tradición.

La gente se concentraba en esta sala y mientras se bebía se entablaban conversaciones  entre las cuadrillas generándose un buen ambiente.

Sala de las kupelas

Sala de las kupelas

Volvimos a la mesa donde nos esperaba un Pintxo de chorizo a la sidra, que estaba muy rico.

Chorizo a la sidra

Chorizo a la sidra

Enseguida llegó el primer plato, la Tortilla de bacalao, muy jugosa y con un sabor delicioso.

Tortilla de bacalao

Tortilla de bacalao

Nos levantamos para ir a tomar un vaso de sidra y nos pusimos a la cola frente a la kupela abierta en ese momento, ya que se iban abriendo diferentes kupelas, a criterio del sidrero.

Todo estaba muy bien organizado, cuando las camareras te veían volver de la sala de las kupelas, te traían el siguiente plato.

En este caso llegó el Bacalao frito con pimientos verdes. El pescado se partía en láminas muy sabrosas y tersas y venía acompañado por unas tiras de pimientos verdes fritos que estaban muy buenos.

Bacalao frito con pimientos verdes

Bacalao frito con pimientos verdes

Hicimos varios paseos hasta la sala de las kupelas en busca de sidra, que estaba muy fresca y tenía un sabor suave, sin demasiada acidez.

A la vuelta, en el al comedor nos sirvieron la Chuleta asada a la parrilla. Estaba en su punto, tostada por fuera y tierna y jugosa por dentro.

Chuleta a la parrilla

Chuleta a la parrilla

Volvimos a la sala de las kupelas, donde la gente desbordaba alegría mientras bebía la sidra, que entraba muy bien.

Sala de las kupelas

Sala de las kupelas

Llego el momento del postre, una cestita de nueces, un plato de queso con membrillo y unas tejas y cigarrillos de Tolosa. Un buen remate.

Nueces, queso, membrillo y tejas y cigarrillos de Tolosa

Nueces, queso, membrillo y tejas y cigarrillos de Tolosa

Sidreria Petritegi de Astigarraga, un buen sitio para disfrutar de un menú tradicional de sidrería, con buenos productos, servicio muy profesional y familiar a la vez,  unas instalaciones muy bien acondicionadas y todo ello en un ambiente inmejorable.

Merece la pena conocer esta tradición de Gipuzkoa, que se repite todos los años  y comienza cuando la sidra esta lista para consumirse.

 

Texto y Fotografía: Txema Aguado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s