Casa Gerardo en Prendes, la nueva cocina asturiana

Casa Gerardo

Casa Gerardo

Aprovechando nuestra estancia en Gijón, nos acercamos hasta la localidad de Prendes para conocer el restaurante Casa Gerardo, uno de los templos de la nueva cocina asturiana.

Actualmente el restaurante esta regentado por la cuarta y quinta generación, Pedro Morán y su hijo Marcos Morán, que forman un equipo  equilibrado, donde cohabitan la cocina tradicional y la nueva cocina asturiana, que les ha llevado a conseguir una estrella michelin.

Tomamos la carretera AS-19 que iba desde Gijón a Avilés y después de recorrer 8 kilómetros llegamos a Prendes, donde pegado a la carretera, se localizaba el local centenario de Casa Gerardo, con su fachada en color azul.

Nada más traspasar el umbral del restaurante se apreciaba la perfecta convivencia de la edificación clásica con motivos arquitectónicos y decorativos modernos.

Nos acomodaron en un pequeño y acogedor comedor, situado a la izquierda, en la planta baja, con las paredes de piedra, grandes ventanales y decorado con cuadros coloristas que estaban a la venta.

Comedor

Comedor

Un atento camarero nos acercó la carta de vinos y la relación de platos y menús degustación que servían en el restaurante.

Para beber nos decantamos por una botella de Raventos i Blanc (20€), un vino espumoso brut reserva de 2011 de la D.O. Conca del Riu Anoia, creada por esta bodega en 2012, tras abandonar la D.O. Cava. Un vino espumoso con carácter y fácil de beber.

Raventos i blanc 2011

Raventos i blanc 2011

Junto con el pan de chapata y de escanda, nos trajeron a la mesa como aperitivo, un vasito de gazpacho.

Después de estudiar la carta, decidimos deleitar nuestros paladares con el Menú Carreño (60€), compuesto por 18 platos donde predominaban las nuevas creaciones, dejando sitio a varios platos tradicionales.

Alejandro, el camarero que nos acompañó durante toda la comida, ejerció con profesionalidad y cercanía y nos ayudó a entender mejor cada plato que degustamos.

Comenzó el desfile de las pequeñas y llamativas creaciones gastronómicas.

Cóctel de manzana. Una rodaja de manzana verde, tratada con bourbon, zumo de limón y lima y con granadina que le daba el color rojizo. Venia presentada sobre una base de hielo. Sabor muy refrescante.

Cóctel de manzana

Cóctel de manzana

La aceituna del vermú. Un aperitivo frio cuyo gusto hacía honor al nombre.

La aceituna del vermú

La aceituna del vermú

Salazón de ternera asturiana. Elaborado con la lengua de la ternera, acompañado por frutos secos.

Salazón de ternera

Salazón de ternera

Nabo y pescado azul. Presentado en una cuchara, con una leche de tigre, ingrediente básico para hacer el ceviche peruano y aliñado con una base de lima. Sorprendente.

Nabo y pescado azul

Nabo y pescado azul

Tartar de ostra, caviar de ternera y jugo de frutos secos. Muy bueno.

Tartar de ostra

Tartar de ostra

Infusión de piel de patata. Los ingredientes, guisantes, yema de huevo de codorniz, patata y mojama de pitu, venían presentados en un cuenco de cristal y se le añadía un consomé caliente, logrando un sabor espectacular, donde predominaba el de la patata. Muy rico y original.

Infusión de piel de patata

Infusión de piel de patata

Sardina con levadura y malta. El pescado estaba cocinado a baja temperatura, conservando todo su sabor. Venia adornado por pequeños trocitos de bizcocho de malta y una salsa líquida de levadura. Sabor a mar en estado puro.

Anguila y pepino. Brocheta sencilla pero con un resultado gustativo muy logrado.

Brocheta de anguila y pepino

Brocheta de anguila y pepino

Quisquillas al natural. El plato se presentaba en un bol, donde estaban las quisquillas crudas con un toque de una especia picante surcoreana. Después, Alejandro volcaba sobre ellas el caldo caliente, elaborado con las cabezas de las quisquillas. Se debía esperar un minuto, y así las quisquillas, se hacían con el mismo calor del consome. Plato aparentemente sencillo pero con un sabor impresionante.

Bonito asado con sopa “picáncida” de tomate. El pescado estaba en su punto con un sabor increíble y venía sobre una salsa de tomate con un toque picante. Muy rico.

Bonito asado

Bonito asado

Pescado. Consistía en una merluza hecha al baño maría. Color y textura conseguida y muy buen sabor. Acompañaban al pescado, una salsa de anchoa y unos tomates deshidratados y una cebolla encurtida. Plato muy completo y equilibrado.

Merluza en salsa de anchoas

Merluza en salsa de anchoas

Lagarto Joselito. Trocitos de lomo sobre una salsa hecha con la papada del cerdo. Sabor potente pero gustoso.

Lagarto Joselito

Lagarto Joselito

Finalizada la botella de vino espumoso, Alejandro nos propuso continuar con una copa de Almirez (3€), vino tinto crianza del 2011 de la DO Toro. Un vino contundente pero con un sabor apropiado para acompañar los siguientes platos.

Vino Almirez

Vino Almirez

Croqueta de compango.  Con forma de pequeños cuadrados  y con un contenido casi líquido estaban elaboradas con el compango o pringa que acompaña a la fabada. Fantástica y delicada creación.

Croquetas de compango

Croquetas de compango

Fabada de Prendes. Para hacer la fabada utilizaban fabes frescas, el secreto de la suavidad y el buen gusto de la legumbre. Un plato tradicional de la cocina asturiana llevado al summun.

Fabada de Prendes

Fabada de Prendes

El plato de fabada se acompañaba con el compango, chorizo, morcilla y lacón, servido en otro plato.

Compango

Compango

Bocadillo crujiente de quesos. Una delicia dulce, marca de la casa, hecha con finas láminas de hojaldre rellenas de queso.

Bocaditos de queso

Bocaditos de queso

Silver Gin Fizz. Una especialidad elaborada con espuma de clara de huevo con ginebra, sobre un helado de mantequilla y limón. Muy bueno.

Silver Gin Fizz

Silver Gin Fizz

Torrefactos. Bizcocho roto de sifón con una base de chocolate y leche en polvo y un toque de amaretto. Una delicatessen hecha realidad.

Torrefactos

Torrefactos

Crema de arroz con leche requemada de Prendes. No podía faltar esta especialidad asturiana que estaba riquísima.

Crema de arroz con leche requemad

Crema de arroz con leche requemad

Finalizamos la velada con un café cortado, cortesía de la casa, que venía escoltado con una exquisita trufa de chocolate. Un buen broche.

Café y trufas

Café y trufas

El Menú Carreño de Casa Gerardo, 18 pasos hacia la gloria, viajando desde  la tradición hacia el futuro de la cocina asturiana, que está asegurado con las creaciones del cocinero Marcos Morán.

Texto: Txema Aguado

Fotografía: Esther Saiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s