Ruta del Salto del Nervión, por Monte Santiago

Hay lugares que tienen un encanto especial y siempre apetece volver a recorrerlos. Uno de estos casos es el paraje del Salto del Nervión en territorio alavés y enclavado junto al Monumento Natural Monte Santiago, un espacio natural situado en los montes de las localidades burgalesas de Berberana y Villalba de Losa, con vistas privilegiadas de Urduña y de varios pueblos de Araba.

Vistas desde la Senda del Cortado
Vistas desde la Senda del Cortado

En la mayoría de nuestras visitas al Salto del Nervión, una cascada de agua de unos 300 metros, lo hemos encontrado sin agua y nos hemos conformado con caminar por los bosques de hayas y pinos y andar pegados al borde del barranco disfrutando del paisaje. Esto es debido a que es muy frecuente encontrar sin agua el Salto del Nervión, exceptuando en la época de grandes lluvias y del deshielo.

Vista del Salto del Nervion desde el Mirador
Vista del Salto del Nervion desde el Mirador

Pero en esta ocasión pudimos disfrutar del espectáculo de ver la columna de agua de unos 300 metros deslizandose por las paredes de roca hasta el fondo del desfiladero.

Salto del Nervión
Salto del Nervión

 

Monumento Natural Monte Santiago

Para llegar hasta nuestro destino y realizar la Ruta del Salto del Nervión nos acercamos en coche hasta Urduña/Orduña, una localidad de Bizkaia rodeada de poblaciones de Araba y de Burgos. Tomamos la carretera  empinada A-2625 y después de varias curvas imposibles nos llevó a lo alto del Puerto de Urduña/Orduña (903 metros). Entramos en la provincia de Burgos y continuando por la BU-556, muy pronto a la izquierda, apareció el primer aparcamiento de Monte Santiago (57 plazas).

Desde aquí, se podía continuar en coche por una pista de tierra bien acondicionada hasta los otros aparcamientos, Los Cipreses (21 plazas) y Fuente Santiago (54), mas cercanos al Salto del Nervión.

Entrada a Monte Santiago
Entrada a Monte Santiago

Nosotros dejamos el vehículo en el primer aparcamiento y decidimos realizar una ruta  semicircular personalizada de unos 13 kilómetros (3 horas y media) entre hayas y pinos y bordeando el Cañón de Delika hasta el Salto del Nervión. Para ello utilizamos varios de los 12 senderos que conformaban las 4 rutas circulares señalizadas.

Pinos y Hayas en Monte Santiago
Pinos y Hayas en Monte Santiago

Senda de la Dehesa

Entramos en la pista forestal de tierra y a unos metros, tomamos a la izquierda por la Senda de la Dehesa ( PR-BU-49) y cruzamos un pequeño pinar. Después salimos a un prado abierto, donde se alternaban los arbustos y la hierba sobre un pavimento de roca caliza con hendiduras, denominado lapiaz.  Este fenómeno geológico de formaciones cársticas se repetiría a lo largo del recorrido.

Lapiaz
Lapiaz

Volvimos a entrar en otro pinar mas amplio, donde nos recibieron unos caballos acostumbrados al paso de los caminantes.

Caballos en el pinar
Caballos en el pinar

Mas adelante entre los pinos apareció un precioso hayedo con árboles centenarios que junto con las piedras tapizadas de verde componían una estampa ideal.

Hayedo
Hayedo

Seguimos por el pinar y salimos de nuevo a campo abierto, cruzando la dehesa acompañados por varios caballos que pastaban tranquilamente.

Caballos pastando en la dehesa
Caballos pastando en la dehesa

Llegamos a otro pinar vallado al que accedimos por una puerta de tornos y enseguida el paisaje cambió y nos encontramos caminando entre hayas.

Entrada al pinar
Entrada al pinar

 

Caminado por el Hayedo

Pasamos por zonas de hayas jóvenes y espigadas que estaban perdiendo sus hojas tapizando el suelo, el cual crujía a nuestro paso.

 

El paisaje era impresionante y te sentías como dentro de un bosque encantado, surcando pequeñas hondonadas o dolinas y paseando entre árboles, que de vez en cuando dejaban pasar los rayos del sol entre sus ramas.

En el hayedo confluimos con la Senda del Pastoreo (GR-282 ) una ruta larga que compartía trazado con nuestro camino y nos llevaría entre hayas centenarias hasta el Área recreativa de Fuente Santiago.

Haya centenaria
Haya centenaria

Atravesamos el aparcamiento y tomamos por la Senda del Mirador Esquina Ruben (PR-BU-41) una pista forestal de tierra que subía levemente atravesando un hayedo.

Pista hacia el Mirador Esquina Rubén
Pista hacia el Mirador Esquina Rubén

 

Mirador Esquina Rubén

Llegamos al espectacular Mirador Esquina Rubén que estaba colgado sobre el Valle de Arrastaria.

Desde aquí se contemplaba la ciudad de Urduña y la localidad de Amurrio, situadas bajo los montes de Sierra Salvada.

Urduña y Amurrio desde el Mirador Esquina RUbén
Urduña y Amurrio desde el Mirador Esquina Rubén

 

Senda del Cortado

Proseguimos nuestro paseo por la Senda del Cortado ( PR-BU-45) que nos llevaba por el borde del barranco, disfrutando de unas impresionantes vistas de la comarca. Había que ir con cuidado, ya que el camino discurría sobre una pared que caía en vertical hasta los bosques del fondo del valle.

Bosque en el valle
Bosque en el valle

Continuamos la marcha  y cada vez que echábamos la vista atrás contemplábamos la belleza del camino recorrido.

Senda del Cortado en Monte Santiago
Senda del Cortado en Monte Santiago

La senda nos iba introduciendo en el Cañon de Delika o del Nervión, donde se escondía el espectacular Salto del Nervión.

Cañón de Delika o del Nervión
Cañón de Delika o del Nervión

Hayedo de cuento

Seguimos caminando y atravesamos un preciosa zona de hayas junto al borde del cortado y nos íbamos acercando a nuestro destino.

En el otro lado del desfiladero se apreciaba al fondo la cumbre del Monte Gorbeia.

Monte Gorbeia desde la Senda del Cortado
Monte Gorbeia desde la Senda del Cortado

El camino pasaba junto a una de las dos loberas que se conservaban en la zona. Eran unas trampas preparadas por los pastores para capturar a los lobos, que en otros tiempos, solían merodear por allí.

Antigua lobera en Monte Santiago
Antigua lobera en Monte Santiago

Mirador del Salto del Nervión

Llegamos al final del cañón donde estaba ubicado el Mirador del Salto del Nervión, colgado en el filo de la pared. En la actualidad estaba en marcha un proyecto que contemplaba construir un nuevo mirador acristalado y cerrado, que se prevé estrenar en 2019.

Mirador del Salto del Nervión
Mirador del Salto del Nervión

El agua que venía del Valle de Kuartango se deslizaba por la roca caliza hasta llegar al borde, donde se precipitaba por la pared vertical de unos 300 metros de altura llegando al fondo del cañón, para seguir su camino hasta su desembocadura en la ría de Bilbao.

Salto del Nervión sin agua

En otra ocasión llegamos hasta el Salto del Nervión y no tuvimos suerte, apenas caía agua pero aun así la vista era impresionante y disfrutamos del paisaje.

Salto del Nervión
Salto del Nervión

Aprovechando que no había demasiada agua, varios buitres leonados estaban posados en un agujero de la pared debajo del Salto del Nervión.

Varios buitres en el Salto del Nervión
Varios buitres en el Salto del Nervión

 

Cascada de agua de 300 metros

Pero esta vez si pudimos disfrutar del espectáculo del Salto del Nervión, con la cola de agua cayendo al fondo del acantilado en su camino hacia la población de Delika.

Salto del Nervión
Salto del Nervión

Era una imagen de una gran belleza plástica, que hacía más atractiva la Ruta del Salto del Nervión por los hayedos y los cortados de roca.

En otra ocasión el viento que soplaba del fondo del valle elevaba el agua de la cascada, proporcionando una vista poco común.

 

 

Loberas

Una vez que disfrutamos de la panorámica del Salto del Nervión, desde el mirador se podía seguir por la pista de la Senda del Mirador del Salto del Nervión (PR-BU-42) que nos llevaría hasta la Casa del Parque situada a 2 kilómetros, pasando previamente, a unos 100 metros del mirador, por otra lobera, donde había varias figuras representando a dos pastores asustando a un lobo y una replica de una antigua carbonera.

Hayedo de la Senda del Karst

Nosotros optamos por retroceder unos 250 metros desde el mirador por la Senda del Cortado y desviarnos por la Senda del Karst o Geomorfológica (PR-BU-44) para seguir caminando tranquilamente por el bosque de hayas.

Haya en la Senda del Karst
Haya en la Senda del Karst

 

Cueva de Las Paules

Llegamos hasta la Cueva de Las Paules, considerada la sima endokarstika de mayor recorrido de Monte Santiago.

Cueva de Las Paules
Cueva de Las Paules

Continuamos atravesando el hayedo y llegamos hasta las ruinas de la iglesia del  Monasterio de Santiago de Langrériz del sigloXI-XII, situadas junto a la pista forestal.

Iglesia del Monasterio de Santiago de Langréríz
Iglesia del Monasterio de Santiago de Langréríz

 

Casa del Parque de Monte Santiago

A pocos metros se encontraban los restos de las dependencias monacales, las viviendas, el almacén y los corrales del antiguo monasterio, situadas junto al edificio de la Casa del Parque. En el interior de la Casa del Parque había varias exposiciones que explicaban las características de la fauna, la flora y la peculiar geología de Monte Santiago.

Fuente Santiago

Este edificio se encontraba junto a una dolina o torca por hundimiento producido por la acción del agua, que disolvió la roca y dejó al descubierto un manantial subterráneo.

Surgencia o Fuente de Santiago
Surgencia o Fuente de Santiago

El agua brotaba por la Fuente Santiago, una surgencia abierta debajo de la roca, que después de discurrir unos metros al aire libre por una ribera arbolada, volvía a desaparecer por un sumidero.

Sumidero de la Fuente de Santiago
Sumidero de la Fuente de Santiago

 

Regreso por el hayedo

Desde aquí se podía ir hasta el parking inicial por una pista forestal ancha abierta al trafico de vehículos, pero nosotros decidimos dirigirnos hacia el aparcamiento de Fuente Santiago para volver de nuevo por la Senda de la Dehesa (PR-BU-49) y seguir disfrutando del paisaje del hayedo.

Esther cruzando el hayedo
Esther cruzando el hayedo

Un precioso recorrido por Monte Santiago que se puede realizar por diferentes sendas, dependiendo de las necesidades y del gusto de cada persona que se anime a llegar hasta el Salto del Nervión y disfrutar de esta reserva natural.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz y Txema Aguado

Video: Esther Saiz

 

 

 

 

 

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.