Ruta del Desfiladero de los Hocinos, en Valdenoceda

Durante nuestra última visita a las Merindades de Burgos realizamos la Ruta del Desfiladero de los Hocinos, en Valdenoceda. En primer lugar hay que decir que era un trayecto fácil (7 km/ida y vuelta) que discurría junto al Río Ebro. Además había varias pasarelas clavadas a la pared de roca que sobrevolaban el cauce del río.

Pasarela del Desfiladero de los Hocinos
Pasarela del Desfiladero de los Hocinos

Posteriormente nos acercamos hasta Valdenoceda, para conocer este bello pueblo burgalés.

Torre de Valdenoceda o de los Velasco
Torre de Valdenoceda o de los Velasco

 

Ruta del Desfiladero de los Hocinos

La Ruta del Desfiladero de los Hocinos forma parte del Camino Natural del Ebro (GR-99) y discurre entre los valles de Manzanedo y de Valdivielso. Lo mas notable es su atractivo paisajístico y que se recorría en poco más de hora y media (ida y vuelta).

Desfiladero de los Hocinos y el Río Ebro
Desfiladero de los Hocinos y el Río Ebro

Primeramente partimos en coche de Villarcayo hacia Valdenoceda. Después de cruzar Incinillas, seguimos por una sinuosa carretera hasta el Puente del Aire.

Puente del Aire
Puente del Aire

Nada más atravesar este puente sobre el Río Ebro, nos desviamos a la derecha por un camino de tierra. Enseguida llegamos a una zona de recreo junto al cauce del río, con mesas y una barbacoa.

Pista junto al Puente del Aire
Pista junto al Puente del Aire

 

Sendero junto al Río Ebro

La ruta del Desfiladero de los Hocinos estaba indicada y comenzaba en un camino flanqueado por chopos.

Ruta del Desfiladero de los Hocinos
Ruta del Desfiladero de los Hocinos

Mientras caminábamos se escuchaba el sonido de las aguas del Ebro que atravesaba este desfiladero.

Río Ebro
Río Ebro

Pronto llegamos hasta la denominada Fuente de Marfil, que no tenía ningún encanto especial. Mas bien era una pequeña presa que recogía el agua de varios arroyos de la Sierra de Tudanca. Para continuar nuestro camino cruzamos un arroyo por una pasarela metálica.

El sendero era cómodo y discurría entre árboles a la sombra de las impresionantes paredes rocosas.

Aunque las aguas bajaban tranquilas en este tramo de río, se podían ver los restos de alguna riada reciente.

Río Ebro cruzando el Desfiladero de los Hocinos
Río Ebro cruzando el Desfiladero de los Hocinos

 

Paredes de roca espectaculares

Mientras caminábamos podíamos contemplar la pared derecha del desfiladero, que componía una bonita estampa.

Desfiladero de los Hocinos

Continuamos por un camino tapizado de hojas secas internándonos en un bosque. Mientras lo cruzábamos nos íbamos encontrando con diversos árboles como hayas, robles, madroños acebos y encinas, entre otros.

Bosque junto al Río Ebro
Bosque junto al Río Ebro

Además el río se iba haciendo más presente con el sonido de sus aguas que bajaban rápidas. Por este motivo descendimos en varias ocasiones hasta la orilla para disfrutar de este espectáculo natural.

 

Primera pasarela metálica

Después de caminar por el bosque llegamos a la primera pasarela metálica clavada a la roca. Era un tramo corto pero nos permitió seguir la marcha, esquivando el cauce del río.

A continuación aparecieron unos pequeños maderos que sobresalían en el suelo.  Seguimos su rastro que nos llevó hasta una gran roca. Debido a su enorme tamaño se tenía que cruzar subiendo por una escalera metálica.

El paseo era muy ameno y los árboles aparecían engalanados con el colorido de sus diferentes frutos.

Segunda pasarela sobre el Ebro

Pronto apareció otra pasarela más larga que bordeaba la pared de roca y se asomaba al Ebro.

Mientras cruzábamos la pasarela veíamos las aguas del río a través del suelo enrejado.

Desde esta plataforma se disfrutaba de una bonita panorámica del Río Ebro, embutido entre el Desfiladero de los Hocinos.

Desfiladero de los Hocinos
Desfiladero de los Hocinos

Bosque otoñal

Debido a la amalgama de colores otoñales y al reflejo del sol, el paisaje parecía mágico. Por este motivo nos animamos a seguir caminado junto a la ribera del Ebro.

Ruta del Desfiladero de los Hocinos
Ruta del Desfiladero de los Hocinos

Seguidamente pasamos junto a una presa natural  y llegamos a un precioso hayedo. Debido a la época otoñal nos dejamos seducir por los colores de las hojas de las hayas.

Después de caminar por el hayedo salimos a un espacio abierto y continuamos hasta llegar a un camino que estaba cerrado con una valla.

En la otra orilla del río se veía la carretera que cruzaba junto a la Granja Hocinos.

Granja Los Hocinos
Granja Hocinos

Ante la imposibilidad de seguir la ruta, volvimos por el mismo camino hasta llegar al aparcamiento, junto al Puente del Aire.

Puente del Aire
Puente del Aire

Visita a Valdenoceda 

Para rematar esta bonita jornada nos acercamos en coche hasta la localidad cercana de Valdenoceda.

Torre de Valdenoceda o de los Velasco
Torre de Valdenoceda o de los Velasco

Primero recorrimos sus calles y llegamos hasta la Torre de Valdenoceda o de los Velasco. Concretamente, esta torre era el único resto que quedaba en pie de un castillo construido entre los siglos  XIV y XV.

Torre de Valdenoceda o de los Velasco
Torre de Valdenoceda o de los Velasco

Además, muy cerca se encontraba la Iglesia de San Miguel Arcangel, una construcción románica que había sufrido muchas modificaciones.

Iglesia de San Miguel en Valdenoceda
Iglesia de San Miguel en Valdenoceda

Bar La Bodega de Valdenoceda

Después de este paseo decidimos comer en el Bar La Bodega, situado junto a la carretera.

Bar La Bodega de Valdenoceda
Bar La Bodega de Valdenoceda

Aunque era un poco tarde y estaba llenó de gente, nos hicieron un hueco y nos sentamos en una pequeña mesa. Había varias opciones para comer. Finalmente nos decantamos por un Menú de verano (12,50€) compuesto de lentejas estofadas, lomo con pimientos, helado y una consumición.

Además probamos el Menú entrecot (10€) un plato combinado que acompañamos con con una copa de vino tinto rioja crianza (1€). Un comida bien preparada que nos sentó de maravilla.

Menú Entrecot de La Bodega de Valdenoceda
Menú Entrecot de La Bodega de Valdenoceda

En definitiva, una jornada muy interesante por las Merindades, en el norte de Burgos. Primero realizamos la ruta del Desfiladero de los Hocinos y después nos acercamos a Valdenoceda para descubrir algunos de sus encantos.

 

Texto: Txema Aguado

Fotografía y Video: Esther Saiz y Txema Aguado

 

 

 

 

 

Author: yendoporlavida

Hola, somos Esther y Txema, dos viajeros que disfrutamos de las cosas interesantes que nos encontramos en cada pueblo o ciudad. Nos gusta visitar bodegas, comer en restaurantes y bares de tapas, realizar rutas de senderismo, acudir a conciertos y participar en cualquier evento cultural o festivo que se precie. Solo contamos las experiencias positivas, tal cual nos suceden. ¡Nos vemos en el camino!

2 thoughts

  1. Precioso recorrido. Un matiz, el paseo es entre la Merindad de Valdivielso y Villarcayo de Merindad de Castilla la Vieja (Valdenoceda, Villalaín-Busjueces y Remolino)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.